Política

UPyD descarta unirse a Ciudadanos tras la sentencia que declara su extinción

El partido magenta tomará una decisión sobre su futuro la semana que viene

Cristiano Brown, portavoz nacional de UPyD, en un acto del partido / EP
photo_camera Cristiano Brown, portavoz nacional de UPyD, en un acto del partido / EP

Perdió toda su representación parlamentaria nacional tras 2015, ha cambiado de líder cuatro veces desde su fundación y una sentencia judicial declaró esta semana su quiebra y extinción, pero UPyD se resiste a morir. La formación recurrirá el auto del juzgado mercantil que ordena su eliminación del registro de partidos por no readmitir o indemnizar a Beatriz Becerra, antigua responsable de comunicación del partido y miembro de la directiva, tras su excedencia como eurodiputada. Sus dirigentes descartan así mismo una fusión con Ciudadanos, con quienes concurrieron en las últimas elecciones generales.

"Hemos peleado bastante por nuestra independencia", reivindica Cristiano Brown, el último portavoz de UPyD desde el año 2017. "La unión con Ciudadanos no está entre nuestras opciones. Primero debatiremos en el seno de la dirección antes de tomar una decisión concreta. Si nuestro recurso no es admitido, nos reuniríamos ese mismo día. Vamos a abordar esta semana los diferentes escenarios", explica Brown. 

Se trata del segundo juicio que el partido pierde tras no readmitir a Beatriz Becerra entre sus filas ni pagar la indemnización correspondiente por su despido. Becerra reclamó regresar a su puesto de trabajo tras su excedencia para ejercer como eurodiputada independiente en el grupo ALDE, denominado Renew Europe en la actualidad. Al no recibir respuesta de la formación, se puso en marcha un proceso judicial que duró desde el fin del mandato de Becerra -julio de 2019- hasta el mes de diciembre de ese mismo año.

"En ese proceso, hasta que salió el resultado del juicio, estuve en un limbo", narra la ex eurodiputada. "El juez consideró que fue un despido improcedente, y a partir de ahí empezó un proceso en que ellos buscaron eludir". Becerra se refiere al concurso de acreedores de la formación, maniobra con la que UPyD trató de resolver el litigio. "No era una deuda inasumible, pero pensamos que esta era la mejor forma de pagarle", se defiende Cristiano Brown. La versión de Becerra difiere: "Presentaron el concurso de acreedores para alegar que no tienen activos con los que responder a la deuda".

Fuentes del partido critican duramente a Becerra y aseguran que abandonó a la formación cuando le convenía. "Cuando vio que el partido se hundía, se largó sin renunciar al trabajo ni al escaño en el Parlamento Europeo", aseveran desde la formación. "Tras su mandato hizo guiños al PP y Ciudadanos y no consiguió nada. Ahí fue cuando nos denunció", explican. Becerra trabaja actualmente en el Ayuntamiento de Málaga (PP) desde la Dirección General de Participación Ciudadana, Migración, Acción Exterior, Cooperación al Desarrollo, Transparencia y Buen Gobierno.

"Desde que los fundadores se fueron en 2016", contrargumenta la ex-dirigente, "decidí que ese instrumento político ya no era útil". Becerra considera que UPyD debió absorber a Ciudadanos cuando se le presentó la oportunidad: durante las elecciones al Parlamento Europeo de 2014. Aquellas, precisamente, fueron los primeros comicios en los que Podemos concurrió como formación política. "Para las últimas elecciones, el acuerdo con Ciudadanos sirvió para mantener la electricidad, como una respiración artificial", expresa Becerra. 

UPyD no adelanta qué pasos dará si finalmente el juzgado no admite su recurso a trámite. "Tenemos diferentes formas de hacer política y bastantes personas involucradas en el partido, se buscará una solución. Tenemos que seguir peleando, no somos de tirar la toalla", concluye Cristiano Brown.

El vídeo del día

Casado pide a Sánchez respetar la decisión del Supremo sobre los presos.
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?