Imprimir

Soraya Sáenz de Santamaría trató de retener a Méndez de Vigo como Nº 2 del CNI

Confidencial Digital | 15 de junio de 2017

Beatriz Méndez de Vigo (a la izquierda) el día de su toma de posesión como 'número 2' del Centro Nacional de Inteligencia.
Beatriz Méndez de Vigo (a la izquierda) el día de su toma de posesión como 'número 2' del Centro Nacional de Inteligencia.

Beatriz Méndez de Vigo cesó como número dos del Centro Nacional de Inteligencia tras el Consejo de Ministros del pasado viernes. Sin embargo, su marcha a la embajada de Pekín no estaba prevista por el Gobierno. Problemas de estrés llevaron a la hermana del ministro de Cultura a renunciar a un puesto. Pero Soraya Sáenz de Santamaría intentó evitar su salida.


Paz Esteban López ya trabaja como secretaria general del Centro Nacional de Inteligencia tras la renuncia de Beatriz Méndez de Vigo. Una renuncia que quedó confirmada el pasado viernes tras el Consejo de Ministros en Moncloa.

Esteban ingresó el CESID en 1983, por lo que pertenece a la generación de las primeras mujeres que entraron a formar parte de los servicios secretos españoles, al igual que Beatriz Méndez de Vigo. En sus 35 años de servicio al CNI nunca ha estado destinada en el extranjero, por lo que, según se asegura en círculos de inteligencia, conoce el funcionamiento interno de ‘La Casa’ a la perfección.

La nueva secretaria general sustituye así en el cargo de Méndez de Vigo, a quien todas las quinielas situaban al frente de la carrera por la sustitución de Sanz Roldán como secretario de Estado Director del CNI. Esa era, al menos, la intención que tenía el propio Gobierno.

Vicepresidencia intentó mediar

Según aseguran a El Confidencial Digital fuentes próximas a la inteligencia española, la decisión de dejar el puesto la tomó la propia Méndez de Vigo. Alegó, según estas voces, que las responsabilidades del día a día en el Centro le provocaban problemas de estrés, que incluso estarían amenazando su salud.

Y es que en los dos últimos años, tal y como contó ECD, Méndez de Vigo fue asumiendo el peso de la operativa del servicio secreto, descargando la agenda de Félix Sanz Roldán. Una labor que conlleva grandes dosis de tensión, máxime en un momento en que las operaciones del CNI están en máximos históricos principalmente por la amenaza yihadista.

En los planes del Gobierno no entraban los de tener que sustituir a la número dos del CNI en un momento tan delicado como el actual. De hecho, tal y como indican voces bien situadas de la inteligencia española, la vicepresidenta del Gobierno trató de mediar y convencer a Méndez de Vigo para que se replantease su decisión.

Cuentan estas fuentes que Sáenz de Santamaría le trasmitió un mensaje de “confianza plena” y alabó el trabajo que había estado desarrollando en el Centro en los últimos años. De hecho, cabe recordar que fue la propia vicepresidenta quien decidió llamarla en el verano de 2012 para que asesorara al Gobierno en plena crisis por el rescate bancario a España. Pero la confianza de Santamaría no fue suficiente para persuadirla, y fue entonces cuando se tomó la decisión de recolocarla en la embajada de Pekín.


Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://www.elconfidencialdigital.com/articulo/seguridad/Soraya-Saenz-Santamaria-Mendez-CNI/20170614184358085684.html


© 2020 Confidencial Digital

Todos los derechos reservados. Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de Confidencial Digital. No está autorizada su difusión ni citando la fuente. Publicaciones Confidenciales. C/Naranjo 3, 1º Dcha 28039 Madrid. Teléfono:  +34 91 445 96 97