Seguridad

Drones con inteligencia artificial para vigilar el aforo en las playas

Se están contratando sobre todo en municipios costeros del sur. Incorporan inteligencia artificial para detectar si en una extensión de arena se concentran más personas de las permitidas

Vista de un playa desde un dron (Foto: Umiles).
photo_cameraVista de un playa desde un dron (Foto: Umiles).

De vigilar el confinamiento de la población a controlar el aforo en las playas: el uso de drones se está reorientando en la situación de excepcionalidad motivada por la epidemia de coronavirus y por la necesidad de mantener medidas de distanciamiento interpersonal en los lugares públicos.

Confidencial Digital ha podido saber que a empresas privadas especializadas en prestar servicios con drones han llegado para este verano un buen número de solicitudes procedentes de ayuntamientos, policías locales y servicios de socorristas para desplegar en playas estos vehículos aéreos pilotados a distancia.

Así lo confirman desde Umiles, una empresa con sede en la Comunidad de Madrid y que lleva unos años trabajando en distintos municipios costeros de España en tareas de salvamento marítimo. Ya contaban con drones que ante una situación de emergencia en el agua eran dirigidos hacia la persona que se estuviera ahogando, y le lanzaban un chaleco salvavidas para auxiliarle mientras llegaran los socorristas.

Ante las medidas de distanciamiento que se han ido implantando para reducir los posibles contagios de coronavirus, en playas de toda España se están preparando soluciones para que este verano se combine el descanso con la seguridad ante la epidemia en la costa.

Por ello, drones propiedad de policías locales -con en el caso de Alicante, por ejemplo- o contratados a empresas como Umiles vigilarán este verano desde el cielo que se cumplen las normas y, sobre todo, que no se sobrepasan los aforos establecidos.

Inteligencia artificial para contar

En Umiles señalan que cuentan con modelos de dron con cámara que, con inteligencia artificial, pueden contar el número de personas que hay en una extensión concreta de una playa.

En muchas zonas de costa se prevé diseñar una especie de ‘parcelas’ en la arena, en la que se ubicarían los grupos de familias o amigos que fueran juntos a la playa.

Para vigilar que se respetan los aforos (en algunos casos se habla de unas 15 personas de máximo por ‘parcela’), un buen número de policías locales están optando por incorporar drones. En pie desde la arena es casi imposible, por un lado, cubrir toda la playa, y al mismo tiempo, la perspectiva impide ver realmente si se están incumpliendo las normas.

Los dispositivos de vigilancia que diseña Umiles consisten en que el dron vuela a unos 50 metros de la orilla mar adentro, a una altura de entre 30 y 50 metros. A esa distancia apenas se percibe desde la orilla, tanto a la vista como al oído, y además un accidente, una caída, no tendría el potencial de causar daños personales que tendría si cayera en plena orilla.

Desde esa posición va realizando barridos, que permiten abarcar una gran extensión de la playa.

Gracias a las tecnologías de inteligencia artificial, el dron procesa las imágenes y según los parámetros que se le indiquen puede lanzar una alerta cuando en un espacio concreto se congreguen más personas de las permitidas.

Incluso es capaz de detectar la distancia concreta que hay entre dos personas, y si es menor de lo establecido, avisar a las Fuerzas de Seguridad.

Cada vez más administraciones públicas con competencia en playas se están interesando por estos métodos para controlar el aforo. Las aglomeraciones ha provocado que ya en mayo, por ejemplo en Barcelona la Guardia Urbana desalojara a bañistas y personas que tomaban en sol en varias playas de la capital catalana.

Con drones se pueden contar las personas que ocupan la playa, y detectar aglomeraciones en un punto concreto.

Mayor interés en Andalucía

En Umiles señalan que han recibido solicitudes desde distintos puntos de España, al norte y al sur, pero donde van a empezar a trabajar sobre todo es en municipios costeros de Andalucía, desde Huelva hasta Almería.

Por ejemplo, el 1 de julio iniciarán el operativo de control en Estepona (Málaga), y en otros casos el comienzo de la campaña se aplaza al 15, 20 ó 30 de julio, cuando comiencen a llegar más veraneantes de vacaciones.

También han realizado ya pruebas en Fuengirola (Málaga), Barbate (Cádiz) y la playa de Los Muertos de Almería.

Además, hay otros ayuntamientos, tanto en Andalucía como en la zona norte de España, que no terminan de decidirse, ya que no ven claro cómo plantear el control de las playas en este primer verano con la amenaza del coronavirus.

Resistencia a la arena, la sal, la humedad...

Para realizar estos vuelos diarios en las playas durante las horas de mayor afluencia de bañistas, Umiles cuenta con unos modelos de dron especialmente resistentes a las condiciones que impone un día de verano en la costa.

“Las aeronaves que utilizamos en estos casos son especiales”, explican. Por un lado, consta de materiales especialmente resistentes al agua, la arena, el sol, el calor, la salinidad, la humedad... ya que un dron normal sufriría un deterioro muy importante al volar un día y otro en esas condiciones.

Además, cuentan con sistemas redundantes: van equipados con varios motores, de forma que si uno falla, puede seguir volando hasta que pueda repararse el motor averiado.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable