Confidencialmente
José Apezarena
José Apezarena Editor de Confidencial Digital

Blog

Debate electoral a cara de perro en televisión

Debate electoral en TVE.
photo_camera Debate electoral en TVE.

El lunes se celebrará el único debate electoral televisado de esta campaña, con participación de los líderes de los cinco principales partidos, Pedro Sánchez, Pablo Casado, Albert Rivera, Pablo Iglesias y Santiago Abascal.

La novedad, respecto a lo que se vivió en vísperas de las elecciones del pasado 28 de abril, es la presencia del líder de Vox, que comparece después del éxito que cosechó con su visita a El Hormiguero.

Suele decirse que en los debates electorales hay poco ganar pero mucho que perder. Que son más los riesgos que se corren que las posibilidades de obtener alguna ventaja.

En esta ocasión, la cita con las cámaras reviste especial importancia, porque el panorama electoral se muestra muy variable, incluso voluble. Al menos según el veredicto de las encuestas, que igual pronostican una debacle socialista con 120 diputados (es lo que anunciaban las que se publicaron este fin de semana) que le adjudican los 150 que acaba de anotar el CIS.

Por lo mismo que el voto es difuso, y que se vienen produciendo trasvases impensables, por ejemplo de personas que han pasado de apoyar a Podemos a hacerlo a Vox, y que existen efectos por ahora subterráneos, sin aflorar, como el veredicto a la exhumación de Franco, sin olvidar las malas noticias de la economía, teniendo en cuenta todo ello, el debate del lunes va a resultar crucial para varios de los invitados.

A lo que se añade que los analistas coinciden en afirmar que una parte notable de los ciudadanos va a decantar el sentido de su voto la última semana. Incluso en el último minuto.

Y ni siquiera la abstención está clara. Si, hace un mes, el 50% de los españoles afirmaban que se abstendrían, los últimos estudios concluyen que la cifra quedará en el entorno del 35%, es decir, en parámetros semejantes a otras citas con las urnas.

Así que los contendientes se van a jugar mucho en cómo se comportan durante el encuentro televisado del lunes. Y hay que suponer que más de uno querrá ir a por todas.

Puede, por ello, convertirse en un debate a cara de perro. Aunque todos deberán extremar el cuidado y medir bien los ataques, porque es sabido que las ofensivas desmedidas pueden volverse en contra del agresor.

Basta recordar el error cometido por Miguel Sebastián, candidato socialista a la alcaldía de Madrid, cuando, en el cara a cara con Alberto Ruiz Gallardón, exhibió la fotografía de una colaboradora del candidato popular.

El debate puede resultar decisivo, finalmente, porque lo van a seguir con especial atención sobre todo los que dudan, aquellos que aún no han decidido qué van a hacer. Aquellos que se mantienen a la espera de un último impulso de última hora para inclinarse por un partido o por otro.

[email protected]

En Twitter @JoseApezarena

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?