El fosfenismo y la historia
photo_cameraEl fosfenismo y la historia

Tendencias

El Fosfenismo en la Historia

¿Por qué un fulgor de luz termina resultando tan interesante? Hay cuestiones que son difíciles de responder pero que sin embargo tienen bastantes denominadores históricos comunes

Utilizar nuestros ojos para algo más que para ver, es una de las bases del Fosfenismo. Se entiende como fosfenismo, una serie de técnicas, denominadas como técnicas fosfénicas, que fueron descubiertas por el doctor Francis Lefebure y que se fundamentan en las repercusiones que la luz tiene en nuestro cerebro generando energía cerebral. De hecho, su gran descubrimiento fue explicar cómo convertir la energía luminosa en mejora cognitiva y equilibrio emocional. De esta forma, los fosfenos, son las manifestaciones de la energía procedente de la luz que se convierte en actividad cerebral.

Pese a que estemos ante unas técnicas que puedan parecer nuevas, es evidente que han sido utilizadas a lo largo de la historia y que son de suma importancia, y es que siempre en donde ha habido luz, el fosfeno ha estado ahí. Son muchas las culturas, los ritos o las religiones que han utilizado el fosfenismo, por ejemplo, la luz a modo de representación se ha comparado con la misma divinidad, es el caso entre miles, de unos rayos luminosos que descienden desde el cielo.

El fosfenismo y la cultura

La luz exterior que produce el fosfeno, que es una luz interior, ha quedado plasmada en la historia a lo largo de diferentes obras de arte, como por ejemplo en cuadros que evocan el éxtasis, en donde los rayos y haces de luz tienen una importancia especial; en estos lienzos fácilmente se puede observar que el autor busca algo más detrás de la luz natural, quizás la evocación del mismo fosfeno.

Por otro lado, todos los cultos y religiones han rendido tributo al sol. Todos ellos han utilizado el fosfenismo tal vez sin saberlo, pero siempre con la certeza de que los efectos de la observación fija de la luz eran positivos. Esto se ponía de manifiesto a través del propio fosfeno, una sustancia que anda a medio camino entre la materia y el pensamiento, pero cuya incidencia sobre el cerebro supone una muestra clara de cómo éste evoluciona favorablemente cuando aquel está presente. La mejora es tanto física como emocional y sutil.

Diferentes apreciaciones del fosfenismo

Pese a que el principio del fosfenismo, es la asimilación de la luz, esta puede provenir de diferentes fuentes. El fosfenismo utiliza una lámparas fosfénicas especiales que reproducen la luz solar. Han sido muchas las culturas que han desarrollado estas técnicas de formas diferentes; en Persia, se observaba el fuego mientras se llevaban a cabo los rezos, los egipcios y los romanos, directamente practicaban el culto al fuego, es decir, hacían fosfenos. No es de extrañar puesto que, a pesar del paso de los años, a día de hoy, observar el fuego sigue siendo un ejercicio de relajación y concentración apreciado por todo el mundo de forma natural.

En definitiva, básicamente lo que el fosfenismo trata de explicar es lo que sucede en nuestro cerebro cuando nos encontramos ante esta exposición a la luz, ¿por qué nos quedamos embobados mirando el fuego? ¿Por qué un fulgor de luz termina resultando tan interesante? Hay cuestiones que son difíciles de responder pero que sin embargo tienen bastantes denominadores históricos comunes, la luz. El fosfenismo nos explica cuales son. Mientras tanto, se seguirá estudiando el efecto que tiene dicha luz sobre el cerebro, tratando de arrojar un poco de luz, nunca mejor dicho, sobre el asunto.

Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?