Martes 23/01/2018. Actualizado 13:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Les da la razón atendiendo a la legislación autonómica

La Generalitat ‘del 155’ defiende a Zara y Starbucks por no rotular en castellano

La Dirección General de Política Lingüística se puso en contacto con ambas empresas para ofrecerles asesoramiento sobre el uso de los idiomas en la actividad comercial

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Varias grandes empresas han sufrido en las últimas semanas la ira de algunos clientes que al acudir a sus establecimientos en Barcelona y otros lugares de Cataluña han comprobado que los carteles indicadores estaban escritos en catalán, en inglés... pero no en castellano. Tras la polémica generada, la Generalitat de Cataluña decidió intervenir en este asunto.

Carteles de Zara y Starbucks en Barcelona, sin utilizar el castellano. Carteles de Zara y Starbucks en Barcelona, sin utilizar el castellano.

Todo comenzó en Twitter. A finales de diciembre, el miembro de UPyD en Cataluña Carlos Silva publicó una fotografía de una cafetería Starbucks en esa comunidad autónoma. Silva se quejaba de que un cartel de aviso ante carteristas sólo estaba escrito en catalán y en inglés, y no en castellano. Starbucks le contestó que “la cartelería está en catalán ya que se trata del idioma oficial de Cataluña”.

Días después, a inicios de enero, el ex diputado de Ciutadans Jordi Cañas inició otra polémica también difundiendo una imagen por Twitter. En este caso, afectaba a la tienda de Zara en la Avenida Puerta del Ángel, en Barcelona. El cartel que indicaba las secciones -Hombre, Mujer, Niños- por plantas sólo estaba escrito en catalán y en castellano, pero no en inglés.

Ambos casos desataron protestas de consumidores contra estas dos empresas por excluir el castellano de sus comunicaciones con los clientes a través de sus carteles. La presión consiguió que al menos Zara rectificara el cartel y lo convirtiera en trilingüe, añadiendo el castellano.

El Confidencial Digital ha podido saber que en ayuda y en defensa de estas dos grandes compañías que estaban sufriendo críticas acudió la Generalitat de Cataluña. Concretamente, la Dirección General de Política Lingüística, dependiente del Departamento de Cultura que, en virtud de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, se encuentra bajo control del ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo.

“A disposición” de Zara y Starbucks

La Dirección General, que dirige Ester Franquesa -uno de los altos cargos que no fue cesado por el Gobierno de España al aplicar el 155-, contactó con Zara y con Starbucks y se puso a su disposición.

Concretamente, según explican fuentes del Departamento de Cultura, este departamento de la Generalitat brindó apoyo a estas dos empresas que habían rotulado en catalán e inglés pero no castellano. Además, les ofreció asesoramiento sobre “los usos lingüísticos en el ámbito socioeconómico”.

Zara y Starbucks, según dichas fuentes recibieron y “agradecieron” el interés de la Dirección General de Política Lingüística y ese asesoramiento sobre el uso de las lenguas. Desde esta dirección general ofrecen todo su apoyo a las marcas que “apuestan por un uso normal del catalán en su actividad comercial”, ya que es su objetivo promover el uso del catalán “de acuerdo con lo que le encomienda el Estatuto de Autonomía y el ordenamiento jurídico”.

Y precisamente el ordenamiento jurídico autonómico de Cataluña avalaría esos carteles de Zaray Starbucks sin lengua castellana. La norma que regula principalmente este ámbito es la Ley 22/2010, de 20 de julio, del Código de consumo de Cataluña.

El artículo 128-1, en su apartado 2, establece que “las personas consumidoras, sin perjuicio del respeto pleno al deber de disponibilidad lingüística, tienen derecho a recibir en catalán: a) Las invitaciones a comprar, la información de carácter fijo, la documentación contractual, los presupuestos, los resguardos de depósito, las facturas y los demás documentos que se refieran o que se deriven de ellos”.

El Tribunal Constitucional declaró constitucional este apartado, siempre que se interprete como que el “deber de disponibilidad lingüística que supone, por tanto, la garantía del derecho de los consumidores y usuarios a recibir la documentación e información referida también en castellano”.

Pero, en todo caso, la Generalitat y entidades nacionalistas como la Plataforma per la Llengua se amparan en este precepto para indicar que la única lengua que por ley debe figurar al menos -sin perjuicio de otras, pero que no serían obligadas- en esos carteles e informaciones fijas es el catalán.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··