Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Hace una semana intervino por las ventas masivas de bonos del Estado

El BCE garantiza a España que no permitirá que su prima de riesgo se dispare a los 200 puntos

Ante la crisis griega, acometerá compras de deuda española para que, en ningún caso, se produzca una subida de 50 enteros

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

No sobrepasar la barrera psicológica de los 200 puntos básicos. Es el límite máximo que el Banco Central Europeo ha marcado a la prima de riesgo española. Ha informado al Gobierno de que intervendrá antes de aproximarse a esa marca, mediante la compra de deuda para compensar las ventas que se sucedan por la incertidumbre tras el rechazo de Grecia a los planes de la Troika.

El presidente del BCE, Mario Draghi, y el ministro de Economía, Luis de Guindos. El presidente del BCE, Mario Draghi, y el ministro de Economía, Luis de Guindos.

La victoria del ‘no’ en el referéndum celebrado en Grecia este domingo disparó la prima de riesgo española hasta los 163 puntos básicos al inicio de la sesión de este lunes, 21 por encima del cierre del viernes, después también de que el rendimiento del bono español a diez años se elevara al 2,331% desde el 2,212%.

El organismo que preside Mario Draghi, tal y cómo reveló El Confidencial Digital, ya intervino la semana pasada para contener el primer gran efecto de contagio a España por el estallido de la crisis griega.

El BCE está listo para nuevas actuaciones

Ahora, según ha sabido ECD a través de fuentes de la cúpula económica del Gobierno, el Banco Central Europeo está preparado para actuar de nuevo en las próximas semanas. Y así lo ha confirmado el Ejecutivo español.

Dan por hecho que la volatilidad se va a instalar otra vez en los mercados, sobre todo en lo que afecta a la deuda de España e Italia, mientras no avancen las negociaciones entre el Gobierno de Tsipras y las autoridades europeas.

Compra de deuda si la prima se dispara 50 puntos

Ante este escenario, en la Oficina Económica de Moncloa y el Tesoro han recibido garantías del BCE de que, si la magnitud del movimiento de la prima de riesgo española se sitúa entre 50 y 100 puntos, el banco central está preparado para una intervención, a través de su programa de expansión cuantitativa.

Se trata básicamente de la compra de bonos emitidos por el Gobierno o por instituciones públicas del Estado, como el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Incluso, si la fluctuación es superior a los 100 puntos, un escenario que se considera poco probable entre los asesores económicos del Gobierno, otra de las posibilidades es que se active el OMT (programa de rescates) del BCE.

No superar la barrera de los 200 puntos

Tras el  ‘no’ de Grecia, algunos bancos de inversión pronostican una fuerte reacción en los mercados, con un pronunciado movimiento de aumento del riesgo, especialmente en los mercados de bonos de la periferia europea.

Según las fuentes del Gobierno consultadas, las compras de deuda del BCE persiguen, en todo momento, que la prima de riesgo española no supere la barrera psicológica de los 200 puntos, porque eso elevaría el riesgo de que España se introdujese en una espiral de desconfianza que dispararía la rentabilidad del bono.

Nomura, por ejemplo, sostenía este lunes en un informe que los diferenciales de España e Italia podrían acercarse a los 200 puntos básicos en los próximos días, cuando se venían situando ahora por debajo de los 150. Otros, como Barclays, calculan que las primas de riesgo española e italiana podrían aproximarse incluso hasta los 250 puntos.

Frenó el primer gran efecto contagio a España

La inestabilidad en Grecia ya puso el lunes de la semana pasada a España al borde de una “tormenta financiera”. Sólo la actuación del BCE logró compensar las ventas masivas de deuda española que se produjeron como consecuencia del estallido de la crisis griega.

La apertura de la sesión apuntaba que sería la peor en años. La prima de riesgo española se disparaba hasta los 190 puntos, un avance de 65 puntos que reflejaba que los movimientos del mercado en las primeras horas de cotización estaban siendo muy bruscos.

Pero el escenario de pánico sólo duró unos minutos y se fue aliviando a lo largo de la jornada, atendiendo a los indicadores que se registraron al cierre de la sesión, gracias a la intervención del Banco Central Europeo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··