Martes 22/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El Gobierno Zapatero recibe presiones, deja de apoyar a su candidato para la Unesco (un pintor abstracto egipcio y antisemita) y se postulará a favor de Benita Ferrero-Waldner

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El próximo mes de octubre tendrá lugar la elección del nuevo director general de la Unesco. España ha recibido un toque de atención para apoyar a la candidata austriaca, Benita Ferrero-Waldner, y no al candidato al que prometió su apoyo, el artista egipcio Farouk Hosni, famoso por sus declaraciones antijudías.

La jefatura de la agencia de Naciones Unidas dedicada a la promoción de la cultura, la educación y la ciencia, cuenta con nueve candidatos, entre los que se destacan Benita Ferrero-Waldner, política conservadora austriaca, antigua ministra de Exteriores de Austria y actualmente Comisaria Europea de Relaciones Exteriores.

Entre los aspirantes al puesto también se encuentra Farouk Hosni, pintor abstracto y antiguo ministro de cultura egipcio. Se trata de un socialista árabe, perfil ideológico muy del gusto del Ejecutivo español. De ahí que España prometiera en un primer momento su apoyo a Hosni, según confirman a El Confidencial Digital fuentes de organismos internacionales de toda solvencia.

Ese apoyo pasó por alto, eso sí, su marcado perfil antisemita, un aspecto que ha causado amplia polémica. En efecto, en 2001 Hosni acusó a Israel de tener una “habilidad diabólica para extender mentiras”, dijo que Israel se veía ayudado por “la infiltración de judíos en los medios” y en 2008, volvió a causar estupefacción al declarar públicamente que “quemaría personalmente todos los libros en hebreo que encontrara en las bibliotecas de Egipto”.

En ámbitos diplomáticos, se tiene la creencia de que el cambio de posición de España se ha producido por presiones de dos frentes distintos: uno de la propia comisaria Ferrero-Waldner, que insistiría en que su candidatura era la más apoyada por los países de la Unión Europea; y otro del ministerio de Exteriores de Israel, que a través de su embajada en España ya convenció a las autoridades españolas para rebajar su nivel de representación en la Cumbre contra el Racismo de Ginebra, celebrada en 2009 y polémica también por su presunto cariz antisemita.

La candidatura de Ferrero-Waldner cuenta, en principio, con menos posibilidades de salir vencedora por las resistencias que hay en otros continentes contra la presencia de un europeo en la cabeza de la Unesco.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··