Política

Torra ya no descarta nuevas elecciones en Cataluña después del verano

Si el PDeCAT aguanta el tipo en las elecciones municipales, se plantea volver a llevar a los catalanes a las urnas

Quim Torra, presidente de la Generalitat de Cataluña.
photo_cameraQuim Torra, presidente de la Generalitat de Cataluña.

Elecciones generales, elecciones municipales... y después de verano, nuevas elecciones catalanas. Ese es el calendario que empieza a visualizar Quim Torra, que ya no descarta volver a convocar a los catalanes a las urnas después de verano. Las presiones del PDeCAT, y la ruptura con ERC, están siendo determinantes.

Según explican al Confidencial Digital fuentes del Govern, el ejecutivo catalán está totalmente partido en dos. Las diferencias entre el PDeCAT y ERC han ido a más desde comienzos de año, en parte por las decisiones tomadas por ambas formaciones a nivel nacional. El debate sobre apoyar o no los Presupuestos de Sánchez erosionó aún más a la coalición.

Desde entonces, y después de la convocatoria anticipada de elecciones generales, cada uno de los partidos que forman parte del gobierno van “absolutamente por libre”, lo que hace insostenible la continuidad del Govern durante mucho más tiempo.

Este escenario preocupa especialmente en la dirección del PDeCAT, donde existe cierta alarma por la gestión “independiente” que está haciendo ERC en sus carteras: Vicepresidencia y Economía, Exteriores, Trabajo y Educación.

De hecho, en esta última cartera, Esquerra se está “cargando la escuela concertada”, una de las banderas de la antigua Convergència. Una decisión, como otras adoptadas por los republicanos en otras consejerías, que están provocando presiones de la ejecutiva del PDeCAT a Quim Torra para que convoque elecciones.

EL 28-A y el 26-M, claves

Las fuentes consultadas por ECD explican que, con tantas elecciones en el horizonte, el president tiene claro que, de convocar nuevos comicios en Cataluña, éstos deberían celebrarse, sí o sí, después de verano.

Además, en el PDeCAT son conscientes que los resultados en las generales y en las municipales serán claves para que Torra tome una decisión sobre si disolver de nuevo, o no, el Parlament para unos nuevos comicios.

La antigua Convergència vería “positivo” mantener el actual poder territorial que posee y también los diputados que tiene ahora en el Congreso. A pesar de no tener grupo propio, seguirían siendo decisivos para el gobierno del país. Por tanto, concluyen desde el Govern, “si el partido aguanta el tipo en abril y mayo, habrá elecciones”.

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable