Martes 21/11/2017. Actualizado 13:57h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El conflicto con Ucrania pasa factura

Alarma entre los agricultores españoles: el veto ruso está provocando un desplome de precios

Melocotones y nectarinas han caído un 75%. Los tomates tipo pera y cherry bajan un 40%. Y lo peor está por venir: la exportación de cítricos, en noviembre

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El veto del gobierno ruso a las exportaciones de alimentos frescos de los países occidentales está provocando un terremoto en la agricultura española. Por lo pronto, se traduce en una importante caída de precios. Los productos agrícolas, especialmente en el sector de la fruta, se llevan la peor parte.

La venta de melocotones, la que más ha caído. La venta de melocotones, la que más ha caído.

Rusia recibió a lo largo de 2013 un total de 588,4 millones de euros en exportaciones alimentarias españolas, lo que le convierte en el tercer socio comercial no comunitario de España. Ese número representa el 7% de los envíos a países que no forman parte de la Unión Europea. 377 de esos 588 millones corresponden a productos vetados.

Por ese motivo, la desaparición temporal (por un año) de ese mercado ha supuesto un duro golpe para los agricultores españoles. Un portavoz de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha confirmado a El Confidencial Digital que el daño principal recae ahora sobre todo en la fruta de hueso, como melocotones y nectarinas.

COAG calcula que, sólo en la fruta de hueso, el número de toneladas que no han podido ser enviadas a su destino oscila entre el 20 y el 30% de toda la producción. Esto ha repercutido en los precios: los melocotones se están vendiendo estos días a diez céntimos; antes de la sanción rusa, rondaba los 40. Esto supone una bajada del 75%.

Hay otros datos significativos. Los efectos negativos se dejan notar incluso antes de que empiece la temporada de un producto, según el portavoz de la organización agraria. El precio del tomate cherry y de pera, a pesar de que todavía no se encuentra en temporada, ya ha caído un 40%, asegura.

El representante de COAG explica que no todos los tipos de tomate son aptos para ser enviados a Rusia. Tienen que tener un prolongado ciclo de duración, para que no se estropeen durante el largo trayecto.

Las previsiones son negativas: no ha habido tiempo de reacción

La venta de cítricos en noviembre sufrirá un severo desplome

Pero lo peor está por venir, avisa la COAG. Y eso sucederá en torno al próximo mes de noviembre, cuando comience la temporada de los cítricos. Estos constituyen el principal objeto de exportación española al país presidido por Vladimir Putin. Es por tanto el que más peligro encierra.

Las consecuencias no habrían sido tan negativas si los agricultores hubiesen contado con más tiempo, asevera el portavoz, que califica de “torticero” el anuncio realizado por Rusia. “No ha dado tiempo a reaccionar, a modificar cultivos y buscar alternativas. La planificación de trabajo se hizo contando con el mercado ruso”.

Aun así, la intención de los agricultores es volver a exportar a Rusia en cuanto sea posible. El veto, si se cumplen los plazos anunciados por el primer ministro ruso, Dmitry Medvedev, expirará al cabo de un año: es decir, el 7 de agosto de 2015.

Las ayudas de la UE no solucionan el problema

Bruselas anunció hace unas semanas que destinaría 125 millones de euros a paliar los efectos de la prohibición comercial rusa. Según la COAG, se trata de una medida insuficiente. Por varias razones:

– En primer lugar, los 125 millones han de repartirse entre todos los países de la Unión Europea, no sólo en España. Los principales beneficiados serán, además de España, sobre todo Polonia y Francia, que tienen fuertes vínculos comerciales con Rusia.

– En segundo término, no se trata de un ingreso sin contrapartidas. Se trata de un mecanismo de gestión de mercado para aliviar su saturación, destinando la cosecha a distribución gratuita, o directamente no recogiéndola.

Siguiendo la ley de la oferta y la demanda, un desequilibrio en la balanza provoca grandes alteraciones en el precio. Según explica el portavoz, “una parte de la demanda ha caído, pero sigue habiendo la misma oferta. Los supermercados lo saben, y por eso plantean operaciones a la baja. Con el mecanismo se pretende aliviar la situación, pero no es suficiente”.

Alternativas: zumos, mermeladas, alimentación animal...

La COAG asegura que las opciones sustitutivas para la exportación que debía asumir Rusia no están claras. “Rajoy y la ministra [Isabel García Tejerina, titular de Agricultura] hablan de mercados alternativos, pero eso no es tan sencillo. Tiene que haber una tradición de consumo para vender un volumen importante”.

Una de las salidas que se plantean es la conversión de estos alimentos perecederos en productos con un mayor ciclo de vida, como zumos o mermeladas, que se pueden almacenar. Sin embargo, todavía no constituye una solución válida para el total de la producción española.

Otra opción es destinar los productos a la alimentación animal (aunque no se podría hacer con las frutas de hueso, que pueden causar problemas al aparato digestivo). “Si esto [el conjunto de las dos alternativas] funciona, las pérdidas igual no son tan millonarias”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·