Seguridad

Sáenz de Santamaría confirma a Félix Sanz Roldán como director del CNI. El general mantiene una relación estrecha con el rey, ha iniciado a la vicepresidenta en Inteligencia y ha perdido su imagen de ‘hombre de partido’

Nombrado por José Luis Rodríguez Zapatero, Félix Sanz Roldán parecía tener todas las papeletas para ser relevado una vez el PP llegó al Gobierno. Pero no ha sido así. El "buen trabajo" que según Moncloa ha desarrollado el conquense, y el hecho de que ya no se le considera un 'hombre de partido', le ha valido el beneplácito de Soraya Sáenz de Santamaría.

Según ha podido saber El Confidencial Digital de fuentes del Gobierno, refrendado por otras fuentes de la inteligencia española, Sánz Roldán acabará su mandato en 2014. Es decir, cumplirá su mandato de cinco años que estipulan el reglamento del CNI.

Así lo ha decidido La Moncloa, después de meses de análisis de las labores llevadas a cabo por Sanz Roldán al frente del Centro Nacional de Inteligencia. Su trabajo “ha sorprendido gratamente en Moncloa” aseguran fuentes de toda solvencia consultadas por ECD.

Sanz Roldán “se ha ganado en estos meses el favor de Soraya”. La vicepresidenta tomó las riendas del CNI con la intención de llevar a cabo una profunda renovación. Incluso, como contó ECD, se preparó una ’purga’ de ‘hombres de partido’, agentes y directivos del Centro muy identificados con el anterior gobierno. Aquellos que habían trabajado por encargo en asuntos como el ‘Caso Campeón’, seguimientos a Manuel Pizarro y la agresión a José Bono.

Tal y como explican fuentes de ‘La Casa’, la relación de Sáenz de Santamaría y Sanz Roldan fue mejorando con el paso del tiempo. Conforme iban avanzando los encuentros, el general convencía.

Fue determinante, cuentan, su apoyo a Soraya durante las primeras semanas en el Gobierno. Poco entendida al principio la vicepresidenta en temas de Inteligencia, Sanz Roldan se convirtió en su mentor particular. Tenía hilo directo con la vicepresidenta, que se mostraba preocupada e interesada por las amenazas a la economía española.

Le enseñó los límites del trabajo de campo de un servicio secreto, que podían y que no podían lograr. Le desgranó en funcionamiento del Centro.

La relación fue tan prospera en sus inicios que incluso el Gobierno se replanteó su voluntad inicial de sacarle del CNI. Se quedaría como asesor en el Centro. Se lo comunicó la propia Soraya a Sanz Roldán.

Mientras, el PP seguía buscando un hombre de confianza para el Centro Nacional de Inteligencia. Algunos candidatos venían con la aprobación de alguna de las familias del PP. Pero ninguno llegaba a convencer.

El Gobierno, mientras, mostraba una actitud un tanto desconfiada hacia la dirección del CNI. Algunos avisos se pasaron por alto, como el caso de la expropiación de YPF por parte del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Esta actitud de Moncloa partía, según explicaron a ECD fuentes del centro, de Mariano Rajoy.

Las reticencias hacia Sanz Roldán fueron desapareciendo poco a poco. Para finales de la primavera, Moncloa volvió a valorar las opciones de renovación de la dirección del Centro. Aquel a quien en un principio se valoró como un ‘hombre de partido’, identificado con el zapaterismo.

El rey fue clave

Si hubo una persona que fue clave –además de Sáenz de Santamaría- para que Sanz Roldán haya mantenido hasta ahora ha sido el rey don Juan Carlos. El monarca estableció una estrecha amistad con el director de los servicios de inteligencia cuando éste ocupaba el cargo de Jefe de Estado Mayor de la Defensa.

Entre las tareas del Centro Nacional de Inteligencia se incluye la defensa de la Corona como institución, y de la personalidad de don Juan Carlos en particular. Poco se sabe de las gestiones que ha hecho el CNI a favor del rey, pero es de suponer que han sido muchas en estos años, especialmente en todo lo relacionado a Iñaki Urdangarín.

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?