Política

Pablo Casado tiene un plan: Díaz Ayuso, presidenta del PP de Madrid

El líder popular necesita ganar a toda costa poder territorial en el partido. El primer paso lo dio con Alejandro Fernández en Cataluña y ahora busca hacer lo mismo en la Comunidad con la candidata a las autonómicas

Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado.
photo_cameraIsabel Díaz Ayuso y Pablo Casado.

Ni Adolfo Suárez Illana, ni María san Gil, ni un independiente. Pablo Casado ha elegido a una joven política, “de la casa”, para encabezar la candidatura del PP a la Comunidad de Madrid. Isabel Díaz Ayuso es de la máxima confianza del presidente nacional del partido, que busca, con su elección, tener al frente del partido en la región a una dirigente totalmente afín.

Según explican al Confidencial Digital dirigentes nacionales del PP, Pablo Casado tuvo claro, desde el primer momento, que para las candidaturas en Madrid, especialmente en la Comunidad necesitaba a personas muy próximas a él. No solo para la cita del 26 de mayo, sino de cara al congreso regional que tendrá lugar tras esos comicios.

En ese sentido, el presidente del PP es consciente de la importancia de tener a una federación tan estratégica como la madrileña dirigida por un cargo de su total confianza. Y, por ese motivo, su apuesta pasaba por situar como candidato a las autonómicas a alguien que después se pudiese hacer con las riendas del partido a nivel autonómico.

De esta forma, Casado ha barajado, en los últimos meses, diferentes nombres de personas muy implicadas en su proyecto y con peso orgánico en Génova. Por eso, afirman las fuentes consultadas, se llegó a barajar el nombre de Javier Maroto para el Ayuntamiento.

Lo que no terminaba de ver claro el presidente, afirman desde la sede nacional, era la opción de poner al frente de las listas a un independiente. Entre otras cosas, porque ese candidato luego no podría dirigir el partido a nivel regional y Casado, como sus predecesores, tampoco apuesta por la “bicefalia” en las autonomías.

Díaz Ayuso, la tapada

Los dirigentes del PP más próximos a Casado eran conscientes de las preferencias del presidente. Y, por ese motivo, empezaron a circular nombres de posibles candidatos que se ajustaban al perfil que buscaba el líder popular.

Uno de los candidatables que más se ha citado en los últimos meses ha sido Antonio González Terol. El alcalde de Boadilla es secretario de Política Local en la ejecutiva nacional del PP y ha estado cerca de Casado en toda su trayectoria política. Además, desde 2011, ha logrado grandes resultados en las municipales.

Desde Génova afirman a ECD que el primer edil ha tenido opciones hasta el final, a pesar de que en la dirección nacional no gustara del todo que él mismo se postulara como candidato e incluso se hablara, en su día, de un tícket con María Dolores de Cospedal.

La elegida, finalmente, ha sido una Isabel Díaz Ayuso que no figuraba en las grandes quinielas pero que, a nivel interno, se le daban “muchísimas opciones”. Entre otras cosas porque cumple a la perfección con lo que buscaba Casado: “Tiene cargo en el partido como secretaria de Comunicación y conoce a Pablo desde que ambos empezaron en política. La complicidad entre ambos es total”.

Además, Díaz Ayuso comparte con Casado la previsión de que, de cara al 26 de mayo, la irrupción de Vox permitirá al PP recuperar el Ayuntamiento, pero que le pondrá las cosas más difíciles en la Asamblea, donde “el PSOE se mantiene y el Podemos de Errejón crece” y “Ciudadanos puede pactar con cualquiera”.

La ya candidata del PP por la Comunidad ha defendido en privado este diagnóstico, que es el mismo que el de Casado. El presidente, añaden las fuentes consultadas, cree que “ella puede frenar el trasvase de votos a Vox y, además, pactar con ellos después de las elecciones”.

Objetivo: ganar poder territorial

Más allá de su elección en clave electoral, Pablo Casado ha optado por Isabel Díaz Ayuso para situar, al frente del PP de Madrid, a una persona que le garantizará el apoyo sin fisuras de una de las ejecutivas regionales más importantes del partido.

En ese sentido, las fuentes consultadas explican que al nuevo presidente le preocupa no tener dirigentes autonómicos de su máxima confianza, algo que le podría pasar factura en un futuro a medio plazo.

La ex secretaria general, María Dolores de Cospedal, controlaba la mayoría de federaciones regionales, cuyos líderes “ha heredado” Casado. Entre ellos, Isabel Bonig en la Comunidad Valenciana; Alfonso Fernández Mañueco en Castilla y León, Francisco Núñez en Castilla-La Mancha; José Antonio Monago en Extremadura...

Por si fuera poco, después de las andaluzas Casado ha visto cómo el líder regional más próximo a Soraya Sáenz de Santamaría, Juanma Moreno, se ha convertido en el principal barón del partido, por delante de un Alberto Núñez Feijóo que, pese a darle su apoyo en el congreso, ya se ha mostrado crítico, como el ya citado Alfonso Fernández Mañueco o el también 'sorayo' Alfonso Alonso.

Consciente de todo esto, Casado consideraba fundamental tener en las principales regiones a personas de su máxima confianza. En Cataluña ya lo ha logrado con la elección de Alejandro Fernández. Y ahora, en Madrid, ha hecho lo propio con Isabel Díaz Ayuso.

La candidata a las autonómicas lo será también para presidir el PP de Madrid en el congreso regional del partido, en el que se decidirá una nueva dirección que sustituya a la gestora montada tras la dimisión de Cristina Cifuentes y que está dirigida por Pío García-Escudero.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?