Lunes 11/12/2017. Actualizado 13:42h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Defensa

Un general español manda sobre el CAOC

El secreto sobre el derribo del caza ruso por Turquía está en Torrejón

La instrucción que comunicó el Centro de Operaciones Aéreas Combinadas fue no abatir al bombardero y escoltarlo hasta la frontera. Ankara no hizo caso

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Continúa la investigación sobre lo ocurrido con el caza ruso Su-24 derribado por Turquía el pasado 24 de noviembre. Un suceso del que fueron testigos de excepción los militares españoles destinados en el centro de control aéreo de la OTAN en Torrejón, encargado de la inviolabilidad del espacio aéreo europeo. Este es el relato de los hechos que realizan desde la base.


CAOC de Torrejón. CAOC de Torrejón.

“Turquía se arrepentirá” advirtió la pasada semana Vladimir Putin sobre el derribo del Su-24 ruso por parte de la fuerza aérea turca. La crisis que ha generado el incidente, en el que murió uno de los pilotos, aún no se ha cerrado.

En un discurso a la nación, el presidente ruso aseguró que Turquía “se equivoca profundamente si piensa que se librará” tras haber cometido “un infame crimen de guerra”. “Les recordaremos más de una vez lo que han hecho y se arrepentirán más de una vez de lo cometido. Sabemos qué hay que hacer. No nos provocarán a responder de manera histérica y nerviosa, algo peligroso tanto para nosotros como para el mundo entero”.

CAOC, base aérea de Torrejón, 24 de noviembre

España vivió muy de cerca este incidente. El 24 de noviembre, unos minutos antes de las nueve y media de la mañana –hora local en Siria, ocho y media en España-,  el Centro de Operaciones Aéreas Combinadas (CAOC) situado en un bunker de acceso muy restringido en la base aérea de Torrejón de Ardoz, recibe una comunicación urgente por parte de la fuerza aérea turca.

En esa información se indica que varias aeronaves –sin identificar su procedencia o nacionalidad- han entrado sin permiso en espacio aéreo turco. Su trayectoria fue seguida minutos antes de que cruzaran la línea que separa Siria y Turquía, y apuntaba a que acabarían introduciéndose en cielo turco como así ocurrió finalmente, según la versión turca respaldada por Estados Unidos.

El CAOC recibe los datos y los verifica, certificando que varios aparatos han traspasado el límite –en unos dos kilómetros- de la frontera turca. A partir de ahí, el resto es responsabilidad turca. Al menos así lo asegura la versión oficial.

Según explica a ECD un portavoz oficial de Defensa, “Turquía reclamó soberanía nacional e hizo lo que consideró oportuno. Desde aquí se dio la alerta y nada más”. Sin embargo, otras fuentes del Ejército del Aire, que vivieron de cerca el incidente, facilitan otra versión, más completa.

Torrejón vigila el sur de Europa

Desde el 1 de enero de 2013, el CAOC de Torrejón es el centro de alerta responsable de proteger los cielos de los aliados OTAN del flaco sur de Europa. Depende directamente del Cuartel General Aéreo de la Alianza, situado en Ramstein (Alemania).

Como aliado de la OTAN, el espacio turco está dentro de las atribuciones del CAOC en materia de seguridad aérea. Sus cielos son monitorizados por el centro de Torrejón a través de la información que suministran los radares y la vigilancia turca.

Entre las atribuciones del CAOC se encuentra no solo la de vigilar y verificar alertas provenientes de algún radar situado en la región sur de Europa. También aportan información de inteligencia y recomiendan acciones a tomar para hacer frente a esa amenaza.

Eso sí. La decisión final sobre cómo actuar depende del país afectado por la violación de su espacio aéreo.

Un general español al mando

Al frente del CAOC se encuentra el general español Rubén García Servert, que ostenta el mando sobre los cerca de 200 militares de 16 países destinados en el centro de Torrejón.

A priori, le corresponde tomar la decisión de derribar una aeronave que viole el espacio aéreo de la OTAN. Sin embargo, en realidad son los países los que toman esa decisión en último término: son ellos los que ostentan la soberanía nacional, insisten fuentes del Aire a El Confidencial Digital.

