Miércoles 17/01/2018. Actualizado 17:59h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Mercedes Alaya, obsesionada con que le espían

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La juez Alaya. La juez Alaya.

Desde que inició la instrucción del ‘caso de los ERE’, la juez Mercedes Alaya se ha visto sometida a una gran presión mediática y política, con ataques por parte de dirigentes del PSOE de Andalucía.

Según le cuentan a El Chivato, la magistrada de la Audiencia Provincial de Sevilla ha llegado a recibir, incluso, amenazas por escrito, que ella ha notificado en el juzgado pero que ha preferido no hacer públicas: “No soporta el ruido que genera todo lo relacionado con la investigación, y prefiere guardar silencio”.

Los ataques y amenazas, sin embargo, no son lo que más preocupa a Alaya. Lo que realmente obsesiona a la juez es la sospecha de que está siendo espiada en el propio juzgado.

La magistrada es consciente que en la Audiencia Provincial hay delegados sindicales de UGT y CCOO, y por eso “anda con pies de plomo”.

De hecho, explican compañeros de la juez, “Mercedes prefiere hacerse ella sus propias fotocopias, antes de dar a alguien  cualquier papel con una mínima información”. Últimamente, aseguran, “no se fía de nadie”.

Otro ejemplo que ilustra la obsesión de la juez por evitar ser espiada se dio la semana pasada. Un periodista que se encontraba en la Audiencia Provincial de Sevilla, y que necesitaba cargar su móvil con urgencia, encontró un enchufe libre y conectó el cargador. Casi al instante, salió del despacho de al lado Mercedes Alaya, pensando que habían dejado el móvil ahí para grabar sus conversaciones.

Las fuentes de El Chivato justifican las sospechas de Alaya: “Es normal que se ponga en lo peor. Desde que se inició el caso ha habido muchos compañeros de judicatura que también han intentado desacreditarla, así que no puede estar tranquila ni en su despacho”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··