Viernes 25/05/2018. Actualizado 10:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Busca un Ejecutivo capaz de lograr acuerdos con Ciudadanos y PSOE

Aviso de Rajoy a su Gobierno: “Ahora necesito ministros que sepan negociar”

Lo transmitió en una reciente reunión del Gabinete. Para la nueva etapa están en alza Luis de Guindos, Alberto Nadal y Fátima Báñez, y en baja Montoro y Fernández Díaz

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy está preparando su nuevo Gobierno, que se ha propuesto que esté en pleno funcionamiento a mediados de noviembre, una vez alcanzada la investidura. En ese Ejecutivo se da como absolutamente segura la presencia de Soraya Sáenz de Santamaría, su principal consejera. El presidente ha deslizado alguna pista a los suyos sobre el equipo que está perfilando.


Una de las últimas reuniones del Consejo de Ministros. Una de las últimas reuniones del Consejo de Ministros.

Según ha sabido El Confidencial Digital, por fuentes con acceso al Palacio de la Moncloa, Rajoy acaba de lanzar un claro aviso a su actual equipo, de cara al comienzo de la próxima legislatura y al Ejecutivo que va a necesitar.

En una reciente reunión del Gabinete, el presidente trasladó a los actuales ministros que ahora necesita un perfil de colaboradores, de la máxima confianza, que sobre todo sean capaces de cerrar pactos con Ciudadanos y PSOE sobre asuntos muy diversos.

Advirtió, sin rodeos, que van afrontar una legislatura “bastante complicada”, en la que la alianza de las fuerzas de la oposición buscará tumbar muchas de sus propuestas. Ese escenario requerirá ahora, a su juicio, un Ejecutivo “más político que técnico”, con talante conciliador. “Ahora necesito “ministros que sepan negociar”, concluyó.

El nerviosismo se ha instalado entre los ministros

El aviso ha puesto en alza a algunos de sus actuales ministros, al tiempo que ha colocado a otros en la cuerda floja de cara a la renovación en el cargo. El nerviosismo se ha instalado entre algunos de ellos, según confirman a ECD en varios departamentos.

Desde hace años, Mariano Rajoy se ha rodeado de las mismas personas, y solo ha realizado cambios obligado por las circunstancias. Por ejemplo, tras las dimisiones de Ana Mato y Alberto Ruiz Gallardón, o cuando Miguel Arias Cañete fue enviado a Bruselas.

Ahora, algunos de sus colaboradores más estrechos, que conocen al presidente, interpretan sus palabras como un mensaje dirigido sobre todo a los ministros que no van a seguir. Dan por hecho, por tanto, que esta vez habrá rostros nuevos en la foto.

Luis de Guindos, en buena posición

Rajoy ya tiene decidido el futuro de la mayoría de los ministros del actual Gobierno, tanto de los que se van a mantener como de los que deben a salir. Está determinado a remodelar su Gabinete, introduciendo caras nuevas y dando mayor responsabilidad a algunos de los ministros que ya están dentro.

Entre los que actuales integrantes del Gobierno, según las fuentes consultadas por El Confidencial Digital, el presidente valora especialmente el “talante negociador” de Luis de Guindos. No pasa por alto la sintonía que existe con el equipo de Albert Rivera, si bien no tiene decidido si ascenderle o no a una vicepresidencia económica, una condición que ha exigido el propio De Guindos. Para el presidente, además, el caso Soria está ya más que amortizado.

Pesa mucho también que el ministro de Economía haya sido la cara económica de la campaña electoral del PP para el 26-J. Ha logrado evitar la multa de Bruselas por el incumplimiento del déficit. Y ahora es el encargado, por orden directa del presidente, de intercambiar información prácticamente a diario con Luis Garicano.

Y Fátima Báñez

Otro de los miembros del Gobierno que goza de una buena posición de cara a una posible renovación es Fátima Báñez. La ministra de Empleo veía peligrar su continuidad por el proyecto de crear un “superministerio” de Economía para Luis de Guindos, que con ello asumiría las competencias de su departamento.

Sin embargo, la “habilidad” que demostró durante las negociaciones para conseguir un pacto de investidura con Ciudadanos, el pasado mes de agosto, le han colocado de nuevo en la parrilla de salida para pilotar las negociaciones en materia laboral y de pensiones que habrá que pactar con el resto de grupos durante la próxima legislatura.

Montoro y Fernández Díaz por Cospedal, los Nadal...

Además de las vacantes ya existentes, como es el caso de Industria, para la llegada de nuevos ministros otros tendrán que hacer “hueco”. En Moncloa dan como seguras, a día de hoy, dos salidas: la de Cristóbal Montoro y la de Jorge Fernández Díaz.

Rajoy tiene en cuenta que, por contraste con De Guindos, no existe ninguna afinidad entre el actual ministro de Hacienda y Ciudadanos. Al contrario. Le reprochan la amnistía fiscal, la rebaja fiscal previa a las elecciones, y el diseño del impuesto de sociedades. En el equipo económico de Albert Rivera hay críticas a la labor de Montoro. Y, encima, no gusta lo que consideran su “incontinencia verbal y agresividad constante”.

Otro de los ministros que tiene complicado seguir es Jorge Fernández Díaz. Aparte de otros errores, su incapacidad para cerrar una guerra de comisarios, que provocado, entre otras cosas, la grabación y filtración de su polémica conversación con el director de la Oficina Antifraude de Cataluña, le ha dejado en una posición difícil.

La decisión que sí parece haber tomado ya Rajoy, de cara a la formación de ese nuevo Gobierno, es incorporar a María Dolores de Cospedal, y además en una cartera “importante”, puesto que la considera uno de sus principales apoyos en estos años.

Otra de las dudas que le surgen es qué hacer con los hermanos Nadal, porque quiere premiar a ambos con un puesto en el Gobierno.

En el caso de Alberto, ahora secretario de Estado de Energía y que en la práctica está llevando el ministerio de Industria, “sabe que le debe una” tras solicitarle que renunciara al puesto en el Banco Mundial pensado para José Manuel Soria.

Plantea más problemas el caso de Álvaro. Es una persona de su máxima confianza, ha cocinado en los últimos cinco años las principales reformas estructurales desde la Oficina Económica de Moncloa, pero duda de sus dotes como negociador.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··