Torrejón recomienda escoltar, no derribar

Según ha sabido El Confidencial Digital por fuentes militares conocedoras de lo que ocurrió en la mañana del pasado 24 de noviembre, el CAOC “no ordenó ni recomendó derribar” las aeronaves a las que hacía referencia la información suministrada por Turquía. “Todo lo contrario” aclaran estas voces.

Turquía aseguró después al centro de la OTAN que, tras reiterados avisos –unos diez en un lapso de cinco minutos-, las aeronaves invasoras ni respondían ni modificaban su trayectoria. La clave de este caso se produjo durante estos minutos de tensión: el CAOC recomendó que las unidades aéreas turcas, en misión de Patrulla Área de Combate (CAP), escoltasen a las aeronaves invasoras hasta la frontera.

Confirmar si se trataba de un ‘amigo’

En los minutos que trascurrieron desde que llegó el primer aviso hasta que se confirmó que el Sukhoi ruso había sido derribado, el personal de la OTAN en Torrejón trató de confirmar si podía tratarse de algún avión ‘aliado’ que, por cualquier avería técnica, no saliese reflejado como ‘amigo’ en los radares.

Según explican las fuentes consultadas, el tráfico aéreo militar esos días en la zona había aumentado desde el comienzo de la campaña de bombardeos franceses sobre posiciones del Daesh, a raíz de los atentados de París.

Se daba por sentado, por tanto, que esa incursión podía tener algo que ver con dichas operaciones. Por eso, explican las fuentes consultadas, se recomendó a Turquía que no se procediese como si se tratase de una ‘aeronave enemiga’, lo que supondría la puesta en marcha de una operación de derribo.

Finalmente –y según la versión más atendible del suceso- los dos cazas F-16 turcos que actuaban en misión de Patrulla Áerea de Combate en la zona fijaron al Su-24 ruso y lo atacaron con, según el análisis de fuentes militares, misiles aire-aire AIM-9Sidewinder’ de fabricación estadounidense.

Ahora se investiga si el Sukhoi 24 derribado tenía la capacidad técnica de escuchar los mensajes de aviso de la fuerza aérea turca.  Estas se emitieron a través de un canal de radio establecido de mutuo acuerdo entre Turquía y Rusia para evitar estos incidentes. Al parecer, el equipo de radio del Su-24 –según la versión rusa- no sería compatible con dicho canal.

Indignación con Turquía

Los datos arriba reflejados, aportados por personal conocedor de estas labores de vigilancia de la Alianza, sirven para comprender la indignación que muestran en privado y de forma discreta algunos militares del Aire sobre la actuación de la fuerza aérea turca.

Según explican, no es la primera vez que tienen problemas con Turquía. De hecho, confirman haber registrado antes varios episodios de ocultación de información por parte de los centros de radar turcos, especialmente en lo referente a la posición de sus aeronaves respecto a la frontera con Grecia.

Además, su actuación en este suceso ha entorpecido la colaboración entre los países que están involucrados en la campaña contra el Daesh. Explican que el apoyo tácito de Turquía a combatientes turcomanos y a elementos de Al Nusra –facción próxima a Al Qaeda y opositora a Al Assad- choca con el apoyo que los rusos están ofreciendo a Siria para luchar contra esa parte de la oposición que también es enemiga del Estado Islámico.

Consideran que, quien sale ganando en todo este asunto, ha sido Turquía: gracias a la crisis, es probable que la OTAN mantenga el despliegue de misiles Patriot en la frontera con Siria. Una operación en la que participa España con una batería y cuya continuidad estaba en discusión precisamente ahora, tras el anuncio de retirada de Alemania y Estados Unidos.

Sin embargo, explican, la postura oficial de la OTAN en este incidente ha sido apoyar a Turquía, aunque de manera tibia y mostrando una cierta actitud conciliadora con el Kremlin. “Al fin y al cabo, Turquía es miembro de la OTAN desde 30 años antes que España”, admiten estas voces.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··