Política

Madrid suma aliados a favor de una Semana Santa con menos restricciones: Cataluña, Baleares y Navarra

Díaz Ayuso ha realizado gestiones para recabar votos de cara al decisivo Consejo Interterritorial de este miércoles. Consideran que la incidencia en sus territorios ha caído y no se asumen “demasiados riesgos”

Carolina Darias, en el Consejo Interterritorial de Salud.
photo_camera Carolina Darias, en el Consejo Interterritorial de Salud.

La Comunidad de Madrid es la única que desde el principio se ha opuesto a la decisión de cerrar todas las autonomías en Semana Santa. Pero cada vez hay más voces en contra de algunas medidas. Cataluña, Baleares y Navarra se han movilizado para que este miércoles el Consejo Interterritorial flexibilice el plan.

La pretensión del Ministerio de Sanidad es que, tras debatir este borrador la semana pasada en la Comisión de Salud Pública salga una postura conjunta y, finalmente, la resolución se tome por unanimidad de las autonomías este miércoles.

Pero si no la hay, se producirá una declaración de actuaciones coordinadas en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que es, según la ministra de Sanidad, Carolina Darias, “de obligado cumplimiento para todas las comunidades autónomas”.

El vídeo del día

Puig pide una solución a las patentes de las vacunas contra el covid

La excepción a esta regla es Canarias, que siempre ha permanecido abierta por su insularidad y la buena situación epidemiológica.

Más voces críticas contra Sanidad

Por lo pronto, Madrid es el principal obstáculo para la unanimidad. Ninguna otra autonomía se ha mostrado tajantemente contraria al cierre perimetral y a fijar el toque de queda a las diez de la noche. Si se adopta el acuerdo, supondría cerrar las regiones que están abiertas en la Península: Extremadura y la propia Comunidad de Madrid.

El resto de comunidades se han mostrado, en general, favorables a la medida, aunque algunos han matizado que hay que esperar a comprobar cómo evoluciona la situación epidemiológica

En algunos territorios consideran que la incidencia acumulada del coronavirus en sus regiones ha caído considerablemente y no se asumen “demasiados riesgos”. Otros han hecho hincapié en que independientemente del sentido de la decisión, ésta se tome de forma consensuada.

Cataluña quiere poder tomar la decisión

Sin embargo, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras de las conversaciones de última hora en el Consejo Interterritorial, Cataluña se sumará a Madrid en las críticas al plan de Sanidad.

Pese a no mostrarse en total desacuerdo con la necesidad de cerrar las autonomías durante la Semana Santa para restringir los movimientos por el territorio nacional, protestará porque “esa es una cuestión que, en todo caso, debe regular la Generalitat”.

También expresará su “contundente rechazo” a la limitación de las reuniones sociales a cuatro personas. En este sentido, defenderán que puedan ser de hasta seis.

Controles en las llegadas a las islas

El Gobierno de Baleares defenderá que las islas se mantengan abiertas con las medidas que tienen ahora mismo porque ya se realizan controles estrictos en las llegadas, donde se exige una PCR negativa a todos los pasajeros en los aeropuertos.

Se asume no obstante que, en el caso de que tanto Canarias como Baleares sean una excepción al cierre perimetral del país, solo podrán estar abiertas al turismo internacional.

Navarra reclama toque de queda a las once

Navarra es de las pocas autonomías que no ha dado pistas sobre una postura que todavía no ha trascendido, a diferencia de otras comunidades que sí se han posicionado, lo que ha dejado la decisión sobre el cierre perimetral en el aire, en función de la posición que adopten los territorios limítrofes.

Actualmente, Navarra se encuentra en el nivel 3 de alerta, en el que la restricción del cierre perimetral aparece como “a valorar, sobre todo con las comunidades autónomas”.

Desde el Ejecutivo navarro señalan que “los datos se monitorizan día a día”, y que para esta medida, que se rige a través del Decreto foral, todavía queda margen de maniobra: la actual normativa finaliza este jueves, y la siguiente lo haría por 15 días más, por lo que no sería hasta una tercera ocasión cuando esto podría cambiar.

En cambio, Navarra es partidaria de mantener el toque de queda entre las 23:00 y las 6:00, frente a la propuesta de la Comisión de Salud Pública que plantea que se fije entre las 22:00 y las 6:00. Y así lo trasladará también en el decisivo Consejo Interterritorial de este miércoles entre Sanidad y las autonomías.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?