Cigarrillo electrónico
photo_camera Cigarrillo electrónico

Tendencias

Continúa el debate sobre la idoneidad del cigarrillo electrónico

¿Son el tabaco y el cigarrillo electrónico agentes impulsores del coronavirus?

El cigarrillo electrónico o vapeador es un dispositivo que lleva años de tendencia. Tras las normas más restrictivas impuestas al tabaco a inicios de la década de 2010, este producto ganó mucho interés y una muestra de ello fue la cantidad de tiendas y negocios que se abrieron en multitud de ciudades españolas.

Tras 2014, el sector redujo su presencia, pero nuevamente a partir de 2015, la industria ha sabido rehacerse un hueco en el mercado y año tras año crecen el número de usuarios de estos dispositivos.

Sin embargo, lo que nunca cambia parece ser el debate sobre la idoneidad de estos productos y si son mejores o no que el cigarrillo tradicional. La comunidad médica sigue enfrascada en un tema de discusión en el que no es fácil posicionarse, pues existen argumentos científicos que avalan tanto una posición como la otra.

El vídeo del día

IAG pierde 6.923 millones en 2020 frente a beneficios de 2019 por el Covid

Y a todo esto se suma la pandemia del coronavirus. Sobre este tema, no se ha evidenciado científicamente si el humo del tabaco es un vehículo transmisor del virus, pero de lo que no cabe duda alguna es que la transmisión de aerosoles sí aumenta la expansión.

¿Son el tabaco y el cigarrillo electrónico agentes impulsores del coronavirus?

Francisco José Roig Vázquez, médico adjunto del servicio de Neumología del Hospital 12 de Octubre, señala que no existen estudios que comparen si el aire exhalado de un fumador tiene carga viral como para contagiar, comparado con otro enfermo Covid-19 que no esté fumando. No existe, por tanto, una certeza de que el humo del tabaco sea un vehículo transmidor.

No obstante, sí hay estudios similares que confirman contagios de otros virus, como el de la gripe, a través del humo del tabaco. Esta prueba, unido a la imposibilidad de mantener la distancia entre fumadores, ha obligado a muchas administraciones a impedir este hábito en terrazas siempre que no sea posible estar suficientemente separados de otras personas.

Para muchos fumadores, como ya ocurrió con la ley anti-tabaco, esto ha sido considerado como una invasión hacia su libertad individual. Por fortuna, la mayoría de ellos han aceptado de buena gana estas restricciones amparándose en la necesidad de proteger la salud pública.

Por otra parte, fumar o vapear se asocia con más tos y expectoración, lo que puede facilitar la propagación de virus. Además, la exposición, directa o pasiva, al humo de tabaco puede inflamar las vías respiratorias y ser un factor de riesgo para el Covid-19.

En este sentido, el humo de los cigarrillos electrónicos es más limpio, menos dañino, lo que lleva a muchos expertos a preferirlo sobre el tabaco y proponerlo como posible terapia para abandonar el tabaquismo.

El tiempo

(pulsar sobre el mapa para ver el tiempo de hoy)

“No smoke summit”, una propuesta internacional para hacer frente al tabaco

El congreso “No smoke summit”, celebrado en Grecia en su tercera edición, ha contado en esta ocasión con la participación de médicos de 26 países. El objetivo de la cita es promover políticas de salud pública encaminadas a reducir el daño que genera el tabaco.

Una de las principales propuestas es darle difusión a los productos de reducción del daño, como cigarrillos electrónicos, tabaco calentado o productos orales con nicotina y conseguir que sean considerados como menos dañinos que el cigarrillo convencional en los diferentes Sistemas Nacionales de Salud.

En algunos países, como Reino Unido o Suecia, esto ya ocurre. En España, importantes figuras de la sanidad, como es el caso del Doctor Fernández Bueno, cirujano oncológico en el Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla de Madrid, apuestan por incluir los cigarrillos electrónicos como una tercera vía para abandonar el tabaquismo.

A juicio de Fernández Bueno, es importante seguir aportando claridad sobre los nuevos productos de reducción del daño, como el tabaco calentado o los cigarrillos electrónicos, y establecer claras diferencias entre estos y el tabaco tradicional.

En internet podemos encontrar numerosa información acerca de estos productos y muchas empresas del sector ofrecen el que puede ser el mejor vapeador para ti, pero la clave es saber hacer un buen uso de este hábito y comprender que puede resultar menos peligroso que el tabaco, pero hay que comprender los riesgos que conlleva.

Vapear, un hábito que comporta también sus riesgos

La comunidad médica y científica se enfrenta a un debate muy marcado desde hace años. A pesar de que existen importantes figuras que defienden que el vapeo es una alternativa menos dañina al tabaco y que puede resultar positiva acompañada de otras, la realidad es que la expansión del negocio también puede generar problemas asociados.

En esta plataforma de reducción de daño por tabaquismo se introducen en este tema en profundidad y estudian diferentes vías para actuar frente a la lacra del tabaco, que es un hábito impulsor de numerosas enfermedades.

El riesgo de los cigarrillos electrónicos es que su uso sirva como puerta de entrada hacia el tabaquismo, especialmente entre la población más joven. Ahí debe entrar en juego una potente legislación que impida su consumo a los menores de edad, como ya ocurre en muchos países.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?