Miércoles 22/11/2017. Actualizado 11:23h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Susana Díaz le tenía ganas al investigador Íñigo Errejón

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Íñigo Errejón Íñigo Errejón

Íñigo Errejón dejó ayer, martes, de estar vinculado a la Universidad de Málaga, después de que ambas partes hayan dado por finalizado el contrato de investigación que el dirigente de Podemos firmó con el centro el pasado mes de marzo.

Las informaciones sobre el incumplimiento de ese contrato por parte del dirigente de Podemos provocaron que, desde la propia Universidad, decidieran retener el sueldo a la mano derecha de Pablo Iglesias, que ha presentado alegaciones contra esta decisión por considerar que solo se ha producido un “error administrativo” -no haber presentado “un solo papel”, y que la decisión del centro es más política que académica.

Desde Podemos han dejado caer que la intromisión de la Junta de Andalucía en el asunto ha sido clave para que las cosas hayan acabado de este modo. Una tesis que altos dirigentes del PSOE andaluz reconocen en privado.

Así lo ha escuchado El Chivato a altos cargos socialistas, muy cercanos a Susana Díaz. Los colaboradores de la presidenta confiesan que, en el ya conocido como “caso Errejón”, “hemos exagerado un poco, porque lo sucedido no es para tanto”.

No obstante, la ofensiva del PSOE y de la propia Junta contra Errejón -con declaraciones y también con llamadas desde Sevilla a la Universidad de Málaga- la justifican por la “necesidad” de dar un toque de atención a Podemos, que se ha convertido en una “obsesión” para Susana Díaz.

Desde el PSOE andaluz aseguran que la presidenta autonómica “le tenía ganas a Errejón", con el argumento de que número dos Podemos “es de los que va más de ejemplarizante”. Así que atacarle “suponía también destapar el doble rasero de Iglesias y su equipo”.

Ahora, una vez confirmada la rescisión de contrato entre la Universidad de Málaga y el politólogo, en el equipo de Susana Díaz hablan de “no bajar la tensión”, para no parecer oportunistas. Además, explican, “las municipales están a la vuelta de la esquina” y el crecimiento de Podemos en la región no ha pasado inadvertido en el PSOE.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·