Miércoles 17/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

El Contraalmirante Director de Enseñanza Naval lleva la contraria a Carme Chacón. La ministra negó privilegios a oficiales en la piscina de Ferrol y éste los mantiene

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La calle número uno de la piscina de Batallones –Ferrol- continúa reservada para almirantes, coroneles y capitanes de navío. A pesar, incluso, de que el Ministerio de Defensa respondiese a una pregunta parlamentaria asegurando que en esta instalación no hay calles reservadas a mandos.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, el Contraalmirante Francisco José Cortés Uría, Director de Enseñanza Naval y de quien dependen las instalaciones deportivas, ha ordenado mantener reservada para oficiales la calle número 1 de la piscina de Batallones (Ferrol).

En dichas instalaciones puede leer un cartel en el que la dirección informa que cuando se presente un alto oficial en la piscina, quienes estén nadando en la calle uno –y no pertenezcan a los puestos más altos del escalafón militar- deberán abandonar de inmediato esta calle. En caso de que el usuario se niegue a acatar esta instrucción, el socorrista de la piscina deberá expulsar al ‘rebelde’ del recinto.

Esta decisión contrasta con la respuesta del Ejecutivo central a una pregunta parlamentaria del diputado del BNG Francisco Jorquera, en la que ponía en cuestión estos privilegios. Defensa, a través del Congreso, respondió que la piscina estaba reservada a militares de la Armada, pero no hizo referencia a que ningún escalafón tuviera preferencia sobre otro.

Tras este anuncio, se procedió a sustituir al director del centro deportivo Batallones. El Capitán de Navío Saturnino Suances dejó su puesto a su homólogo Andrade Couce, a quien se le atribuye en ambientes militares una férrea disposición a mantener la normativa actual.

Por ello, el anuncio escrito –puede verlo al final de la información- sigue figurando en estas instalaciones. Y ya ha habido una nueva sanción, esta vez de tres meses. El sancionado, el ‘reincidente’ sargento primero Francisco Maceira –perteneciente a la asociación militar AUME-, ya había sido castigado con un mes de expulsión por no acatar esta orden. La nueva sanción es de tres meses -vea aquí el escrito-.

El Confidencial Digital se ha puesto en contacto con el sargento primero Maceira, quien ha confirmado la sanción y adelanta que sus representantes legales ya trabajan en el asunto. Cuestionado sobre qué hará cuando finalice este castigo, Maceira es claro: “esperaré los tres meses y volveré a nadar en la calle 1”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··