Seguridad

Los Mossos reforzarán aún más el despliegue a partir del lunes 7 por la sentencia del 1-O

Tendrán activados a los antidisturbios de la Brimo siete días seguidos y disponibles 24 horas otros siete. Modifica los horarios de los efectivos de las ARRO y prevé suspender permisos

Mossos controlan a miembros de los CDR.
photo_cameraMossos controlan a miembros de los CDR.

Movilización de los Mossos d’Esquadra ante los días, incluso semanas, venideros por la tensión independentista en las calles que pueden provocar el aniversario del referéndum del 1-O y la publicación de la sentencia del Tribunal Supremo sobre los líderes de la intentona secesionista de 2017.

Tal y como se contó en estas páginas el pasado viernes, la Prefectura de la policía autonómica de Cataluña estaba ultimando los detalles de un refuerzo similar al “Plan Operativo Especial Antiterrorista Agora” de otoño de 2017.

En este caso, se trataría de elevar el nivel del dispositivo “Minerva” que desde hace más de un año contempla una protección especial en juzgados -dispositivo Toga-, sedes de partidos políticos y otros puntos sensibles.

Confidencial Digital ha podido conocer detalles que la dirección de los Mossos -que hoy han conocido la renuncia del director general de la Policía, Andreu Joan Martínez- ha trasladado a representantes sindicales en una reunión celebrada en la tarde de este lunes, víspera del 1 de octubre, para informarles de este dispositivo especial.

Siete días seguidos para la Brimo

Como se adelantó en ECD, el objetivo de los mandos es tener disponible a un número mayor de agentes de lo habitual, para tener más presencia en las calles y también para poder echar mano de más mossos en caso de que sea necesario.

En este sentido, los primeros afectados son los agentes de la Brigada Móvil o Brimo, la unidad antidisturbios del cuerpo (similar a las UIP de la Policía Nacional). Los efectivos de la Brimo, ya en alerta desde hace días, pasarán a trabajar en turnos de siete días seguidos, y tendrán siete de descanso. Sin embargo, estos siete de descanso tendrán que estar localizables en cualquier momento, 24 horas, por si es necesario activarles por una urgencia.

“La semana que trabajan no tendrán horario, 12-14-16 horas, y la semana que fiesta que estarán localizables, les tocará trabajar también”, apuntan fuentes conocedoras del dispositivo.

Arro, más movilizados tras el lunes 7

Tras la Brimo, los siguientes en ser movilizados son los agentes de Arro (Áreas Regionales de Recursos Operativos), similares a las Unidades de Prevención y Reacción de la Policía Nacional. Las Arro también tienen funciones de orden público, como la Brimo, y están distribuidas por toda Cataluña mientras que la Brimo está más centralizada.

En su caso, los agentes de las Arro van a ser movilizados pero con especial afectación a partir del 7 de octubre. Para este martes 1 se prevén manifestaciones en las calles en toda Cataluña, pero el mayor grado de tensión callejera por parte del independentismo se espera a partir de que se conozca la sentencia del Supremo por el 1-O, en una fecha indeterminada pero previsiblemente alrededor de mediados de octubre.

De hecho, para el viernes 11 ya hay un preaviso de huelga general en Cataluña por parte del sindicato independentista Intersindical-CSC.

Con esa previsión trabaja la Prefectura de los Mossos d’Esquadra, que ha adelantado que desde el lunes 7 todos los agentes de Arro cambien sus turnos y horarios: pasarán a trabajar cuatro días seguidos, con un descanso de dos días por medio. Las jornadas de los días de trabajo pueden llegar a las 12 horas.

Será un diseño similar, en este caso, al del “Plan Ágora” del otoño de 2017.

Desde el Sindicat Autònom de Policia (SAP) han denunciado ante los mandos que los mossos de estas unidades Arro están pensando seriamente en “plantarse” ante este régimen de horarios y turnos especial. Aseguran haber recibido un alud de mensajes de agentes que, al conocer sus condiciones en las próximas semanas, las hen trasladado su hartazgo por tener que sufrir de nuevo las consecuencias de otro “otoño caliente” por el proceso independentista.

Información, GEI, Tedax...

Por el momento, el escenario actual no contempla modificar los horarios de las Unidades de Seguridad Ciudadana (USC), es decir, los agentes que patrullan las calles, y que suponen el grueso del cuerpo.

Sin embargo, cabe apuntar que la dirección de los Mossos contempla distintos escenarios de creciente necesidad de efectivos, por lo que puede ir tomando decisiones que cambien el despliegue.

Siempre “en función de los acontecimientos” se prevé limitar permisos, días de asuntos personales, permisos por guardias no presenciales... en muchas otras unidades más allá de Brimo y Arro, los especialistas en orden público y respuesta a disturbios.

Por ejemplo, en este escenario se cancelarían permisos a los efectivos de la Comisaría General de Información (la encargada de seguimientos y de recabar datos de grupos radicales).

Lo mismo se haría con los mossos dependientes de la Comisaría General de Recursos Operativos, de la que depende la Brimo, pero también el Área de Desactivación de Artefactos Explosivos Tedax-NRBQ; el Área Central de Apoyo Operativo, que engloba a la Unidad Canina, los especialistas en Subsuelo, los medios aéreos, los especialistas en medio acuático...; así como el Área del Grupo Especial de Intervención, el GEI, es decir, la unidad de élite homóloga al GEO de la Policía Nacional.

También estarían afectados por la anulación de permisos la Comisaría General de Movilidad, que incluye a los agentes de Tráfico y a los que se encargan de la Seguridad Aeroportuaria; la Comisaría Técnica, las Salas de Coordinación y Mediación...

“En caso extremo...”

En un cuarto escenario, de nuevo “en función de la evolución de los acontecimientos”, los Mossos suspenderían licencias por estudio a los efectivos que están ahora en el Institut de Seguretat Pública de Catalunya, y que pertenecen a las unidades antes citadas.

“En caso de que sea necesario y mediante una nueva resolución del Director General de la Policía”, se contempla en el quinto escenario, se ampliaría la limitación de permisos y libranzas al resto de unidades.

Y por último, “en caso extremo” se planificarían cambios de cuadrantes para los efectivos con un horario especial flexible.

Es decir, hasta los escenarios más extremos no se prevé movilizar a las Unidades de Seguridad Ciudadana, en principio, que es lo que sí se hizo con el Plan Ágora de 2017.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?