Pocería
photo_cameraPocería

Tendencias

¿Qué es la Pocería sin zanja?

Pocería sin zanja: Cómo funciona

La pocería sin zanja es el método que tiene como objetivo reparar o rehabilitar tuberías, alcantarillados, acueductos, redes eléctricas, de comunicaciones, de gas natural ó redes de saneamiento de agua sin necesidad de abrir una zanja.

Esta técnica es altamente precisa y se lleva a cabo por profesionales especializados y con experiencia.

 Actualmente es muy popular la ejecución de la pocería sin zanja en grandes núcleos urbanos u otras ciudades de España, donde los mejores poceros en Madrid aplican procedimientos que les permiten solventar incidencias sin el corte de calles o carreteras.

Pero ¿cómo es posible realizar una reparación de tuberías sin obras? Para ello es imprescindible disponer de equipos tecnológicos especializados. A continuación detallamos cómo se consigue hacer este tipo de reparaciones y qué tecnologías aplican para ello los profesionales.

Pocería sin zanja: Cómo funciona

Lo que antes era impensable cuando surgía una avería en redes de saneamiento, ahora es una realidad gracias a las nuevas tecnologías.

Hoy en día, la pocería sin zanja cuenta con una solución tecnológica adaptada a cada tipo de problema. Para ello, además de aplicar instrumentos y mecanismos de última generación, es necesario la experiencia y pericia de un profesional que sepa aplicar el método más adecuado para cada incidencia.

En el caso de las averías por obstaculización, los temidos atascos de tuberías, se utiliza un robot fresador. Este elimina el material u objeto que impide el flujo normal de la tubería, restableciendo así su capacidad hidráulica y funcionalidad.

Para el análisis y chequeo del estado de las tuberías se hace uso de una cámara CCTV. Gracias a esta se puede inspeccionar la red de saneamiento desde el interior y localizar el tipo de avería. Con las imágenes obtenidas se puede comprobar si hay algún tipo de daño o rotura en la tubería y posicionar con exactitud el punto a reparar.

La reparación o rehabilitación de tuberías dañadas se puede hacer sin necesidad de obra gracias a la pocería sin zanja. Para ello se aplica la solución más conveniente según el informe elaborado en la inspección previa.

Una de las técnicas más exitosas es el “encamisado de la tubería”. Este método requiere la utilización de una manga de fibra de vidrio impregnada de resina Epoxi.

El proceso consiste en introducir la manga impregnada de resina en el interior de la tubería que vamos a reparar, y posteriormente gracias a la aplicación de calor, se endurece hasta construir una nueva tubería dentro de la antigua, totalmente estanca y sin juntas.

El endurecimiento de la manga se puede realizar con dos sistemas de curado:

Aplicación de rayos Ultravioleta: Conocido como Sistema UVA Power Light. Es el método más indicado para curar tuberías de grandes diámetros y longitudes.

Mediante la aplicación de agua caliente: Este curado de la manga de fibra de vidrio se utiliza en tuberías de menor diámetro y es igual de efectivo que el anterior.

Mediante la aplicación de luz LED. Este sistema es igual de rápido que el de rayos UVA, pero está indicado para pequeños diámetros y longitudes.

Así, sin necesidad de aperturas de zanja y sin apenas molestias, se construye una nueva tubería dentro de la deteriorada, totalmente estanca y sin juntas.

Este procedimiento de rehabilitación de tuberías es uno de los más solicitados en la pocería sin zanja por su efectividad, rapidez, limpieza y comodidad.

Ventajas de la pocería sin zanja

Los beneficios de realizar reparaciones de tuberías sin abrir zanjas u obras son muy numerosas. Las principales son:

La principal ventaja de la pocería sin zanja es que evita excavar el pavimento, calles, suelos o lugares de uso común.

Esta reparación además de más cómoda para los usuarios y el tráfico, es de gran calidad ya que la nueva tubería carece de juntas y por tanto es totalmente estanca y su durabilidad es superior a cualquier otro material del mercado.

La velocidad de reparación es mayor ya que no requiere obras. Esto a su vez supone un ahorro en los costes de la avería.

Es una técnica respetuosa con el medioambiente que no aplica agentes contaminantes.

Todos estos beneficios posicionan a la técnica de pocería sin zanja como la mejor solución para la reparación o rehabilitación de tuberías y redes de saneamiento.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?