Lunes 11/12/2017. Actualizado 13:42h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Alberto Ruiz-Gallardón genera dudas en Moncloa. Rajoy ha recibido advertencias sobre los ‘movimientos’ del ministro de Justicia y el apoyo que recibe de Pedro J. Ramírez

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Alberto Ruiz-Gallardón tiene cada vez más detractores en el Partido Popular y en el Gobierno. Mariano Rajoy lleva meses recibiendo advertencias sobre sus movimientos y parecen haber calado: reconoce en privado su sorpresa por la actitud del ministro de Justicia ante las últimas informaciones publicadas sobre el 'caso Bárcenas'.

Según ha sabido El Confidencial Digital, el presidente del Gobierno admite ya en privado que detrás del revuelo provocado por las informaciones relacionadas con el ex tesorero del PP podría haber una guerra interna. Dentro del partido, pero también dentro del Gobierno. Por ese motivo, está analizando las reacciones de los dirigentes ‘populares’ y los miembros de su Ejecutivo durante el desarrollo de este caso.

En este contexto, Mariano Rajoy ha escuchado, en varias ocasiones, opiniones en contra de Alberto Ruiz-Gallardón.

Altos cargos del partido, y también miembros de su gabinete, han advertido al presidente de que el ministro de Justicia “va por libre”. Para empezar, le acusan de intentar colocarse en una buena posición de cara a una hipotética renuncia del propio Rajoy por los ‘papeles de Bárcenas’.

Es el candidato de Pedro J. Ramírez

Las fuentes consultadas por ECD explican que el presidente ya ha reconocido, en conversaciones privadas, su “sorpresa” ante las informaciones publicadas por El Mundo. Todas presentaban a Gallardón como ‘cabeza de turco’ del Gobierno ante Luis Bárcenas. A eso hay que añadir, advierten, la reacción posterior del ministro.

A Rajoy le impactó además la noticia sobre una supuesta oferta al ex tesorero por parte de los abogados Javier Iglesias Redondo y Miguel Durán, que –en nombre del presidente- le instaban a mantener silencio a cambio de la caída de Gallardón.

La interpretación que hizo el jefe del Ejecutivo de esa información es que Pedro J. Ramírez ve en Ruiz-Gallardón al nuevo líder del PP y futuro candidato del partido en las elecciones generales. Y ya está “haciendo campaña” para lograr tal objetivo.

Rajoy no ha visto con buenos ojos que el ministro de Justicia no saliera públicamente a negar cualquier atisbo de veracidad a esa información.

Tampoco encajó bien que, días después, concediera una entrevista analizando el futuro del partido y quitándose de la primera línea de posibles sucesores del presidente, asegurando que su intención es “abandonar la política” cuando salga del Gobierno.

“Lanza globos-sonda para pulsar qué apoyos tiene”

En opinión de los dirigentes del PP más cercanos a Rajoy, ese anuncio de Gallardón auto descartándose como candidato no es más que un globo-sonda para conocer el grado de apoyo que tiene dentro del PP.

Esa práctica es, según sostienen las fuentes consultadas, “habitual” en el ministro de Justicia. La emplea “periódicamente” con el objetivo de conocer qué miembros del Gobierno y altos cargos del PP están con él y quienes, en contra.

Sus anuncios sobre la reforma de la Ley del Aborto obedecerían a esta misma estrategia: “Declarar que quiere volver a la ley de 1985, para conocer las reacciones de esa medida dentro del partido. Fue un intento de acercarse al sector más conservador, que es donde tiene menos apoyos”.

Rajoy esperará a la crisis de Gobierno

Las fuentes consultadas explican que si se le pregunta hoy a Mariano Rajoy sobre los movimientos de Gallardón su respuesta es reveladora: asegura que “es consciente de todo”, que nada se le ha pasado por alto, que él también ha visto cosas que no le han gustado. Pero remata: “ahora, lo importante es mantener la paz interna”.

El presidente quiere evitar cualquier guerra dentro del partido, y por eso no tomará ninguna decisión respecto al ministro de Justicia y el resto de miembros de su Ejecutivo. Hasta que realice su primera crisis de Gobierno no habrá movimientos, ni gestos, ni reproches.

Mientras tanto, Rajoy “está estudiando en silencio cada movimiento, cada declaración de los altos cargos del partido y del Gobierno. Y obrará en consecuencia... cuando toque”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··