Seguridad

La Audiencia Nacional investiga sobornos de Villarejo a jueces

“A ese juez le tengo untado”, “He hablado con N. para que nos favorezca”, son frases del ex comisario que se escuchan en grabaciones recién desencriptadas

El comisario Villarejo durante su entrevista con Jordi Évole.
photo_cameraEl comisario Villarejo durante su entrevista con Jordi Évole.

La difusión de algunas grabaciones del ex comisario Villarejo han provocado tormentas en ámbitos políticos, en el Gobierno, en algunos partidos, en sectores periodísticos y hasta en el entorno de la familia real. Ahora ese terremoto puede alcanzar a un ámbito mucho más delicado: la judicatura.

Según ha conocido Confidencial Digital, la Audiencia Nacional y la Fiscalía anticorrupción han abierto una nueva línea de investigación en el “caso Tándem”, tras la localización y audición de una grabaciones que forman parte del material incautado al ex comisario (más de 30 terabytes encriptados), audios en los que se habla de jueces.

“A este juez le tengo untado”

Esas piezas desencriptadas ahora recogen conversaciones del propio Villarejo con algunos de sus clientes en las que presume de tener controlados a magistrados en ejercicio.

“A este juez le tengo untado”, afirma el ex comisario en una de sus conversaciones.

En otra, comenta: “He hablado con N. para que nos favorezca en el juzgado”.

Tales frases han puesto en alerta a la Audiencia Nacional. Los investigadores están comprobando la veracidad de esas afirmaciones; es decir, si efectivamente Villarejo llegó a pagar a jueces para que dictaran providencias o tomaran decisiones a su favor.

Se abrirá una pieza separada

En caso de que se lleguen a cotejar algunos de los nuevos datos que afectan a miembros de la magistratura, se valoraría la posibilidad de abrir una pieza separada más en el “caso Tándem”, que hasta ahora investigaba el juez De Egea, para instruir exclusivamente estos hechos.

Los magistrados implicados pasaría a estar en situación de investigados, al menos, por presunto cohecho pasivo, mientras que Villarejo sería imputado por un nuevo delito: sobornos a jueces.

Las fuentes consultadas por ECD explican que estos nuevos hechos son de interés tanto para el “caso Tándem” como para el “caso Kitchen”, que investiga el juez José de la Mata, también de la Audiencia Nacional.

La “Operación Kitchen” se refiere a un despliegue policial llevado a cabo desde la Secretaría de Estado de Seguridad, del Ministerio del Interior, para espiar al ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, y robarle documentos sensibles sobre la caja B de Génova.

Salidas de dinero

La investigación que se está llevando a cabo desde la Audiencia Nacional se centra en la documentación incautada a Villarejo y que ya ha sido sometida a desencriptación.

Se trata de los documentos contables de las empresas del ex comisario. A través de las sociedades Interlligare y Schola Iuris, Villarejo cobraba a sus clientes y, a la vez, pagaba a sus empleados o a quienes le prestaban un servicio.

Los magistrados y fiscales han puesto el foco en estos papeles de Villarejo, y en concreto, en los movimientos contables que coincidan en el tiempo con los audios en los que el ex comisario habla de sobornos a jueces.

Intentan localizar a dónde se dirigían las salidas de dinero, y después averiguar la identidad del beneficiario, comprobando si efectivamente se trata de magistrados.

El siguiente paso, según las mismas fuentes, será comprobar si hay clientes del ex comisario implicados en casos judiciales, y si efectivamente los jueces investigados llevaban esos procedimientos.

Interlligare y Schola Iuris

Interlligare es la sociedad, con sede en la Torre Picasso, de Madrid, en la que Villarejo ofrecía servicios de inteligencia y detectives a sus clientes.

Y, además, el ex comisario tenía a su nombre un instituto de Derecho llamado Schola Iuris, donde tenía en nómina a varios jueces y fiscales que impartían cursos de distintas áreas jurídicas.

Los primeros jueces en levantar sospechas han sido precisamente los que fueron contratados en algún momento por Schola Iuris.

Según ha sabido ECD, la mayoría de ellos son magistrados de juzgados y órganos judiciales madrileños, tanto de la Audiencia Provincial como del Tribunal Superior de Justicia.

Baltasar Garzón y Dolores Delgado

A ese respecto, es conocida la relación del ex comisario Villarejo con varios miembros de la carrera fiscal y judicial.

De hecho, la ministra de Justicia, Dolores Delgado, estuvo a punto de dimitir tras salir a la luz los audios de una comida que mantuvo en 2009 con Villarejo y otros cuatro policías, cuando ella era fiscal de la Audiencia Nacional.

En dicho almuerzo estaba presente el ex juez Baltasar Garzón, a quien Villarejo trataba con familiaridad, llamándole “Balta”. Poco después, Garzón fue relacionado con un caso de extradición de un español a Guatemala en el que intervino el propio Villarejo.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?