Política

Pedro Sánchez negocia en Europa nombrar a Borrell Alto Representante de la UE

Lo está hablando con Merkel y Macron. El puesto de jefe de la diplomacia europea es uno de los cuatro cargos principales de la Unión

Pedro Sánchez abraza a Josep Borrell en Ferraz el pasado domingo.
photo_cameraPedro Sánchez abraza a Josep Borrell en Ferraz el pasado domingo.

El PSOE será, por número de escaños, la primera delegación socialdemócrata en el Parlamento Europeo. Y Pedro Sánchez es consciente de esa fortaleza, lograda en las urnas el pasado domingo. Por ese motivo, ha iniciado una ronda de contactos al más alto nivel para lograr que Josep Borrell logre uno de los puestos más codiciados en la UE.

Según explican al Confidencial Digital altos cargos del Gobierno, la idea inicial del Ejecutivo, apuntada desde finales del año pasado, era situar a Borrell en uno de los llamados “top jobs” de la Unión, que son los siguientes: la presidencia del Consejo Europeo, de la Comisión, del Parlamento, y el puesto de Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

Con la designación, por parte del Partido Socialista Europeo, del holandés Frans Timmermans como candidato a la Comisión el pasado 7 de diciembre, y a pesar de que altos cargos de Exteriores seguían viendo posible el nombramiento de Borrell, esta opción ha quedado finalmente descartada. Del mismo modo, la victoria del PPE en las urnas parece blindar para los populares la presidencia del Consejo Europeo.

De esta forma, Pedro Sánchez tiene, estos días, un objetivo claro: blindar los apoyos necesarios para que su cabeza de lista en las elecciones del pasado domingo se convierta en Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores. Un cargo que le convertiría en el máximo responsable de la diplomacia europea durante los próximos cinco años.

Gestiones con Macron, Merkel y el PSE

Con este objetivo en mente, el presidente del Gobierno ha ido tanteando el terreno a lo largo de la última semana. Primero, en la cumbre de los socialistas europeos del pasado lunes, donde Timmermans fue ratificado como candidato del PSE a la Comisión. Y después, con las conversaciones bilaterales mantenidas, entre otros, con Macron y Merkel.

La conclusión extraída de estas conversaciones es clara: Merkel apoya al candidato del Partido Popular Europeo a la Comisión, el alemán Manfred Weber, mientras que Macron considera que el nuevo Parlamento de Bruselas, mucho más fragmentado, obliga a crear “un nuevo proyecto a la imagen de lo que los europeos han votado”.

El primer ministro francés, por tanto, no se opone a la presidencia socialista de la Comisión, con Timmermans al frente. Su apuesta es que los liberales presidan al menos una de las tres instituciones europeas: concretamente el Parlamento. El PP Europeo, por tanto, presidiría el Consejo Europeo.

La canciller alemana, al igual que el resto de mandatarios pertenecientes al PPE, apuesta por mantener el criterio de que el partido más votado sea quien presida la Comisión. De no lograr un acuerdo con PSE y ALDE, reclamará, al menos, la presidencia del Parlamento junto al Consejo.

Borrell, muy bien situado

Las fuentes consultadas por ECD destacan que Pedro Sánchez, encargado de liderar las negociaciones de los socialdemócrata europeos, ha constatado, tras las cumbres y conversaciones bilaterales mantenidas esta semana, que está ante una gran oportunidad para convertir a Borrell en jefe de la diplomacia europea.

Todo ello porque ni las exigencias de los populares, ni de los socialistas, ni de los liberales chocan con su hoja de ruta. Y, por tanto, no existe ningún tipo de oposición clara a la designación del aún ministro como Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores

Además, juega a favor de Borrell el propio reparto de cuotas, dentro de la Comisión, entre populares y socialistas, y el hecho de que ya en el actual Ejecutivo comunitario la jefatura de la diplomacia europea la ostente una socialista: Federica Mogherini.

En una UE donde “se respetan las trayectorias y el reparto de cargos”, esa circunstancia es una ventaja para el candidato español.

Un puesto clave contra los independentistas

Más allá de situar a Borrell en uno de los cuatro “top jobs” de la UE, en el Gobierno dan mucha importancia por otros motivos a la posibilidad de que el todavía ministro se convierta en Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores.

Las fuentes consultadas destacan que, en esta legislatura europea que comienza, los independentistas de JxCAT y ERC han incluido en sus candidaturas a políticos presos (Oriol Junqueras) y huidos de la justicia (Carles Puigdemont), en un intento de internacionalizar el procés y lograr inmunidad.

Con un español al frente de la diplomacia europea, “esa campaña no va a ser tan fácil” para los secesionistas catalanes, que ya se llevaron un duro varapalo con la sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo: “Podemos acabar con el desafío soberanista desde Europa, y para ello tenemos que poner toda la carne en el asador”.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?