Confidencialmente
José Apezarena Editor de Confidencial Digital

Blog

¿Va a ser cómplice el rey?

Manifestación en la Plaza de Colón
photo_camera Manifestación en la Plaza de Colón

Tengo un amigo que, cada vez que escucha una queja por la situación del país, o una crítica al Gobierno y, singularmente a su presidente, Pedro Sánchez, ante sus diversas y discutibles actuaciones, siempre responde: “Es lo que han votado los españoles”.

Reconozco que se trata de una contestación que me exaspera cuando le oigo. Porque conduce poco menos que a la inevitabilidad de lo que viene ocurriendo en esta España nuestra, en los distintos niveles.

Pero, aunque no se lo digo, lo cierto es que mi amigo tiene razón. Le pese a quien le pese.

Viene a cuento de la indignación y protesta visualizadas ayer en la plaza de Colón. A la que, por cierto, la delegación del Gobierno adjudicó una cifra de asistentes que dividía por cinco la estimada por la Policía Municipal de Madrid. La incompetencia, cuando no la desvergüenza, campan libremente por la actual política española.

La movilización se organizó en contra de conceder indultos a los independentistas que protagonizaron un intento ilegal de separar Cataluña de España. Unos políticos a quienes este Gobierno, con su presidente como impulsor, pretende indultar a pesar del veredicto del Tribunal Supremo, de la oposición de la Fiscalía, y de que no se han arrepentido, ellos no lo han solicitado, y repiten que lo volverán a hacer.

¿Dónde está el problema? Pues que el indulto es una medida legal. Y que este Gobierno tiene todas las atribuciones para concederlos.

Lo va a aprobar el Gobierno que, acogiéndome a la frase de mi impertinente amigo, han votado los españoles.

Alguien puede replicar que no, que lo han apoyado los ciudadanos, pero la realidad es que surge de la mayoría existente en las Cortes, salidas a su vez de las últimas elecciones generales, en las que el pueblo español votó con absoluta libertad.

Y solamente una mayoría parlamentaria distinta puede poner coto a las actuaciones del Gobierno y de su presidente.

Pues, en el marco de esa concentración, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, sacó a colación al rey de España, mezclándolo con los indultos.

“¿Cuál será el papel del Rey? ¿Firmará los indultos? ¿Le harán cómplice?”, planteo la presidenta ante los periodistas, a las puertas de la sede del PP en la calle Génova.

La frase no provocó ninguna reacción, ni de sorpresa, ni de incredulidad, ni de rechazo, por parte de las personas que flanqueaban y escuchaban a Díaz Ayuso: el presidente del PP, Pablo Casado, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida. 

No se inmutaron, a pesar de que la presidenta estaba incurriendo en un grave error político. Más aún incluyendo la terrible palabra “cómplice” asociada al monarca.

Isabel Díaz Ayuso ha hecho un flaco favor a la monarquía y al rey con su desafiante planteamiento, poniendo a Felipe VI en el disparadero.

No conozco bien cuál es la cultura política de la presidenta de la comunidad, pero  ¿acaso desconoce cuáles son las atribuciones del rey, y que debe mantener la neutralidad, y que ha de respetar la voluntad del Gobierno de turno? ¿Y que, cuando así lo hace, desde luego no es cómplice de nada?

¿Acaso Díaz Ayuso propone que el rey incumpla la Constitución?

En otro orden de cosas. ¿Alguien le ha escrito ese discurso? Mala cosa. ¿Ha improvisado? Peor me lo pones, porque un/a político/a con ese nivel de representación ha de ser capaz de expresarse sin papeles y no meter la pata. Y menos aún en asunto tan grave.

Volviendo al principio. Obviamente, para que las cosas tomen otro rumbo sería imprescindible un cambio de Gobierno. Pero eso ocurrirá solo si quieren los españoles. Cuya voluntad tendrán que merecer y ganarse los líderes y los partidos que muestran otras intenciones y proyectos. En su mano está. A ver de qué son capaces.

En fin, así están las cosas. Porque, si los españoles no quieren… no toca otra que aguantarse. Son los soberanos de este país. Ellos mandan.

editor@elconfidencialdigital.com

Más en Twitter

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable