Miércoles 17/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los pilotos de los Falcon que utilizan Zapatero, los Reyes y los ministros llevan meses denunciando una anomalía en los aviones oficiales: la misma que provocó el incidente en Togo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los pilotos del Grupo 45 de Torrejón de Ardoz, que son los encargados de pilotar los Falcon en los que viaja el presidente Zapatero y la Familia Real, han remitido a sus superiores numerosas quejas sobre un persistente defecto en las aeronaves. Fue precisamente esta anomalía la que causó el incidente en Togo.

El Ejército del Aire dispone de cinco Falcon 900-B, de catorce plazas cada uno, para uso de los altos cargos del Estado. La Casa Real, Presidencia de Gobierno y Exteriores tienen prioridad en la utilización de las aeronaves, dejando siempre un avión en tierra disponible para emergencias. Después, intervienen los restantes ministerios. Defensa actúa de árbitro cuando toca dirimir alguna pugna.

Como ya se ha contado, el pasado mes de junio Zapatero debía regresar en uno de esos Falcon desde Togo pero el avión no pudo despegar por una “obstrucción” en el conducto por el que se toman datos imprescindibles para el vuelo. El incidente, que en un principio se relacionó con una nube de insectos, acaba de provocar el cese del comandante de la aeronave.

Esa destitución, de la que El Confidencial Digital informó en exclusiva hace una semana –vea aquí la noticia-, se produjo tras una filtración de Moncloa en la que se acusaba al piloto de mentir al presidente Zapatero sobre el origen del problema: no hubo nube de mosquitos, sino un tapón que no había sido retirado.

Sin embargo, según los datos recabados por ECD, este incidente esconde un problema mucho más grave. Los pilotos de estos Falcon llevan tiempo denunciando ante sus superiores una anomalía en el avión. Y es que esa ‘tapa’ que ha funcionado de forma incorrecta es, además, “exactamente del mismo color que la pintura del avión, lo que les permite pasar totalmente inadvertidas, algo que no ocurre en el resto de aeronaves” concluyen.

Los responsables de pilotar esos aviones oficiales que utilizan las principales autoridades del país advierten de que se trata de un riesgo enorme, fácilmente evitable. Los mandos deben dictar una simple orden para cambiar el color de esos tapones. Así, el presidente, los Reyes y los ministros viajarán más seguros. Y lo de Togo quizás se hubiera evitado.

El misterioso informe filtrado a la prensa

El trato recibido por el piloto del Falcon de Togo no ha sentado muy bien entre sus compañeros del Grupo 45 de Torrejón, desde donde se advierte que “el piloto informó a Jefatura en cuanto tuvo constancia de la verdadera razón del problema del avión”. “No hubo ocultación ni mentira”, rematan.

De hecho, según las mismas fuentes, al Comandante de la aeronave se le prohibió redactar el preceptivo Informe de Seguridad de Vuelo, pese a que se trata de un protocolo de obligado cumplimiento tras cualquier tipo de incidente, “por pequeño que sea”. No se entiende que se impidiera al piloto realizar ese parte de incidenciasy, paralelamente, se elaborara otro que, “misteriosamente”, fue el que acabó en conocimiento de la prensa.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··