Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Comunidad Valenciana: un tripartito socialistas-Compromís-Esquerra arrebatará el poder el PP en las autonómicas de 2015 según las encuestas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

De cara a las elecciones autonómicas de 2015, a día de hoy los sondeos electorales para la Comunidad Valenciana concluyen que el PP no sacará mayoría absoluta. Aunque algunos apuestan por un pacto con UPyD, que se espera logre una representación significativa, podría no ser suficiente. Lo que se pronostica es un tripartito socialistas-Compromís-Esquerra Unida, que podría hacerse con el gobierno regional.

Las encuestas coinciden a la vez en un desplome histórico de los socialistas del PSPV, tanto o más que a nivel estatal, ya que en la comunidad arrastran décadas de división, falta de liderazgo y de mensajes que calen en el electorado. Pueden pasar de los 33 escaños actuales a 22. Su salida sería ese tripartito.

Un tripartito con mayoría

Gran parte de los desencantados de PSPV van a parar a Compromís y a Esquerra Unida. Un sondeo interno de Compromís le da 18 diputados, frente a los 6 que obtuvo en 2011. En cuanto a Esquerra Unida, podría pasar de los 5 escaños actuales a 13.

Con esos datos, un tripartito socialistas-Compromís-Esquerra conseguiría 53 escaños, tras más sobre los 50 que representan la mayoría absoluta, y por tanto podrían hacerse con el gobierno desplazando al Partido Popular.

No obstante, hasta el momento los ensayos parlamentarios del posible tripartito han resultado esperpénticos. No se ponen de acuerdo ni estando en la oposición. El último ejemplo ha sido la propuesta de Esquerra Unida a favor de la República: unos diputados socialistas están a favor y otros en contra.

Castigo ya en las europeas

El PP de la Comunidad Valencia, uno de los “graneros” principales del partido PP, el de la Comunidad Valenciana, es muy consciente del desgaste que ha sufrido entre los ciudadanos, y sabe que las elecciones europeas de mayo de 2014 van a ser una piedra de toque importante.

Sin embargo, en las filas populares se confía en que la mejora de la economía y del empleo se produzcan –los datos de mayo apuntan en esa línea-, especialmente en 2014 y 2015, y se consoliden de cara a los comicios autonómicos, de modo que les permitan seguir gobernando en la Comunidad Valenciana con mayoría absoluta.

El PP mira a UPyD

El objetivo del PP, de lograr esos 50 escaños que le permitirían seguir gobernando, está casi fuera de su alcance, aunque en el partido no lo reconocen. De puertas afuera sólo contempla la mayoría absoluta, pero de puertas adentro se baraja un posible pacto con UPyD.

Hay un sector de votantes populares que se sienten distantes del PP, pero tampoco tienen claro qué van a votar o incluso si votarán: en otro partido tal vez no se sienten bien representados, pero en estos momentos airean sus deseos de ‘castigar’ al PP, votando UPyD o absteniéndose, como opciones mayoritarias.

Rajoy necesita a Fabra

Tras gobernar en la Comunidad Valenciana desde 1995, entonces con Unión Valenciana y luego siempre con mayoría absoluta, el PP es consciente de que ha de hacer un esfuerzo ímprobo.

Falta mucho tiempo hasta mayo de 2015 pero la ‘gaviota’ sabe que peligra. No le basta a Alberto Fabra con reivindicar ante el ministro Montoro una infrafinanciación de la Comunidad Valenciana, ni con ver el gallinero que es todavía el posible tripartito. Ha de ganar votos ahora defraudados. Para ello ha de comunicar mejor las medidas ante la crisis y ha de continuar atajando con decisión los casos de corrupción.

Fabra se ha consolidado en la Generalitat y en el PP. Es un político cercano, que en las elecciones municipales de Castellón demostró que tiene ‘tirón’, pero desde que dio el salto de alcalde de Castellón a presidente de la Generalitat le ha tocado adoptar medidas contra la crisis económica que no han sido bien encajadas por los ciudadanos y ha tenido que abordar los diversos casos de corrupción política.

Desde que sustituyó a Francisco Camps, en julio de 2011, no ha tenido ni uno ni cien días de tregua, si bien recibió el aliento de Mariano Rajoy en la reciente convención del PP celebrada en Peñíscola el pasado fin de semana. Rajoy sabe que necesita al PP de la Comunidad Valenciana.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··