Seguridad

Cinco drones de Vigilancia Aduanera reforzarán la lucha contra el narcotráfico en el Campo de Gibraltar

Cuatro unidades ligeras están dotadas de cámaras que graban en 4K Ultra HD y la quinta puede grabar actividades nocturnas sospechosas

Dron con una cámara incorporada.
photo_cameraDron con una cámara incorporada.

La lucha contra los traficantes de droga y los contrabandistas de tabaco que se mueven en el sur de Cádiz contará con nuevos medios tecnológicos. Hace unos años las Fuerzas de Seguridad comenzaron a utilizar un coche con escáner que detecta cajetillas de cigarros ocultos en los vehículos que cruzan de Gibraltar a La Línea de la Concepción. Ahora, Vigilancia Aduanera refuerza el control desde el aire con drones, según ha podido comprobar Confidencial Digital.

La Agencia Tributaria, concretamente el Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales en el que se encuadra Vigilancia Aduanera, ha puesto en marcha el proceso para adquirir cinco drones multirrotor y otros accesorios con un objetivo: “Contribuir a la prevención, disuasión, detección y represión del contrabando, narcotráfico y fraude fiscal”.

Para el Campo de Gibraltar

De acuerdo con la documentación del contrato consultada por ECD, si bien los nuevos drones vendrán a aumentar la flota aérea de RPAs adscrita a la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera, también se señala que la idea es que estos medios aéreos irán destinados a combatir el contrabando y el narcotráfico “especialmente en la zona del Campo de Gibraltar”; es decir, toda la zona de La Línea de la Concepción, San Roque, Los Barrios, Algeciras, Tarifa...

Ya en 2017 se contó en estas páginas que la Agencia Tributaria había adquirido, junto a dos nuevos escáneres camuflados en vehículos tipo turismo, un dron que comenzaría a utilizar para vigilar desde el aire los pasos fronterizos de Andorra y el Peñón de Gibraltar, puntos por los que suele haber actividades de contrabando, blanqueo de dinero, y en el caso de la provincia de Cádiz, narcotráfico.

Vigilancia Aduanera detalla que “desarrolla su actividad en la lucha contra el contrabando, narcotráfico, el blanqueo de capitales y el fraude fiscal a través de diversas líneas de actuación, entre las que sobresale la vigilancia aeronaval, tanto por los medios materiales y humanos dedicados a ella como por la importancia de los resultados obtenidos”.

En este contexto, “los medios aéreos empleados, aviones y helicópteros, se pueden complementar con aeronaves no tripuladas, las llamadas RPA (Remotely Piloted Aircraft) o, más comúnmente conocidas, drones”, que tienen dos principales ventajas:

-- Coste de adquisición y operación mucho más reducido

-- Seguridad en caso de accidente, al no existir tripulación a bordo.

La Brigada Móvil Central de la Subdirección General de Operaciones de Vigilancia Aduanera ya tiene drones y algunos pilotos formados, que principalmente los usan para labores de investigación puntuales, protección y cobertura de la fuerza, y realización de vigilancias discretas.

Pero ahora pretende potenciar su uso y por eso va a comprar más drones, con la idea de ir formando progresivamente unidades especializadas en las direcciones regionales de Vigilancia Aduanera. Se centra por el momento en el Campo de Gibraltar, uno de los puntos de España donde los flujos de contrabando (de tabaco, por ejemplo), de blanqueo de capitales y de tráfico de drogas son mayores.

Cuatro ligeros y uno más completo

La compra de cinco drones de este contrato, con un presupuesto de 65.150 euros, se dividirá en dos modelos.

El denominado “modelo A” será de bajo peso, en torno a un kilo y con unas dimensiones desplegado de 350 x 250 x 90 mm. Con una autonomía de 20 minutos y una velocidad de vuelo sin viento de 70 km/h, tendrá una cámara de día que puede grabar en 4K Ultra HD, y una cámara termográfica.

De este modelo Vigilancia Aduanera va a adquirir cuatro unidades, a unos 2.400 euros la unidad. La idea es que estos drones más pequeños puedan ser desplegados con rapidez y facilidad “para operaciones donde el tamaño y el tiempo de despliegue sean factores críticos, contando con sensores elementales”.

En cuanto al “modelo B”, sólo se va a comprar una unidad, pero que ya cuesta unos 22.600 euros. El peso ya es mayor, en torno a 6,5 kg, el tamaño desplegado es de 900 x 900 x 500 mm, y tendrá “prestaciones avanzadas para instalar múltiples sensores y cámaras, donde se priorice la calidad de los sensores y la fiabilidad del equipo frente al tiempo necesario para su puesta en vuelo desde el contenedor”.

Tendrá también cámara de día y cámara termográfica, es decir, que permitirá volar y grabar de noche, a través de sensores infrarrojos, para que la oscuridad no impida detectar actividades ilegales como el contrabando y el tráfico de drogas.

Más cámaras

Además de los cinco drones, Vigilancia Aduanera va a comprar a través de esta licitación una serie de accesorios y complementos para las nuevas aeronaves no tripuladas, pero también para otras que ya tenía.

Por ejemplo, va a adquirir cinco cámaras de día Zoom óptico x30 para drones Matrice 210, así como una cámara térmica para este mismo tipo de dron que cuesta casi 13.000 euros. También pretende incorporar una estación inteligente de carga de baterías compatible con el RPA del modelo B, que debe asegurar la carga, almacenaje y transporte de las baterías; dos estaciones de tierra para definición de misión, compatibles con la aplicación DJI Ground Station Pro, con pantalla de visualización de 11” para poder dirigir los RPAs con eficacia, realizar misiones de vuelo automáticas, y gestionar los datos de vuelo; dos pistas de aterrizaje para el RPA modelo A, y otras dos para el RPA modelo B.

Y a todo ello se añade que la empresa que gane el concurso para suministrar todo este material tendrá que encargarse de la formación práctica a seis funcionarios de Vigilancia Aduanera para que puedan pilotar y manejar los nuevos drones destinados a controlar desde el aire el contrabando y el narcotráfico.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable