Seguridad

Funcionarios de prisiones aceptan los consejos de la exmujer de un yihadista para protegerse de la reciente amenaza islamista

Raquel Alonso ha ofrecido ayuda a los profesionales a través de redes sociales y en tres días ha recibido más de un centenar mensajes

Amenaza recibida y carta de comunicación.
photo_camera Amenaza recibida y carta de comunicación.

El pasado viernes circuló entre funcionarios de prisiones un comunicado interno emitido desde la cárcel de Pamplona en el que se solicitaba a los trabajadores que extremasen precauciones al haber detectado una amenaza islamista. 

“¡Mata a todos los guardias!”, “¡espera a que se vayan a casa y luego mátalos!" o "apuñala a los guardias que trabajan en cualquier prisión", son algunos de los mensajes que se han difundido a través de la revista islamista de carácter radical, Mujahideen in the West. La amenaza se ha publicado en dos idiomas: inglés y castellano.

El mensaje, según Nius, fue detectado por los investigadores de la Brigada de la Guardia Civil, que, posteriormente, facilitaron los datos al Grupo Central de Información y Control Operativo (GCICO).

“Es intolerable" que no se haga nada

Esta situación no ha causado indiferencia en Raquel Alonso, una mujer que estuvo casada con un hombre que se radicalizó durante el matrimonio e intentó hacer lo mismo con sus hijos.

Cuenta su historia en el libro “Casada con el enemigo”, y pronto publicará la segunda parte: “El enemigo sin rostro”. Actualmente es la presidenta de la Asociación contra el Radicalismo Extremista y Ayuda a Víctimas.

Su exmarido fue condenado a ocho años de cárcel por integración en organización terrorista, en concreto, a la célula Brigada Al Ándalus. En un mes y medio saldrá de prisión, aunque estará en libertad vigilada los próximos seis años.

Debido a la amenaza yihadista que han recibido los funcionarios de prisiones, Raquel Alonso ha publicado en sus redes varios mensajes en los que manifestaba que "es intolerable" que no se haga nada ante la situación que están viviendo porque, según ha señalado, las amenazas que dictan los terroristas se cumplen.  

Están desbordados ante tantos mensajes

Por ello, ha comunicado a través de Twitter que, si los funcionarios de prisiones necesitan consejos sobre cómo afrontar la situación y sobre cómo protegerse, pueden ponerse en contacto con ella ya que ha vivido la situación de primera mano.

 

Tres días después de publicar el post, Raquel Alonso ha explicado a Confidencial Digital que desde su asociación están “desbordados” por la cantidad de mensajes que han recibido por parte de los funcionarios de prisiones, que ya son más de un centenar.

Para conseguir esta guía de protección elaborada por la asociación, los interesados tendrán que mandar un correo electrónico solicitándola porque el escrito no va a ser público. De esta forma, se podrán garantizar las medidas de seguridad de los funcionarios. 

 

Según ha explicado Raquel Alonso a ECD, la guía se ha elaborado en dos partes: por un lado, el documento explica el tipo de presos yihadistas que hay en las cárceles españolas, su delito y su condena. La segunda parte del escrito hace referencia a las medidas que deben tomar para autoprotegerse, tanto a ellos mismos como a sus familias.

Este documento se ha elaborado de forma “urgente” y con medidas concretas, pero, con el paso de los días, crearán otro “mucho más desarrollado”, ha relatado Alonso. 

Asimismo, también ha añadido que desde la asociación van a abrir un teléfono de contacto 24 horas para ayudar a los funcionarios de prisiones.

Tensión entre funcionarios de prisiones

Desde la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) han destacado que vuelven a ser objetivo del terrorismo, en este caso, del islámico. Han manifestado que en 1989 también lo fueron por parte de ETA, que les comunicó a través de un escrito que eran uno de sus objetivos. 

Por ello, han pedido al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, respuestas ante las amenazas porque quieren dejar de sentirse “indefensos y abandonados”.

Por lo que quieren que se tomen medidas para salvaguardar su integridad física y su vida, así como información puntual de cualquier situación que les pueda afectar.

Actualmente hay 250 presos yihadistas en las cárceles españolas, una cifra que ha aumentado considerablemente desde 2015, fecha en la que había 118 internos.

Películas, series y documentales de estreno en Netflix España en Junio de 2022

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?