Política

Margarita Robles ha recibido llamadas de apoyo de PP y Ciudadanos mientras el Gobierno la deja sola

Cuca Gamarra, Inés Arrimadas, Edmundo Bal… le han felicitado por sus críticas al independentismo catalán justificando el espionaje con ‘Pegasus’. De los ministros solo le han respaldado María Jesús Montero y Pilar Llop

La ministra de Defensa, Margarita Robles.
photo_camera La ministra de Defensa, Margarita Robles.

ERC ha colocado en la diana a Margarita Robles tras enfrentarse a Gabriel Rufián justificando el espionaje con ‘Pegasus’. Un tono duro que le ha merecido las felicitaciones en privado de destacados dirigentes del PP y Ciudadanos, lo que contrasta con la tibieza con la que le han defendido sus compañeros del Consejo de Ministros.

Robles ha protagonizado esta semana un choque abierto en el Congreso con los independentistas ante la evidente incomodidad de algunos miembros del Gobierno -los ministros de Unidas Podemos hasta se ausentaron- y diputados socialistas, sorprendidos por el enconamiento de un debate entre supuestos aliados.

La titular de Defensa está absolutamente convencida de que el CNI no ha hecho nada incorrecto, y subió el tono porque cree que los independentistas están haciendo una campaña política con un informe al que no da ninguna credibilidad. 

Está muy molesta con las acusaciones del independentismo al CNI, y cree que es su obligación defenderlo, y por eso se ha desmarcado de la estrategia de apaciguamiento que ha marcado Pedro Sánchez. “¿Qué tiene que hacer un Estado cuando alguien declara la independencia?”, argumentó este miércoles en el Congreso, justificando el espionaje con ‘Pegasus’.

Preguntó a los nacionalistas desde la tribuna qué debe hacer un Gobierno cuando se vulnera la Constitución, se declara ilegalmente la independencia o cuando tienen “relaciones” con dirigentes de un país que está invadiendo Ucrania, en referencia a Rusia.

Malestar en el Gobierno y el PSOE

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes del Ejecutivo, tanto en el Gobierno como en el PSOE, aunque no es una opinión unánime -hay quien defiende que es razonable que Sánchez use un tono más amable y Robles más duro-, causó un importante malestar que la ministra, con su enfrentamiento abierto, complicara la estrategia de apaciguamiento de La Moncloa. 

De hecho, los independentistas tardaron muy poco en tomar las palabras de Margarita Robles para pedir su dimisión y, de paso, alimentar aún más el ambiente victimista que hay en Cataluña.

Apoyo en privado del PP y Ciudadanos

En este contexto, según admiten a ECD fuentes del PP y Ciudadanos, varios miembros destacados de la dirección de ambos partidos han apoyado en privado a la ministra de Defensa y le han felicitado por sus críticas al independentismo catalán justificando el espionaje con ‘Pegasus’.

Algunos de los dirigentes de la oposición que han respaldado la dureza de Robles con los nacionalistas son la secretaria general del PP, Cuca Gamarra, o la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y su portavoz parlamentario, Edmundo Bal. 

 

Unos elogios que han levantado suspicacias en algunos ministros, según ha podido conocer también Confidencial Digital.

Solo le han respaldado Montero y Llop

Fuentes del Gobierno coinciden en que es “muy poco probable” que Pedro Sánchez acceda a la petición de destituir a Margarita Robles, y mucho menos ahora que se vería como una concesión a los independentistas. Pero eso no impide que se detecte en Moncloa y Ferraz un evidente malestar con la estrategia de la ministra, aparentemente autónoma, de ir abiertamente al choque con los secesionistas. 

Destacan que Robles es una independiente con muy buena valoración en las encuestas, pero sin respaldo político fuerte en el propio PSOE. Un malestar que se traduce en que solo dos ministras, la de Hacienda, María Jesús Montero, y la de Justicia, Pilar Llop, han respaldado expresamente a la titular de Defensa, según fuentes socialistas.

Hasta Yolanda Díaz pide responsabilidades

Desde la parte de Unidas Podemos del Gobierno, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, también ha dejado claro que el asunto del espionaje es de máxima importancia y hay que llegar hasta el fondo y tomar medidas “incluso con responsabilidades”. Pero no entiende que se haya vinculado este escándalo con el decreto con las medidas anticrisis. 

El texto, contra el que votaron en contra este jueves ERC, Junts o la CUP, “tiene que ver con la vida de la gente, con las cosas del comer”, se quejó Díaz.

Las alabanzas del PP a Margarita Robles

En relación a la soledad de Robles en el Gobierno y el PSOE, hay que recordar que la ministra de Defensa se ha convertido, para el PP y para algunos medios de comunicación, en un “icono del centroderecha”.

Sin ella pretenderlo, aseguran a Confidencial Digital compañeros socialistas en el Consejo de Ministros, el PP ha dado difusión en alguna ocasión a la teoría de “un Gobierno de concentración liderado por la ministra”, que tanto circuló hace meses.

Es más, la propia ministra de Defensa tuvo que desmentir durante los meses más duros de la pandemia algunas informaciones que la colocaban liderando una carrera por la presidencia del Gobierno tras apartar a Pedro Sánchez y apoyándose en los votos de los partidos de centroderecha. 

El de Margarita Robles es un nombre más en la larga lista de presidenciables para un gobierno de concentración que ha circulado en los últimos meses, como los de Josep Borrell, José Bono o la vicepresidenta económica, Nadia Calviño. Unos perfiles que, por otro lado, gustan en algunos ambientes empresariales y políticos de centroderecha.

El PP busca desgastar a Sánchez

Hay que tener en cuenta que Margarita Robles formó parte, junto a Pedro Sánchez, del grupo de diputados socialistas del “no es no” a Mariano Rajoy en 2016, fue duramente criticada por los que ahora la alaban en su etapa como portavoz en el Congreso y pocos en el PSOE dudan de que volvería a serlo si estuviese al frente del timón. 

En el equipo del jefe del Ejecutivo entienden que “los meros elogios de PP y Ciudadanos son ahora, de por sí, un elemento de desgaste contra el propio Sánchez”, algo que no ha pasado inadvertido en Presidencia. “Si Robles gusta a la derecha no es que la derecha tenga un problema con el PSOE, sino que el tiro va contra el presidente”, aseguran.

En Moncloa consideran que la estrategia del PP de Feijóo pasa ahora por “dividir al Gobierno”, tal y cómo se contó en ECD. Recuerdan que elogiar a un político suele resultar casi siempre perjudicial para el afectado. “Se despiertan las envidias de sus iguales, y no pocas veces provocan recelos entre los que se encuentran más arriba, temerosos de que alguien les quiera quitar el sitio”.

Raphael, apoteósico en Starlite

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?