Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:12h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Luis de Guindos ha planteado por dos veces a Mariano Rajoy abandonar el Gobierno: confiesa que está cansado y ve su futuro en la Unión Europea

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Luis de Guindos no quiere seguir en el Gobierno. Es al menos, la confesión que ha realizado a personas de su máxima confianza. El ministro de Economía ha reconocido a su círculo más íntimo que está cansado. Es más: en dos ocasiones ha planteado a Mariano Rajoy la posibilidad de abandonar su puesto.

Según ha sabido El Confidencial Digital, de altos cargos del Gobierno, el ministro de Economía ha confesado a personas de su entorno más cercano que se encuentra “cansado”.

De Guindos se queja en privado de que el último año ha viajado muchísimo y de que, debido a los numerosos compromisos internacionales que ha afrontado como responsable de la política económica de España, apenas ha tenido tiempo para ver a su familia.

Discrepancias con Montoro

Además del alto coste personal que ha supuesto su presencia en el Gobierno, otro factor de descontento son las discrepancias con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Esas tensiones y diferencias con su colega del área económica del Ejecutivo le han llevado también alguna vez a plantearse dejar el cargo.

Dispuesto a dimitir en dos ocasiones

Concretamente, según las fuentes consultadas por ECD, hasta en dos ocasiones Luis de Guindos se ha mostrado ante Mariano Rajoy dispuesto a abandonar sus responsabilidades como ministro de Economía. La última vez, antes de las pasadas Navidades.

Sin embargo, el presidente ha conseguido hasta ahora convencer a Luis de Guindos para que se mantenga en su puesto. En concreto, ha argumentado que “le necesita” para culminar las reformas emprendidas por España para salir de la crisis. El presidente ha insistido en que ahora no es momento de dimisiones.

Fuentes cercanas a De Guindos reconocen que no ha sido su mejor año, debido a la difícil coyuntura económica que ha tenido que afrontar, aunque remarcan que el ministro tiene con Rajoy el compromiso de mantenerse en el Gobierno hasta que el presidente decida lo contrario.

“Ahora no quiero una crisis de Gobierno”

Fuentes conocedoras de las conversaciones del presidente y el ministro explican a ECD que Mariano Rajoy no está dispuesto a afrontar ahora una remodelación en el Gobierno. Y así se lo ha hecho saber al propio De Guindos, para frenar sus deseos de abandonar el cargo.

El plan que, en principio, tiene diseñado el presidente es que la primera crisis de Gobierno no se produzca hasta finales de 2013 o comienzos de 2014, cuando falten sólo unos meses para las elecciones europeas. Ésa es su intención. Y con un cambio de Gobierno entonces buscará dar un impulso a la imagen del Ejecutivo de cara a dichos comicios.

Una salida de Luis de Guindos le obligaría a realizar, irremediablemente, cambios en el Ejecutivo, y Rajoy es consciente de que en ese momento la exigencia de Bruselas sería inmediata: la creación de una vicepresidencia económica única, en la que ha venido insistiendo desde el principio.

Rajoy le busca una salida en Bruselas

Tal y cómo se contó en estas páginas, Mariano Rajoy quiere hacer coincidir su primera crisis de Gobierno con las vísperas de las europeas también por otro motivo: incluir en la lista a dos miembros de su actual Ejecutivo: Miguel Arias Cañete y Luis de Guindos, el primero como cabeza de lista del PP y en el futuro como candidato a comisario europeo en sustitución de Joaquín Almunia.

En el caso del ministro de Economía, fuentes de la dirección del PP aseguran a ECD que el plan del presidente es “llevar a De Guindos a Bruselas por sus importantísimos contactos a nivel europeo, necesarios -ahora más que nunca- para el Gobierno”. Esta es, por tanto, una de las salidas que se le busca.

De hecho, el propio De Guindos ya ha comentado en alguna ocasión que no vería con malos ojos trabajar para el partido en Europa, toda vez que no se ve cuatro años al frente de Economía.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·