Política

El PNV rechaza abrir una investigación interna tras los casos de corrupción

Modificó sus estatutos nada más ser imputados los implicados en el 'caso Miguel'

Alfredo de Miguel junto a Aitor Tellería
photo_cameraAlfredo de Miguel junto a Aitor Tellería

Este martes, la Audiencia Pronvincial de Álava cerró la mayor trama de corrupción vinculada a exdirigentes del Partido Nacionalista Vasco. El principal acusado, Alfredo de Miguel -miembro destacado del partido vasco y ex diputado foral-, fue condenado a 13 años de prisión por tejer una red de cobro de comisiones ilegales a cambio de la adjudicación de contratos públicos.

Nada más conocerse el 'caso Miguel', el PNV cambió sus estatutos para poder dar de baja de manera forzosa a quienes estuvieran siendo investigados por corrupción en el futuro.

Sin embargo, a día de hoy, además de las disculpas del lehendakari, Iñigo Urkullu, el PNV no ha tomado ninguna acción.

Fuentes del PNV han confirmado a Confidencial Digital que rechazan abrir una investigación interna para destapar nuevas irregularidades en el partido.

"Ya cambiamos los estatutos y dimos de baja a las personas que quisieron lucrarse económicamente del partido, pero no vamos a hacer nada más. No somos un partido corrupto", aseguran fuentes del partido.

El partido descarta iniciar cualquier tipo de auditoría para luchar contra la corrupción, consideran que con lo hecho, es suficiente. Puntualizan que "somos el único partido que ha actuado ante un caso así".

Urkullu pide perdón

Apenas una hora después de que se hiciera público el fallo sobre este caso, Iñigo Urkullu, convocó una rueda de prensa exclusivamente para comentar la resolución judicial en la que pidió disculpas.

Urkullu -acompañado por el portavoz de su ejecutivo, Josu Erkoreka, y por el sociólogo, Manu Castilla- aseguró durante su comparecencía que ante la corrupción, "tolerancia cero".

"En cuanto tuve conocimiento de los hechos, adopté todas las medidas cautelares para apartar a todas las personas condenadas de sus puestos de responsabilidad pública", sostuvo el lehendakari.

Urkullu indicó que los servicios jurídicos del gobierno estuvieron "personados en la causa desde el primer momento" y calificó esta trama de corrupción como "reprobable y contraria al ideario y valores éticos" del gobierno vasco.

Cohecho, blanqueo, malversación

La Audiencia Provincial de Álava condenó a Alfredo de Miguel este martes por la comisión de varios delitos de cohecho, asociación ilícita, blanqueo, malversación de fondos públicos, tráfico de influencias y prevaricación.

Alfredo de Miguel era diputado foral de Administración Local y Equilibrio Territorial de la Diputación de Álava, comandada, por aquel entonces, por el presidente del ABB, Xabier Aguirre -desde 2007 hasta su detención en marzo de 2010-

De Miguel, además de tener que cumplir 13 años y 3 meses de prisión, deberá pagar una multa de 200.00 euros y estará inhabilitado para ejercer un cargo público.

Sus dos principales socios, Aitor Tellería y Koldo Otxandiano -también altos cargos altos del antiguo gobierno vasco- han sido condenados a 6 años y 6 meses, y a 7 años y 6 meses, respectivamente.

Sin embargo, el 'caso Miguel' ha llegado a sentar en el banquillo a más de una veintena de personas. Entre ellos, la directora del Parque Tecnológico de Álava hasta 2011, el viceconsejero de Cultura del Gobierno vasco hasta 2009 y la alcaldesa de Zambrana hasta 2007.

Los hechos se produjeron entre 2005 y 2009: Alfredo de Miguel junto a sus socios crearon una red para adjudicar contratos públicos 'a dedo' a cambio de comisiones ilegales.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?