Política

Urkullu renuncia a volver a ejercer de mediador entre el Gobierno y Cataluña

Su entrevista con Junqueras en la cárcel provocó diversas especulaciones pero el lehendakari mantiene las distancias con Quim Torra. Hace un año se sintió traicionado por Puigdemont

Urkullu con Puigdemont.
photo_cameraUrkullu con Puigdemont.

Íñigo Urkullu tuvo, hace justo un año, un papel fundamental, aunque en la sombra, en pleno estallido del desafío soberanista de Cataluña. El lehendakari actuó como mediador del Gobierno, contactando con eurodiputados nacionalistas, y con el propio Puigdemont, para tratar de evitar un choque de trenes que finalmente se produjo. Acaba de descartar volver a tener ese rol.

En los últimos días, se había especulado con esta posibilidad debido al aparente acercamiento de Urkullu con los políticos catalanes. La reciente visita del lehendakari a Oriol Junqueras en la cárcel, y sus declaraciones posteriores ante los medios, dejaban entrever que el dirigente vasco había vuelto a asumir el papel de interlocutor.

Además, el Gobierno de Pedro Sánchez pretendía que Ajuria Enea, y también la dirección del PNV, facilitara el diálogo con la Generalitat. En las conversaciones mantenidas antes de la moción de censura, el actual presidente, asesorado por Zapatero, trasladó a los nacionalistas vascos que podían intentar razonar con los catalanes y, mediante acuerdos, frenar el desafío soberanista.

Urkullu descarta ser mediador

Íñigo Urkullu, sin embargo, ha descartado tajantemente volver a desempeñar el mismo papel de hace un año, pese a los cambios producidos en La Moncloa, con la llegada de Pedro Sánchez, y en el Govern, con la investidura de Torra.

Así lo confirman al Confidencial Digital desde el entorno más cercano al lehendakari, que restan importancia a la visita de Urkullu a Junqueras del pasado 14 de agosto. Aseguran, por ejemplo, que ésta se produjo únicamente por petición del líder de ERC, y no por las “razones humanitarias” que alegó en público el propio dirigente vasco.

Los colaboradores del jefe del Ejecutivo vasco afirman que “solo acudió a la cárcel porque Junqueras se lo pidió”, pero sin ningún tipo de objetivo concreto. “Ni va a poner en marcha una interlocución con los políticos presos, ni con el propio Govern de Cataluña, no va a ser mediador del Gobierno”.

“La situación ha cambiado”

Este cambio de postura de Urkullu con respecto al año pasado, se debe fundamentalmente a que, en opinión del lehendakari, “la situación no es, ni mucho menos, la misma que hace justo un año por estas fechas”.

Las fuentes consultadas explican que el presidente vasco intervino solo porque “el 155 era una amenaza real”, también para el nacionalismo vasco, y porque quería evitar “un choque de trenes” que, pese a sus contactos permanentes con las dos partes, finalmente se produjo.

Ahora, explica, las circunstancias no son las mismas. Quim Torra “solo ha hecho declaraciones”, pero no ha puesto en marcha ningún mecanismo político para volver a la vía unilateral. Una postura que invita al Gobierno a renunciar, por el momento, a la aplicación del 155. “Ahora el escenario ha cambiado y no parece preciso intervenir ahí”.

Acabó “quemado” con Puigdemont

Además de las diferencias existentes en el contexto político actual y el del año pasado, en el entorno de Urkullu reconocen que en el actual distanciamiento también ha pesado la mala experiencia que tuvo en otoño de 2017 en su acercamiento a Carles Puigdemont.

El lehendakari trató, por todos los medios, que el entonces president paralizara la declaración unilateral de independencia para evitar, así, la intervención de la autonomía. Puigdemont pareció, en un primer momento, aceptar los argumentos de Urkullu. Sin embargo, “luego pasó lo que pasó”.

Puigdemont se llegó a comprometer, tanto con Urkullu como con Jorge Moragas, a convocar nuevas elecciones autonómicas. Pero finalmente compareció en el Palacio de la Generalitat para anunciar justo lo contrario. Un cambio de criterio que provocó las iras del lehendakari: “No tiene palabra”, afirmaron entonces desde su entorno.

Lo ocurrido esos últimos días de octubre sigue en la memoria del presidente vasco que, después de las elecciones del 21-D, afirmó que Puigdemont no era un candidato válido para la investidura. Ahora, con Torra en el Govern, “las relaciones institucionales son las habituales. Pero no hay nada más...”.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?