Seguridad

Recién salidos de la Academia de Ávila

Los 500 nuevos policías nacionales destinados en Cataluña se han quedado sin recibimiento

La Jefatura Superior organizaba cada año un acto de bienvenida en Barcelona, que este año no se ha celebrado ni se celebrará

La Policía Nacional se refuerza en Cataluña. De los agentes salidos de la academia de Ávila, más de 500 han sido destinados a esta comunidad autónoma, donde las carencias de efectivos eran especialmente graves.

Durante el pasado otoño, la presión de los independentistas contra la Policía Nacional y la Guardia Civil alcanzó cotas máximas. Por un lado, hubo gestos de rechazo y concentraciones para expulsar a los agentes enviados desde el resto de España y que pernoctaban en hoteles.

Por otro, los agentes de las Fuerzas de Seguridad que viven en Cataluña también empezaron a mostrarse inquietos, por algunos casos de acoso personal a sus hijos, de rechazo en sus ambientes cotidianos por parte de los independentistas...

Todo ello vino a agudizar un problema que ya es crónico, y que también viene provocado por la carestía de los precios en Cataluña: que muchos agentes de la Policía Nacional piden el traslado a otras zonas de España.

Tal y como se contó en estas páginas, para paliar estos traslados la Dirección General de Policía tenía decidido enviar a Cataluña a una buena parte de los agentes recién salidos de la academia de la Policía, que se encuentra en Ávila.

Según le cuentan al Confidencial Digital fuentes del cuerpo, el reparto de estos nuevos efectivos ya se ha producido, y de hecho ya han llegado a Cataluña los destinados a esta comunidad autónoma, que junto a Madrid y algunas regiones costeras, absorbe el grueso del total.

A Cataluña han llegado 567 nuevos agentes, de los que 210 van a estar destinados en Barcelona capital. Pero ha habido un cambio respecto a años anteriores, de acuerdo con las fuentes consultadas.

Un acto de bienvenida en la Jefatura

A diferencia de años anteriores, en esta ocasión ni se ha celebrado -ni está ya previsto que se celebre- un acto solemne de recepción en la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, situada en Barcelona.

Entre la plantilla de la Policía Nacional en Cataluña relacionan este cambio con el ambiente político enrarecido por la tensión independentista, que ha provocado que los independentistas se la tengan jurada a las Fuerzas de Seguridad estatales.

En años anteriores se celebraba este acto protocolario en el que participaba el comisario jefe superior de Policía en Cataluña y al que incluso se invitaba al director general de Policía, que acudí a algunas “bienvenidas” de agentes a sus nuevos destinos.

Sin embargo, este año se ha decidido no celebrar ese acto, e incluso las fuentes consultadas apuntan a que el comisario Trapote, el jefe superior, se ha marchado ya de vacaciones.

Refuerzos en El Prat y en edificios oficiales

De esos 567 agentes, alrededor de 90 policías se van a ubicar en la Brigada de Seguridad y Protección, de los cuales unos 16 harán labores de escolta.

Un contingente importante de 170 nuevos policías nacionales irán destinados al Aeropuerto de El Prat. Así darán “respiro” a las comisarías de la Policía Nacional en municipios como Sabadell, Cornellá, L’Hospitalet de Llobregat, que mandaban agentes al aeropuerto para reforzar la seguridad en esta infraestructura.

Del resto, la mayoría de nuevos agentes se dedicarán a prestar servicio en edificios del Estado y de la Policía Nacional en Cataluña. Allí estaban hasta ahora dando protección algunos efectivos de Policía Judicial y de la Brigada de Información, que podrán volver a sus funciones. Además, continúan los relevos de algunos grupos de Unidades de Intervención Policial (UIP, antidisturbios) que llegan del resto de España para reforzar la presencia policial.