Política

Los guardias de seguridad de los atuneros demandan a la empresa que les contrató: no hubo información sobre vacunas, teléfonos sin cobertura y faltaban permisos de armas

Varios vigilantes de seguridad privada que han estado trabajando en los pesqueros españoles que faenan en Somalia han llevado a los tribunales a la empresa que les contrató, Segur Ibérica. Su estancia en los atuneros ha estado llena de carencias: sin vacunas, sin teléfonos y sin armamento adecuado. La empresa respeta la decisión de los vigilantes

El Confidencial Digital ya contó, -véalo aquí-, cómo la empresa que había contratado a vigilantes para dar seguridad a los atuneros en Somalia despidió a varios de ellos que no formaban parte de la plantilla de Segur Ibérica con anterioridad a este trabajo.

El vídeo del día

Los PGE incluyen una inversión pública social histórica de 239.765 millones.

Ahora los afectados han decidido llevar a los tribunales a la empresa. El pasado viernes, según han confirmado a ECD algunos de ellos, tuvo lugar el ‘acto de conciliación’ entre ambas partes. Un acto al que los representantes de la empresa no acudieron.

Por este motivo han dado un paso más y han presentado en varios juzgados de lo Social, Málaga y Alicante entre ellos, sendas demandas por irregularidades cometidas durante su estancia en los atuneros. Fuentes de Segur Ibérica, consultadas por este confidencial aseguran que no tienen conocimiento de estas demandas aunque "son libres de hacer lo que quieran. Están en su derecho".

Según han explicado a ECD la empresa no les informó de que era necesario vacunarse para ir a Scheylles. Necesitaban vacunarse de Hepatitis A y B y ponerse los recordatorios de la Difteria y el Tétanos, tal y como recomienda el Ministerio de Sanidad.

Otras carencias

-- Los 16 teléfonos vía satélite adquiridos por la empresa nunca funcionaron en alta mar. Desde la empresa se indicó que fueron probados aunque la conexión vía satélite tardaba unos cinco minutos. Los 16 thuraya tuvieron que devolverse.

-- La uniformidad era poco adecuada y se les olvidó enviar ropa más acorde con las altas temperaturas que se registraban en el barco. A mediados de diciembre Segur Ibérica decidió el envío de pantalones con cremallera para hacerlos más cortos en caso de necesidad y sombreros negros de alas anchas. Detalles similares ya fueron contados en ECDpinche aquí-.

-- El envío de piezas de repuesto para los visores nocturnos también tuvo retrasos.

-- Segur Ibérica mandó un escrito a Defensa solicitando un informe que hiciera necesario contar con ametralladoras Browning a bordo. El Gobierno de Seychelles no autorizaba la entrada de este tipo de armamento. Tuvieron que conformarse con ametralladoras MG y fusiles, sin repuestos.

Respecto a las relaciones entre el personal de seguridad y las tripulaciones, fuentes consultadas por ECD reconocen que son adecuadas aunque las prioridades de los capitanes siempre es faenar. Se dio el caso de que uno de los vigilantes sufrió de grave insolación y permaneció inconsciente durante varios días. El patrón del barco decidió mantenerse faenando y no llevar al herido a puerto, a pesar de tener quemada hasta la lengua.

Desde Segur Ibérica se ha informado a ECD de que los armadores están contentos con el servicio prestado por la empresa y que no han tenido quejas al respecto.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?