Seguridad

El enviado de Zoido para controlar a los Mossos sobrevive con Grande-Marlaska

Juan Antonio Puigserver fue nombrado secretario general técnico del Ministerio del Interior cuando el PP llegó al Gobierno en 2012. Es uno de los pocos altos cargos que no ha sido relevado tras la moción de censura

Reunión de la Junta de Seguridad de Cataluña.
photo_cameraReunión de la Junta de Seguridad de Cataluña.

El triunfo de la moción de censura y el cambio de Gobierno de Mariano Rajoy a Pedro Sánchez provocó una catarata de nombramientos de nuevos cargos en la Administración General del Estado, muchos de ellos dirigentes del PSOE.

Sin embargo, también ha habido algunos altos cargos de la etapa del PP que han conseguido “sobrevivir” a la llegada del Partido Socialista a La Moncloa. Uno de los más llamativos, tal y como ha podido comprobar Confidencial Digital, es el de Juan Antonio Puigserver.

Puigserver ocupaba el cargo de secretario general técnico (número cuatro en el organigrama) del Ministerio del Interior. Entró en el departamento en febrero de 2012, al poco de ser nombrado ministro Jorge Fernández Díaz, en el primer Gobierno de Mariano Rajoy.

Este alto cargo ganó notoriedad a finales del pasado mes de octubre. Fue el designado por el Ejecutivo de Rajoy para asumir directamente, sobre el terreno, el control del Departamento de Interior del Govern de Cataluña durante la intervención de la Generalitat vía artículo 155 de la Constitución.

De esta forma, Puigserver se trasladó a Cataluña para hacerse cargo de la dirección política de los Mossos d’Esquadra. La intervención del Gobierno de España en el Departamento de Interior fue más intensa que en otros departamentos, porque no sólo cesó al consejero, sino a toda la cadena de mando: secretario general, director general de la Policía... Puigserver se hizo cargo de los Mossos en el plano político, mientras en el operativo Ferran López sustituyó a Josep Lluís Trapero.

El pasado jueves el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se trasladó a Barcelona para celebrar con el consejero de Interior, Miquel Buch, la reunión de la Junta de Seguridad de Cataluña. A Grande-Marlaska le acompañaban la secretaria de Estado de Seguridad, Ana María Botella; la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera; los jefes operativos de la Policía Nacional y la Guardia Civil en Cataluña, Sebastián Trapote y Pedro Garrido... y también Juan Antonio Puigserver, que en el Palau de la Generalitat se le vio en un discreto segundo plano entre la “comitiva” del Ministerio del Interior.

Y es que Puigserver, al menos por el momento, permanece en el organigrama del Ministerio del Interior. Es de los pocos altos cargos del departamento que continúan habiendo sido nombrados en la etapa del PP: aparte de Puigserver, sólo permanecen la directora general de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, Sonia Ramos, y la directora general de Relaciones Internacionales y Extranjería, Elena Garzón.

Juan Antonio Puigserver pasó seis meses volcado en dirigir la parte administrativa de los Mossos d’Esquadra en Cataluña, papel en el que muchos comisarios de la policía catalana y representantes sindicales le reconocieron un trabajo discreto y valorado, que mantuvo la tranquilidad y la continuidad en el cuerpo.

El secretario general técnico del Ministerio del Interior lleva 27 años en la Administración del Estado. En un principio trabajó como abogado del Estado en la Delegación del Gobierno en Cataluña y en un ministerio, pero no alcanzó un cargo superior hasta la llegada del Partido Popular.

Entre 1996 y 2004, los ocho años de Gobierno de José María Aznar, Puigserver fue secretario general técnico de cuarto ministerios: Educación, Administraciones Públicas, Justicia y Sanidad.

Perdió el poder el PP, llegó el PSOE de Zapatero en 2004 y Puigserver siguió en la administración, pero de nuevo como abogado del Estado. Y con el regreso de los populares, con Rajoy, llegó a su actual puesto.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo