Seguridad

Un Sindicato exige la entrega de las pistolas Táser a la Policía

Tras 15 meses de retraso adquiridas por el Cuerpo

Dispositivo Táser.
photo_camera Dispositivo Táser.

Los 600 dispositivos Táser programadas para ser entregadas al cuerpo de la Policía Nacional hace 15 meses, se encuentran en desuso en un almacén. Esta exigencia por parte del SUP, además de la demora, es debido a diversos altercados que se han acometido en las provincias de Zaragoza y Córdoba, los cuales podrían haberse remediado y minimizado en daños de haber tenido en su poder este tipo de dispositivos.

El Sindicato Unificado de la Policía (SUP) ha reclamado a la Dirección General de la Policía (DGP) la entrega de los dispositivos Táser a sus agentes. El SUP quiere saber si la demora está relacionada con el rechazo de socios del Gobierno de Pedro Sánchez y de esta forma tuviera un trasfondo político. «Han pasado 15 meses, las Taser siguen cogiendo polvo en un almacén y no se ha formado en el uso del nuevo armamento a los policías de Seguridad Ciudadana que son los que más lo necesitan» denuncia el SUP. A lo que añade: «Mientras otros cuerpos policiales de España disponen sin problema de los medios eléctricos de control, 600 dispositivos de los llamados Taser adquiridos para la Policía Nacional duermen en un almacén. Tampoco se ha formado en el uso de los dispositivos a los policías que más lo necesitan» asegurando que se trata de una discriminación del cuerpo ya que en otras autonomías o localidades disponen de este tipo de arma.

Recalcan en su comunicado al Ministerio de Interior que «explique si es cierto que el retraso en la entrega tiene un trasfondo político relacionado con el rechazo de sus socios de Gobierno a cualquier mejora para la Policía Nacional».

Fue en octubre de 2020 cuando la DGP anunció a ‘bombo y platillo’ la compra y reparto inmediato de los primeros cientos de dispositivos eléctricos de control, las llamadas “pistolas Taser”. Entonces, la DGP se vanagloriaba de que “en noviembre de 2020 se formarían a 66 agentes para que desempeñaran las tareas de instructores al objeto de distribuir cuanto antes los dispositivos”. Tras 15 meses de espera, los agentes siguen sin tener formación sobre el nuevo armamento y las pistolas siguen sin ser entregadas a los mismos.

 

Almeida recalca la “necesidad” de recordar el Holocausto para que “no vuelva a suceder”

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable