Martes 23/01/2018. Actualizado 01:11h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Críticas a Rubalcaba en el PSOE: ha hecho de Ferraz un búnker, su equipo no tiene nivel, está marginando a mujeres y jóvenes. Uno de sus íntimos: “Firmamos 130 diputados”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los problemas de Alfredo Pérez Rubalcaba por mejorar las expectativas electorales han encontrado un frente inesperado: el ambiente negativo que se va creando dentro del propio partido socialista. Fuentes internas consultadas por El Confidencial Digital confirman que las críticas al candidato van en aumento.

Algunas de esas controversias han saltado a la luz pública, como la queja de las mujeres del PSOE de que las féminas han pasado, en las listas, del 57% al 43%, y de que la representación en el Congreso se calcula que quedará en 30 diputadas, frente a las actuales 70.

El siguiente colectivo en sumarse a las denuncias es el de los jóvenes. Las Juventudes Socialistas se han quejado de que están siendo relegados por Rubalcaba en las candidaturas para las generales de noviembre.

Un equipo poco cualificado

Algunas críticas que se escuchan dentro del PSOE, en distintos ámbitos y niveles del partido, son, en resumen, las siguientes.

-Quejas por el hermetismo y la cerrazón con que lleva la candidatura, encerrado en Ferraz y rodeado sólo de un escaso grupo de fieles. Ni siquiera la gente que trabaja en la sede federal sabe nada ni le dicen nada.

-Críticas a su equipo de campaña, de falta de peso político y de personas sin trayectoria. Por ejemplo, sobre una de sus manos derechas, Antonio Hernando, se escuchan comentarios de que “como él hay miles en este partido”.

-Echan en falta en ese núcleo a personas cualificadas: abogados del estado, diplomáticos, altos funcionarios, periodistas de nivel, “que los hay, y muchos, en el PSOE”.

No está movilizando

-La sensación que muchos tienen de que él se lo guisa él se lo come ha conducido a que figuras destacadas reaccionen diciendo: “Pues allá él”.

-Rubalcaba no está movilizando al partido. Los in-puts hacia adentro en ese sentido son pocos y no funcionan. La gente se va quedando al margen, porque no logra la complicidad de las bases.

-Zapatero, cuando inició la renovación, estaba rodeado de un grupo de jóvenes e ilusionados diputados, que recorrieron España y se ganaron a gran parte de la militancia. Rubalcaba no ha repetido el modelo. No tiene a su lado a nadie destacado y de ese nivel.

-Por si fuera poco, y a pesar de sus esfuerzos, no ha logrado zafarse de la ‘herencia’ de Zapatero. Las encuestas muestran, semana a semana, que ha recaído sobre él toda la carga de la mala gestión del Gobierno.

Con los brazos caídos

-A Rubalcaba se le nota apagado, como resignado. No anima nada.

-No tiene empatía, no tiene gancho. Se entiende el comentario de Felipe González de que al PSOE se le ve con “los brazos caídos” (una frase, por otro lado, no demasiado oportuna).

-Rubalcaba está siempre serio, no transmite confianza en que se puede ganar. Y, ante la ‘evidencia’ de que se va a perder, mucha gente se está desentendiendo.

-Críticas a que su campaña, basada en reuniones cortas, de explicación, esté prescindiendo de los grandes actos de masas y de los macro mítines, que son los que enfervorizan y movilizan a los militantes.

-Tampoco acaba de entenderse que haya excluido de las candidaturas a buen número de los actuales ministros, con el argumento, tal como ha contado ECD, de que los profesionales no son buenos políticos.

Divisiones internas

Además, a Rubalcaba le está costando más de lo previsto controlar el partido. Tiene que afrontar batallas internas, como la que se está dando en Andalucía, sin tener él capacidad de imponerse.

Su liderazgo está cuestionado, como se ha comprobado en Madrid, donde Tomás Gómez le discutió la ubicación de José Andrés Torres Mora, que fue su asesor durante la batalla contra Trinidad Jiménez. Además de haber incluido a Rafael Simancas.

La batalla de Zamora, para ubicar allí a Antonio Camacho, le ha debilitado también, porque en los ámbitos internos ha circulado el comentario de que Rubalcaba estaba ‘colocando’ a los suyos, incluyendo la dimisión de la ejecutiva de Benavente.

“Firmo 130 diputados”

La situación de desánimo y de derrota segura es tal que, tal como se ha comentado en algunos medios, personas del equipo de Alfredo Pérez Rubalcaba han llegado a declarar, sobre un posible resultado de las elecciones del 20 de noviembre: “Firmo que consigamos 130 diputados”.

O sea, cinco más de los que logró en su día Joaquín Almunia, con lo que podrá argumentar que no es la peor derrota.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··