Política

Pablo Casado moviliza a las autonomías del PP para arrebatar al Gobierno el éxito de la vacunación

Ha reclamado a Díaz Ayuso que “se ponga las pilas”, que “no tengan complejo en apoyarse en la sanidad privada” y que el ejemplo a seguir es el de Feijóo en Galicia

Feijóo, Ayuso, Moreno Bonilla y López Miras.
photo_camera Feijóo, Ayuso, Moreno Bonilla y López Miras.

La primera semana de la campaña de vacunación contra el Covid, el arma más importante para tratar de controlar la pandemia, ha dejado un balance decepcionante para el Gobierno. Un escenario que el PP pretende aprovechar, apoyándose en las autonomías en las que gobierna, para presumir de gestión frente al “caos de Sanidad”.

Por lo pronto, la mayor parte de las comunidades autónomas no han sido capaces de cumplir las previsiones de vacunación. Han perdido ya un tiempo que será difícil de recuperar.

Una parte del retraso inicial se debió a las dificultades que tuvo la farmacéutica Pfizer en el suministro, que demoró 24 horas la llegada de las vacunas. Pero salvado ese primer contratiempo, los profesionales sanitarios achacan ahora el posterior retraso a la falta de previsión y a una gestión muy deficiente de los recursos

Advierten de que la situación es “muy grave” porque si persisten estas dificultades, se frenará de forma grave el objetivo de la vacunación, que es alcanzar cuanto antes la inmunidad de grupo.

Movilización en las autonomías del PP

En este escenario, según ha podido saber ECD por fuentes próximas a la dirección nacional del PP, Pablo Casado se ha propuesto convertir el “fiasco” del arranque de la campaña de vacunación en un nuevo campo de batalla política contra el Ejecutivo.

Hay que recordar que la colocación de pegatinas con el logotipo y la inscripción del Gobierno central en los primeros lotes de la vacuna contra el coronavirus llegados a España a finales de diciembre motivó una campaña del PP contra el Ejecutivo de coalición. Se le acusó de “politizar” el inicio de la vacunación y de hacer “propaganda” para obtener réditos políticos. 

A esas críticas se sumaron también las dudas sembradas por líderes autonómicos y municipales sobre la estrategia de vacunación.

La iniciativa supone un paso más en la estrategia del PP para deslegitimar al Gobierno que se puso en marcha desde la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa y que se agravó con la emergencia sanitaria. 

Las fuentes de Génova consultadas explican que Casado pretende aprovechar la oportunidad y arrebatar al Ejecutivo central el éxito de la campaña de vacunación, apoyándose en las autonomías en las que el PP gobierna. El plan es lograr buenos resultados y presumir de gestión frente a lo que considera “el caos de Sanidad”. Un mensaje que ha llegado ya a todas las autonomías ‘populares’.

Advertisement

El vídeo del día

La pandemia de coronavirus suma
cerca de 630.000 casos a
nivel mundial.

Inquietud por la vacunación en Madrid

Por eso, la dirección nacional del PP asume que, por su volumen de población, el balance de la vacunación en la Comunidad de Madrid es “especialmente grave”.

Según ha podido confirmar ECD por fuentes próximas al líder de los populares, la situación inquieta enormemente en el equipo de Pablo Casado, consciente de que una mala gestión en Madrid perjudica al partido en toda España.

En Génova han recordado a la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, que mientras su Gobierno sea incapaz de cumplir los objetivos, no debe persistir en su estrategia de utilizar las vacunas en su campaña contra el Ejecutivo de Pedro Sánchez, con insinuaciones sobre una discriminación en el número de dosis asignado. 

Ha pedido a Ayuso que “se ponga las pilas”

Fuentes del PP explican que la dirección nacional ha recordado a Díaz Ayuso que, esté o no de acuerdo con el cupo de vacunas que le corresponde, su obligación ahora es gestionar con diligencia aquello que es de su exclusiva responsabilidad, que es administrar las dosis sin demora. 

“Hay que ponerse las pilas”, le han insistido desde el equipo de Pablo Casado al entorno de la presidenta madrileña en los últimos días.

Recuerdan que el éxito de la vacunación depende de que se habiliten los recursos necesarios. Si es preciso, añaden, se ha de contratar personal adicional y garantizar el máximo tiempo de vacunación, incluidos los fines de semana, como ya ha decidido Cataluña.

Apoyarse “sin complejos” en la sanidad privada

Según las fuentes consultadas por Confidencial Digital, otro de los mensajes que se ha trasladado desde Génova a todas las autonomías del PP es que “no tengan complejos, como la izquierda, en apoyarse en la sanidad privada para la vacunación si resulta necesario”.

Una decisión que, añaden, también ha tomado el Gobierno alemán, que ha anunciado la participación de la sanidad privada en su campaña de vacunación.

Por el contrario, el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha planteado que el peso de la inmunización contra la Covid-19 recaiga fundamentalmente en los sanitarios que forman parte de los 13.000 centros de atención primaria del país y que habitualmente se encargan de suministrar otras vacunas como la de la gripe común.

En el Ministerio de Sanidad defienden que es el sector público desde donde mejor se defiende el interés general. Sin embargo, los sanitarios reclaman la contratación de al menos 15.000 profesionales más para evitar la sobrecarga de trabajo y paliar la falta de personal que arrastran ante la amenaza de colapso sobre los centros de salud.

Madrid acaba de contratar a Cruz Roja

Tras el aviso de Génova, Madrid se ha convertido en la primera comunidad en privatizar parte del proceso de vacunación con la contratación de Cruz Roja.

En la primera semana de vacunación, la Comunidad había administrado apenas 3.000 dosis de las 47.000 recibidas de la vacuna de Pfizer/BioNTech (un 6%), después de que Díaz Ayuso criticara en reiteradas ocasiones que las dosis que les hacía llegar el Gobierno central no eran suficientes.

“El ejemplo a seguir es el de Núñez Feijóo”

La vacunación contra el coronavirus ha comenzado a ritmos muy diferentes en las comunidades autónomas. Mientras en la primera semana de campaña hay regiones que apenas han empleado el 5,2% de las dosis recibidas, como Cantabria, o el 6%, como Madrid, Asturias ha conseguido administrar ya el 100%.

Respecto a las cuatro comunidades más pobladas, Madrid (6,6 millones de habitantes), con ese 6% de dosis utilizadas, está a la cola; le siguen Cataluña (13% con 7,6 millones), la Comunidad Valenciana (16% con cinco millones) y Andalucía (37% con 8,5 millones). 

Galicia, con cerca de 10.000 dosis ya distribuidas se queda en un 24,5% del total y se encuentra también en el grupo de mayor ritmo de vacunación. 

Una circunstancia que tampoco se ha pasado por alto en la dirección nacional del PP, que ha trasladado al resto de administraciones autonómicas y locales donde gobierna que “el ejemplo a seguir es el de Núñez Feijóo”.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha indicado que la comunidad gallega, no obstante, está reservando una considerable cantidad de vacunas para evitar posibles problemas de desabastecimiento a la hora de inyectar la segunda dosis a los 21 días.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes