Confidencialmente
José Apezarena Editor de Confidencial Digital

Blog

“Lo llaman democracia y no lo es”

Disturbios durante las protestas de 'Rodea el Congreso'.
photo_camera Disturbios durante las protestas de 'Rodea el Congreso'.

Perderíamos una ocasión única, si no analizáramos despacio y no sacáramos conclusiones, enseñanzas domésticas, a lo ocurrido con el asalto al Capitolio, en los Estados Unidos.

Además de otros argumentos, detrás de incidente tan grave aparece el fenómeno de los populismos, al que ya me referido anteriormente y destacado el peligro que suponen.

En alguna de mis participaciones en el programa de TVE Las Cosas Claras, que dirige y presenta Jesús Cintora, uno de los contertulios insistía en la amenaza de los “populismos de extrema derecha”.

Lo repetía tanto, que me animé a precisar que hay populismos en la ultraderecha y en la extrema izquierda. Porque propiamente no se trata de una ideología como tal, sino de una herramienta, un sistema, un procedimiento, un método. Que se usa, como digo, desde la derecha y desde la izquierda.

Ahí están la apelación a la visceralidad, la descalificación de los rivales considerándolos enemigos, la siembra de la desconfianza, la “indignación” como categoría que justifica cualquier abuso, la fijación con el Parlamento como objetivo, el desprecio a las instituciones, la negativa a aceptar las reglas del juego democrático, la ruptura de los consensos básicos, la exaltación de la ilegalidad como parte del discurso antisistema, la brutalización del lenguaje…

A propósito de populismos de izquierdas, viene a cuento recordar las concentraciones y manifestaciones que surgieron tras el 15-M, el movimiento que acabó dando origen a Podemos. En muchas de ellas se descalificaba nuestro sistema democrático, coreando eslóganes como este: “Lo llaman democracia y no le es”.

En esa misma dirección, se repitieron críticas a las instituciones políticas y parlamentarias al grito de “No nos representan”.

La convocatoria “Rodea el Congreso” forma igualmente parte de las movilizaciones populistas de izquierdas. Al igual que las concentraciones en Andalucía después de las últimas elecciones autonómicas, cuando Pablo Iglesias lanzó una “alerta antifascista” tras conocerse lo resultados, seguida de protestas ante el Parlamento.

El movimiento independentista catalán se nutre igualmente de los mecanismos y tácticas populistas, del que el famoso lema “España nos roba” es solo un botón de muestra.

Y si nos fijamos en lo ocurrido en el Capitolio, no cabe pasar por alto los graves incidentes que se produjeron el 15 de junio de 2011 ante el Parlament de Cataluña, con agresiones a diputados protagonizadas por los “indignados”.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el presidente del Parlamento hubieron de ser evacuados en helicóptero para sortear el bloqueo de la Cámara y la protesta en el parque de la Ciutadella.

Como consecuencia de tales sucesos, ocho personas fueron condenadas a tres años de cárcel por un delito contra las instituciones del Estado, sentencia del Tribunal Supremo que fue confirmada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

No como consuelo, sino como advertencia, quizá puede venir a cuento el conocido refrán “En todas partes cuecen habas”. Y el añadido posterior: “Y en mi casa a calderadas”.

Que, además, tiene versión catalana: “A pertot se'n fan, de bolets, quan plou”.

editor@elconfidencialdigital.com

Más en Twitter

https://twitter.com/JoseApezarena

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable