Seguridad

El Gobierno evita responder sobre las multas a “los cayetanos”

No ofrece datos sobre las sanciones impuestas a los manifestantes anti confinamiento de la calle Núñez de Balboa

Protestas de la calle Núñez de Balboa. Foto: Sara Selva
photo_cameraProtestas de la calle Núñez de Balboa. Foto: Sara Selva

Comenzaron a mitad de mayo, cuando el final del Estado de alarma se acercaba las cacerolas de los denominados coloquialmente ‘cayetanos’ salieron a la calle a protestar contra la gestión del Gobierno y a pedir “libertad”. Concretamente a la calle Núñez de Balboa de Madrid, primero, y a partir de ahí se fue extendiendo a otras calles por España. 

A partir de este momento, un despliegue policial de más de una decena de furgones y un helicóptero acudían diariamente al céntrico barrio de Salamanca pero no se conoce cuántas multas se interpusieron esos días.  

El senador de Compromís, Carles Mulet, realizó esta pregunta por escrito al Senado el pasado 19 de mayo y a finales de julio ha recibido una ambigua respuesta. Mulet quería saber “¿Cuántas personas han sido identificadas y/ o sancionadas en las manifestaciones de “cayetanos”?”. 

Según el senador, “la extrema derecha se ha saltado el confinamiento para salir a la calle a protestar contra el Gobierno, sin respetar las distancias” y, por eso, pedía saber por días y ciudades las multas interpuestas. 

Una respuesta evasiva 

El Gobierno no ofreció ningún dato, sino que alegó que  “las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, bajo la dependencia del Gobierno, tienen como misión proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades así como garantizar la seguridad ciudadana, para lo cual se adoptan las medidas necesarias, con pleno respeto a la Constitución Española y el resto del ordenamiento jurídico”. 

Además, en la respuesta se citó la Ley Orgánica de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que establece el cumplimiento de sus funciones con “absoluta neutralidad política e imparcial y, en consecuencia, sin discriminación alguna por razón de raza, religión u opinión”. 

El Gobierno evitó así señalar o distinguir entre multas por lugares.  

Nuñez de Balboa, epicentro de las protestas

Banderas de España en cualquier rincón.  En la vestimenta, en la ropa del perro, en la mascarilla, en el paraguas… cucharas golpeando cacerolas y gritos de “libertad” o “Gobierno dimisión” fueron los inicios de estas protestas durante el Estado de alarma. 

Las fotografías y los vídeos se extendieron por las redes sociales y se compartieron en bucle durante algunas semanas y las caceroladas se extendieron por más ciudades hasta que comenzó la fase 2 en todo el territorio y se diluyeron. 

Sobre actuar o no contra estos manifestantes durante este periodo creció la polémica.  El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, afirmó que las caceroladas eran una “forma pacífica de protesta inaugurada por Unidas Podemos” y el dispositivo desplegado desde la Delegación de Gobierno incluyó más de una decena de vehículos, únicamente en esa calle, y un helicóptero que sobrevolaba la zona. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes