Vivir

Las multas por no llevar mascarilla suben de 100 a 300 euros en los pueblos en fiestas

Una nueva normativa del Gobierno a los ayuntamientos sobre Covid-19 autoriza que los policías municipales entren en domicilios donde se reúnan sin permiso más de 50 personas

Banderas españolas y catalanas en las fiestas de Gimenells i el Pla de la Font.
photo_cameraBanderas españolas y catalanas en las fiestas de Gimenells i el Pla de la Font.

El verano es una de las épocas del año en las que se acumula mayor cantidad de fiestas locales en los distintos pueblos de España. Y este fin de semana, con la festividad del 15 de agosto, se multiplican especialmente. Por eso, los ayuntamientos han recibido instrucciones del Gobierno para endurecer las medidas con el fin de prevenir contagios por esas celebraciones.

El vídeo del día

Garriga (Vox) justifica la moción como “un deber nacional”.

Los continuos rebrotes de coronavirus que se suceden por todo el territorio nacional ya han obligado a suspender un gran número de festividades, y, si las cifras de incidencia no descienden en algunos territorios, conducirá inevitablemente a la cancelación de muchas más en los próximos días.

Uso de mascarilla en fiestas populares

Tal y cómo se contó en ECD hace unas semanas, la mayoría de las autonomías requieren ya que la mascarilla se utilice también en bares y restaurantes, excepto si se está comiendo o bebiendo, a lo que ahora se ha sumado la prohibición de fumar en algunos territorios, como Galicia y Canarias.

Pero, como no todo el mundo respeta la distancia de seguridad ni el uso de la mascarilla -muchos la llevan en el cuello o por debajo de la nariz- el repunte de los contagios por todo el país ha llevado a varias comunidades, a instancias del Gobierno, a exigir a los ayuntamientos que endurezcan las medidas de prevención en sus “no fiestas” de este año.

Se elevan las multas por incumplimiento

Hasta ahora, la mayoría de poblaciones habían transmitido a los policías municipales que reforzasen la vigilancia para imponer el uso obligatorio de la mascarilla en lugares de ocio especialmente concurridos, con multas de 100 euros por incumplimiento. 

Es también la cantidad que se estableció en el decreto de “nueva normalidad” aprobado por el Gobierno central tras levantarse el estado de alarma el pasado 21 de junio.

Sin embargo, de cara a las fiestas patronales de los próximos días, Confidencial Digital ha podido confirmar que la instrucción que han remitido la mayoría de las autonomías a los municipios es que eleven las sanciones por no llevar mascarilla, triplicando en algunos casos la cuantía de las multas y estableciendo un mínimo de 300 euros.

La orden llega a contemplar sanciones de hasta 600 euros, pero siempre después de apelar a la pedagogía y la voluntad del ciudadano, y solo cuando éste se niegue reiteradamente a cumplir las instrucciones policiales, lo que conllevaría desobediencia y permitiría la multa por la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana.

No puede haber ahora “días de gracia”

Transcurridas varias semanas desde que se impuso la mascarilla obligatoria en toda España, la vuelta de tuerca aplicada ahora por varias comunidades ha conducido de inmediato a elevar las sanciones en caso de incumplimiento.

Los agentes de la autoridad concedieron al principio unos “días de gracia” hasta que el conjunto de la población tuviera conocimiento de la nueva normativa.

Las policías locales han recibido ahora instrucciones de reducir tanto las advertencias como los requerimientos, y de aumentar el número de denuncias a aquellos que pretendan alegar desconocimiento de la norma o se muestren insolidarios en su uso. 

Entrar en domicilios por reuniones sin permiso

Por si esto fuera poco, los ayuntamientos han recibido una instrucción por parte de la mayoría de las comunidades autónomas, dirigida especialmente a los municipios que estos días tienen prevista la celebración de sus fiestas patronales

Ante la previsión de que entidades privadas organicen cualquier tipo de actos, y con el fin de evitar contagios por ese motivo, las administraciones autonómicas han determinado, tras la recomendación del Ministerio de Sanidad en el Consejo Interterritorial de Salud, que todos los actos en los que se concentren a medio centenar de personas deben ser comunicados al ayuntamiento

Y los consistorios tendrán la capacidad de ordenar el desalojo o de cerrar los establecimientos en los que se reúnan grupos de 50 personas si antes no han notificado que se va a realizar el encuentro. 

Incluso, se autoriza que los policías municipales entren, con autorización judicial, en domicilios privados donde se reúnan sin permiso más de 50 personas. 

También faculta a la administración local para aprobar o denegar los eventos en los que se confirme que van a asistir más de 150 personas.

Estas medidas se toman, explican a ECD en varios ayuntamientos, para prevenir aglomeraciones durante los días grandes de unas fiestas patronales que este año no podrán llevarse a cabo con normalidad debido a la pandemia.

Pese a ello, se prevé que haya grandes encuentros de amigos y de familias para no perder la tradición, y por ello se ha establecido un dispositivo de seguridad en la mayoría de poblaciones que celebrarían sus festejos, para evitar concentraciones en la vía pública.

“Situaciones escandalosas de aglomeraciones”

Se tiene en cuenta que en la vía pública se dan en ocasiones “situaciones escandalosas de aglomeraciones que pueden favorecer el contagio”. La Policía centrará las sanciones en el comportamiento de esos infractores sin protección alguna, especialmente durante los próximos días de fiesta.

No se pasa por alto que hasta ahora el concepto de “no poder mantener la distancia de seguridad”, que se había fijado como el criterio para que la mascarilla fuera obligatoria en el espacio público, “a veces podía ser subjetivo”, reconocen varios policías locales.

Unas dudas que ahora ya no surgen porque es de uso obligado aunque se cumpla la distancia de seguridad.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes