Política

Moncloa desplaza a Exteriores en el diseño de la agenda internacional de Pedro Sánchez

Ha tomado el mando en la organización de la visita a Marruecos y la gira iberoamericana por Chile, Costa Rica y Colombia

photo_cameraPedro Sánchez, en un viaje oficial.

La agenda internacional es una de las máximas prioridades de Pedro Sánchez desde que está en el Gobierno. Ya dio síntomas de ello en la Cumbre de la OTAN y ahora lo ha confirmado con el anuncio de su primera visita a Marruecos y una gira iberoamericana. Dos viajes claves en los que Moncloa ha tenido mucho más que decir que el Exteriores.

Así lo confirman al Confidencial Digital  altos cargos del Ministerio dirigido por Josep Borrell, que reconocen haberse quedado “fuera” de los preparativos de los próximos viajes del presidente del Gobierno al extranjero: “Nosotros hemos estado centrados en la reunión del ministro con su homólogo de Jordania, mientras que Moncloa se ha encargado de la agenda del presidente”.

En ese sentido, las mismas fuentes reconocen que se enteraron por la prensa de las gestiones de José Luis Rodríguez Zapatero con Mohamed VI para cerrar una visita, en las próximas semanas, de Sánchez a Rabat, así como de la gira iberoamericana que protagonizará el jefe del Ejecutivo a finales de este mes.

Moncloa tiene la iniciativa y la última palabra

Ambos viajes, de hecho, “han partido por iniciativa propia de Moncloa”, que no contactó con Exteriores para hacer ningún tipo de consulta previa: “Sánchez considera su agenda internacional un asunto de primer nivel y prefiere diseñarla con su equipo de colaboradores más próximos”, explican desde el Ministerio.

Eso no quita, sin embargo, para que Exteriores no participe en la preparación de los viajes y las reuniones que tiene el presidente en el extranjero: “Hablamos con los embajadores y organizamos el contenido de las entrevistas”. Aunque añaden: “La última palabra siempre la tiene Presidencia del Gobierno”.

En ese sentido, recuerdan que ya en la Cumbre de la OTAN, Exteriores revisó el discurso de Sánchez, en el que el presidente defendió que la aportación española en las labores de defensa de la Alianza no se basaba solo en la inversión de más dinero, sino en las bases en el extranjero, los efectivos destinados fuera de nuestras fronteras, etc. No obstante, Moncloa se guardó un “plan B”.

La alternativa, tal y como se explicó en estas páginas, era acordar con los otros siete países que se oponían a aumentar el gasto militar un anuncio individualizado en el que cada uno de ellos se comprometiera a una inversión del 2 por ciento del PIB, tal y como finalmente pasó. Un ejemplo de la “fuerza de Moncloa” en este tipo de viajes.

José Manuel Albares, clave para Sánchez

La estrategia llevada a cabo por Moncloa para diseñar una agenda internacional potente se ha dejado notar en Exteriores. Algunos altos cargos se consideran ahora “algo desplazados”, aunque todas las fuentes consultadas reconocen que, desde Presidencia, “se están consiguiendo cosas importantes”.

En ese sentido, en el Ministerio señalan al diplomático José Manuel Albares como un apoyo clave para Sánchez. Agregado de Cultura en la embajada de París durante el gobierno de Rajoy, el nuevo presidente del Gobierno lo incorporó a su gabinete en La Moncloa para que le asesorara en materia internacional.

Formó parte del equipo que el jefe del Ejecutivo se llevó a Bruselas en la Cumbre de la OTAN y también ha tenido un papel fundamental en la organización de los próximos viajes. Además, “mantiene buena relación con Ferraz desde la época de Zapatero”. Una circunstancia que, calculan en Esteriores, ha sido “determinante” en la mediación del ex presidente con Rabat.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo