Body Shaming, ¿qué es y cómo afecta?.
photo_camera Body Shaming, ¿qué es y cómo afecta?.

Tendencias

Body Shaming, ¿qué es y cómo afecta?

Recurrir a profesionales, como un psicólogo online Buencoco, es una buena idea

Hay situaciones que llevan mucho tiempo presentes en la sociedad y que, hasta ahora, no habían recibido un nombre técnico. La crítica hacia otra persona por cuestión de talla, forma o apariencia de su cuerpo es, lamentablemente, una de ellas. Ahora este concepto tiene su acepción en inglés, el ‘Body Shaming’. Si bien no hay una traducción oficial al castellano, su uso se ha generalizado en nuestra sociedad y una amplia mayoría lo entienden y comprenden. El reto ahora es buscar caminos para erradicarlo, así como para ayudar a quienes sufren este desprecio. Recurrir a profesionales, como un psicólogo online Buencoco, es una buena idea, pues ellos tienen las herramientas y los conocimientos adecuados para conducir la situación por el camino correcto.

El ‘Body Shaming’ tiene muchas apreciaciones y situaciones, ya que la discrimación o el rechazo de una persona por su físico puede producirse en diferentes contextos. El peso de una persona, ya sea alto o bajo, es, en ocasiones, motivo de burla por parte de terceros. Expresiones como “estás muy delgada” o “has cogido unos kilos de más” son reflejo de una situación de estas características y, aunque en ocasiones la persona que envía este mensaje no es consciente de ello, está desarrollando un tipo de violencia que puede tener graves consecuencias en el receptor. Hacer alusión a la belleza de una persona, generalmente cuando se utilizan expresiones del tipo “es muy feo” o “vaya nariz que tiene” es otra forma de discriminación. 

¿Por qué se produce el ‘Body Shaming’?

Hay personas malvadas que quieren hacer daño y utilizan estas expresiones con dicho fin. Los roles sociales que se han establecido tradicionalmente en nuestra sociedad o los valores que una persona recibe desde pequeño en su casa son factores decisivos sobre esta situación. Generalmente, se ha relacionado el canon de belleza de las mujeres con cuerpos delgados y curvas voluminosas. En el sexo masculino, los chicos tienen que ser fuertes y deportistas. A la consolidación de estos perfiles perfectos se suma el cómo la sociedad los asimila, hasta el punto de señalar a aquellas personas cuyos cuerpos se escapan de estas características. 

Consecuencias psicológicas

La discriminación por cuestión estética es un método de violencia que tiene, al igual que otras acusaciones agresivas, una consecuencia psicológica sobre la persona afectada. Consciente de que es señalada y cuestionada por su físico, puede sufrir graves trastornos que desembocan, en el caso más extremo, en el suicidio. La primera sensación experimentada es la de vergüenza y humillación, y esto puede tener muchas salidas. Por un lado, hay perfiles que tratan de cambiar radicalmente su físico, pese a que este podría estar en los parámetros médicos ideales, con una dieta extrema y agresiva que afecta directamente a su organismo. Muchas personas en esta situación entran en una espiral que las lleva a tener una imagen distorsionada de sí mismas, fruto de las críticas y el señalamiento de otros por motivos físicos. 

A nivel psicológico, el siguiente paso es el de la ansiedad. El hombre o mujer que sufre esta exclusión tiende a sufrir brotes de estrés y angustia, que pueden traducirse en un tratamiento con medicamentos o en una hospitalización. La mayoría de ellos requieren la revisión de un médico especialista para encontrar una solución. En un alto porcentaje de los casos, la persona ve reducido notablemente su nivel de autoestima. No es fácil ver cómo un grupo de gente te señala por tu físico y quien no consigue evadirse de estas críticas, puede caer en un punto de desafección personal que desemboca en un punto todavía más grave. Es la depresión, un trastorno cuya curación requiere de un tratamiento especializado durante un tiempo prolongado.  

Cómo afrontarlo

El ‘Body shaming’ es la crítica por la forma y apariencia del cuerpo, si bien no implica necesariamente que tenga una consecuencia negativa sobre la persona que la sufre. Hay gente que ha sido capaz de afrontar esta situación sin que le haya supuesto un problema. Es evidente, en cualquier caso, que es un momento desagradable y que ninguna persona merece sufrir. La comparación con otras personas no es una buena idea, en ningún caso, así que hay que evitarlo. Cada uno tiene su situación personal y estilo de vida, y todas son respetables. Lo recomendable es centrarse en uno mismo y disfrutar del propio camino. Alejarse de los remitentes de un mensaje de este tipo es otra buena idea para afrontar, ya que es un grupo de público que no aporta nada positivo. 

La denuncia del ‘Body Shaming’ es otra acción necesaria, tanto por quien lo sufre como por quien lo ve en terceras personas. Solo así se puede señalar a quienes lo llevan a cabo, para que entiendan que su actitud es muy negativa. La defensa, por parte de la víctima o de una persona externa, es muy útil; consiste en trasladar que esos comentarios son despectivos y pueden hacer daño. 

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable