Miércoles 20/06/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Descarta recurrir al 155 y a cambiar los libros de texto

El Gobierno obligará a impartir castellano en un colegio por municipio de Cataluña

Educación prepara una resolución basada en sentencias judiciales que avalan un mínimo de clases en la escuela pública. Publicará a mediados de marzo un listado con los centros

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Gobierno se ha comprometido a garantizar que se pueda elegir el castellano en los colegios públicos de Cataluña. Sin embargo, no ha aclarado qué fórmula utilizará para dar cumplimiento a esta medida. El Ministerio de Educación está redactando una resolución para el inminente proceso de matriculación del próximo curso escolar.

Manifestantes nacionalistas a favor de la enseñanza sólo en catalán. Manifestantes nacionalistas a favor de la enseñanza sólo en catalán.

Según ha podido confirmar El Confidencial Digital por fuentes con acceso a La Moncloa, el Gobierno ha descartado utilizar la aplicación del artículo 155. Ha tenido en cuenta que introducir cambios en el modelo educativo es competencia del Parlament.

En ese escenario, los partidos constitucionalistas no disponen de los votos suficientes, ya que se encuentran en minoría. Además, el PP sólo cuenta con el apoyo de Ciudadanos. Por otro lado el PSOE ha anunciado que no respalda el recurso al 155 para acabar con la inmersión lingüística en Cataluña.

No va a quedar simplemente en un “globo sonda”

Pero Educación tiene decidida esa implantación. Altos cargos del Ministerio consultados por ECD rechazan las acusaciones de “globo sonda” y de que todo el revuelo mediático generado responde a una simple estrategia del Ejecutivo central para presionar a los independentistas hacia la formación de un nuevo Gobierno en Cataluña. “Estamos decididos a hacerlo. Eso sí: con sumo cuidado”, explican.

En lugar de recurrir al artículo 155, el Ejecutivo está articulando el plan en base a la argumentación jurídica emanada de las últimas sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y el Constitucional, que reconocen un mínimo de clases en castellano en la escuela pública.

Así, Educación ha encontrado una vía a través de los recursos planteados durante los tres últimos años por colectivos y asociaciones de padres y madres. Han conseguido sentencias judiciales que fijan un mínimo del 25% de clases en castellano.

Un colegio que ofrezca castellano por municipio

Según ha podido saber ECD por fuentes conocedoras del proyecto, el Gobierno pretende garantizar entonces que, en cada municipio o zona de escolarización, haya al menos un centro de educación Primaria y otro de Secundaria de titularidad pública donde el catalán y el castellano sean vehiculares.

La idea es publicar un listado con el nombre de los centros implicados antes de las vacaciones de Semana Santa.

Educación se basará en varias sentencias del TSJC y el Constitucional para implantar la medida. Establecen como “proporción razonable” que, como mínimo, el 25% de las asignaturas se impartan en castellano en esos centros.

Esto significa que una asignatura troncal más, además de la Lengua Castellana, se impartirá en el idioma oficial del Estado. Supondrán tres horas más de clase a la semana.

Actualmente en Cataluña se aprende en catalán como lengua vehicular y se reservan dos horas semanales de castellano en la asignatura de Lengua Castellana en primaria, tres en secundaria y dos en bachillerato. Aunque los docentes pueden elegir cualquiera de las dos lenguas para impartir el resto de materias.

Diversas sentencias que protegen el castellano

La pretensión del Ejecutivo es que, aunque el catalán siga siendo la lengua “normalmente utilizada como lengua vehicular”, el castellano tenga una “presencia suficiente” como para que también se la pueda comenzar a considerar como vehicular.

Eso sí, siempre de acuerdo con las sentencias del Constitucional, del Supremo y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que han fijado en ese 25% la presencia de las asignaturas en castellano.

Durante los tres últimos años, el Gobierno de Mariano Rajoy ha esgrimido ante los tribunales las razones que ahora le llevan a modificar la fórmula de inscripción en los colegios catalanes para garantizar que se impartan más horas en español.

A punto de abrirse el proceso de matriculación

Distintos colectivos –como el sindicato minoritario AMES o Societat Civil Catalana (SCC)- son partidarios de que en la próxima preinscripción se habilite la llamada “casilla lingüística”: un recuadro que permita a las familias indicar que sus hijos aprendan en castellano como lengua vehicular.

En pocas semanas, entre finales de marzo y principios de abril, los centros educativos abrirán su periodo de preinscripción para nuevos alumnos o aquellos que quieran cambiar de centro.

Y, este año, la resolución sobre cómo hacerlo recae en manos del Ministerio de Educación, que actúa como consejería autonómica en Cataluña, a través del artículo 155 de la Constitución.

De esta manera, la matriculación en los centros de enseñanza se ha convertido en una “prioridad absoluta” para el Ejecutivo central, ya que debe producirse el próximo mes con la complejidad que conlleva la elección de centro por parte de los padres y la asignación por parte de la autoridad administrativa.

Modificación del formulario de preinscripción

Por ello, según las fuentes consultadas por El Confidencial Digital, el Ministerio de Educación ha comenzado a trabajar en la modificación del formulario de preinscripción para el curso 2018/2019, aunque prefiere “no hablar de casilla lingüística”.

El plan del departamento que dirige Íñigo Méndez de Vigo pasa por incluir un “apartado” para conocer las preferencias lingüísticas de escolarización de cada familia para la primera enseñanza.

En todo caso, lo que sí establecerá la resolución del Ministerio es que esas clases en castellano sean impartidas colectivamente y no de una forma individualizada.

Sin cambios en los contenidos de los libros de texto

Educación evitará también entrar en otro de los asuntos más polémicos de la inmersión lingüística en Cataluña: el contenido de los libros de texto.

En los últimos años, se han intensificado las críticas de asociaciones de padres y profesores a los contenidos en Primaria y Secundaria. Vienen alertando del “adoctrinamiento” a favor de las tesis nacionalistas del programa didáctico.

Sin embargo, desde el Ministerio se explicn a ECD que ese aspecto es preferible aplazarlo para el momento en que haya un nuevo Gobierno en Cataluña.

“Sería ir más allá”, dado que obligaría a un cambio en el modelo educativo que es una competencia autonómica. Ahora resulta suficiente “hacer cumplir la ley, aprovechando una menor resistencia en una Generalitat descabezada”, explican.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··