Lunes 20/11/2017. Actualizado 11:46h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Enrique Múgica se siente defraudado con Zapatero: no le ha recibido ni una sola vez durante los diez años que ha sido Defensor del Pueblo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Enrique Múgica está desencantado con el presidente del Gobierno. El militante socialista, que ha ocupado el cargo de Defensor del Pueblo durante la última década, tiene una espinita clavada tras abandonar su responsabilidad: Zapatero no le ha recibido en ninguna ocasión desde que fue propuesto por Aznar para este puesto en el año 2000.

En círculos privados, Múgica se ha lamentado de esta actitud del presidente Zapatero. El ex Defensor del Pueblo no se explica por qué el presidente del Gobierno ha tenido ese distanciamiento con él durante sus diez años al frente de la institución.

Enrique Múgica no solo se ha mostrado molesto entre las personas de su entorno más cercano. Incluso ha acudido al director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, para que intercediera en mejorar las relaciones entre ambos. “Tú que eres amigo de Zapatero podrías ayudarme”, le ha llegado a sugerir al periodista.

Múgica, militante y dirigente histórico del PSOE, fue ministro de Justicia con Felipe González entre 1988 y 1991. En el año 2000, fue propuesto por el PP, concretamente por el ex presidente José María Aznar, para el cargo de Defensor del Pueblo. El PSOE lo aceptó y repitió para otro nuevo mandato en 2005.

El nombramiento de Enrique Múgica fue rechazado en su momento por los partidos nacionalistas y su gestión fue criticada por su recurso contra el Estatut. No solo recurrió el artículo referido a la actuación del Defensor en Cataluña, sino también otros sobre el concepto de nación y la lengua.

Entre los casos más polémicos de su mandato cabe destacar también sus insultos al movimiento antitaurino, sus declaraciones contra la Ley de Memoria Histórica, su negativa a recurrir la Ley de Extranjería del año 2000 (que luego el Tribunal Constitucional si enmendaría) o la oposición a los contactos entre el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero y la banda terrorista ETA.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·