Seguridad

El Gobierno prepara de urgencia kits de análisis toxicológico para mujeres que reciban pinchazos en discotecas

Distribuirá el material en los próximos tres meses entre los médicos forenses para la toma y custodia de muestras que faciliten la condena a los agresores

Fiesta en una discoteca
photo_camera Fiesta en una discoteca

Alarma por el incremento de pinchazos en discotecas. Cataluña, País Vasco, Andalucía y Cantabria han confirmado casos en los últimos días y han alertado a la población sobre lo que está extraña práctica en algunas zonas de ocio. El Gobierno se ha movilizado de urgencia y acelera el desarrollo de kits de análisis toxicológico para mujeres.

Los testimonios de chicas, principalmente, que están reportando y documentando pinchazos en discotecas, no dejan de aumentar en la última semana. Denuncian que alguien les pincha con lo que parece ser una aguja pequeña, por la marca y señal que deja en el cuerpo, en recintos de ocio, discotecas, fiestas en barcos…

Las alarmas han saltado porque, aunque aún no se ha encontrado la sustancia inoculada, los efectos en las chicas son notables. Los síntomas tras el pinchazo varían. Pero la mayoría han reportado que al cabo del tiempo empiezan los mareos y la somnolencia, llegando al desmayo. Algunas de las investigaciones están bajo secreto de sumario, como el caso de una turista francesa que tenía dos pinchazos en un brazo.

También se han reportado casos en los que las extremidades se duermen, y no se puede hablar bien. Algunas personas tienen que volver a vacunarse de hepatitis y otras tomar el tratamiento preventivo del VIH.

Se ha informado de que se está inyectando una sustancia que por ahora es desconocida o, al menos, los profesionales no son capaces de detectar. Y, hasta el momento, sólo se han hallado sustancias en una de las denunciantes. Se trata de una menor que se encontraba en las fiestas del barrio gijonés de Montevil y que, tras las pruebas, dio positivo en MDMA (éxtasis).

Kit de análisis toxicológico

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras del protocolo, atendiendo a lo sucedido el Ejecutivo trabaja de urgencia en el desarrollo de un kit de muestras para análisis toxicológico en casos de sumisión química.

En el Ministerio de Justicia calculan que los packs estarán disponible “en unas semanas” para los profesionales que se encuentran con estos casos en el día a día, y a los que les ha pedido que lo pongan en conocimiento de la autoridad judicial. Esta decisión comporta acelerar los plazos, dada la alarma social, porque se había previsto distribuir este material antes de que acabara el año, según reconocen en el departamento que dirige Pilar Llop.

Se tiene en cuenta que las violaciones bajo sumisión química constituyen uno de los delitos más difíciles de perseguir porque la víctima no suele recordar nada de lo sucedido y los agresores suelen usar sustancias en dosis bajas -o aprovechar las que han tomado las víctimas- cuyo rastro dura poco tiempo, con lo que son difíciles de encontrar si la víctima no denuncia inmediatamente o en los días posteriores.

Una respuesta médico-legal

Otra de las herramientas impulsadas por Justicia es la guía de buenas prácticas ante los casos de sumisión química para abordar la respuesta médico-legal y pericial

 

Este manual contempla recomendaciones, pero también fomenta la coordinación interinstitucional y promueve la recogida de datos y transferencia del conocimiento entre los profesionales.

Toma y custodia de muestras

Las fuentes del Ejecutivo consultadas por ECD recuerdan que se ha lanzado el Protocolo de actuación médico-forense ante la violencia sexual en los Institutos de Medicina Legal y Ciencias Forenses (IMLCF). Se trata de una guía pionera que establece las pautas para la toma y custodia de muestras que pueden ayudar a perseguir a posibles agresores.

Tiene como objetivo establecer pautas de actuación pericial que ayuden a los médicos forenses a actuar de la mejor manera posible ante una víctima que ha sido objeto de una agresión sexual reciente, “implementando una actuación pericial de calidad y estandarizada, respetuosa con la situación de la víctima y que incorpore los avances tecnológicos y ético-legales en la recogida, conservación, envío e investigación de indicios biológicos”.

Destacan que el protocolo se puede poner en marcha incluso aunque la víctima no quiera denunciar, algo que hasta ahora era inviable.

Una de cada tres agresiones sexuales

El Ministerio de Justicia ha contabilizado que de las 3.001 agresiones sexuales constatadas por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF) el año pasado, en 994 se practicaron análisis ante la sospecha de que pudieran haberse cometido con la víctima bajo sumisión química. El resultado dio positivo en el 72% de los casos.

Desde el departamento que dirige Pilar Llop se hacen hincapié en estas cifras y explican que, según los datos que han ido recopilando en los últimos cinco años, la estimación del INTCF es de que “aproximadamente el 33% de las agresiones sexuales pueden ser de este tipo, es decir, una de cada tres”.

Raphael, apoteósico en Starlite

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?