Lunes 21/05/2018. Actualizado 08:53h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Algunos formaron parte de la Ejecutiva socialista

Madina, Antonio Hernando, Urquizu... la “generación perdida” del PSOE

El regreso de Pedro Sánchez ha aparcado a una veintena de dirigentes que estaban llamados a protagonizar el relevo en el partido

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desde hace tres años, cuando la debacle en las europeas de 2014 forzó la dimisión de Alfredo Pérez Rubalcaba, el PSOE se halla inmerso en un relevo generacional. Un proceso sin embargo que, con la guerra entre Pedro Sánchez y Susana Díaz, se torció: los jóvenes valores que apostaron por la andaluza, o traicionaron al madrileño, han visto frenado en seco su ascenso dentro del partido. Hasta el punto de que internamente se habla de una “generación perdida”.


Antonio Hernando y Eduardo Madina. Antonio Hernando y Eduardo Madina.

El ejemplo más claro es Eduardo Madina. El ya ex diputado vasco, que se enfrentó a Sánchez en el congreso extraordinario de 2014, se movilizó a favor de Susana Díaz en las primarias del pasado mes de mayo, llegando a asegurar entonces que el PSOE “se jugaba su futuro” si el elegido era Pedro Sánchez.

Un regreso muy complicado

Tras la victoria de éste, a Madina no le quedó otra solución que dimitir y dar un paso atrás. De esa forma, uno de los rostros nuevos del PSOE con más proyección y reconocimiento, tanto interno como externo, ha sufrido un frenazo en seco a su carrera política.

Algunos dirigentes apuestan por su vuelta para liderar el partido en la etapa post-Sánchez, si vuelve a obtener malos resultados en las próximas elecciones generales. No obstante, tal y como reconocen a El Confidencial Digital altos cargos socialistas, “no está nada clara la marcha de Pedro en dos años, y para entonces ya puede ser demasiado tarde”.

A esa misma conclusión llegan respecto a un notable número de dirigentes del partido, de entre 30 y 40 años, que en las primarias apostaron por Susana Díaz o Patxi López y que, tras la victoria de Sánchez, han visto comprometido su futuro. Todos ellos representan lo que, a nivel interno, se empieza a llamar “la generación perdida del PSOE”.

Adiós a “los chicos de Blanco”

El actual secretario general fue uno de los elegidos para liderar el ya citado relevo generacional en el partido, pero quienes le acompañaron en esa tarea, y de hecho formaron su núcleo duro en su primera etapa en Ferraz, le abandonaron tras el Comité Federal del 1 de octubre de 2015. Ahora, todos ellos han sido aparcados por Pedro Sánchez.

En este grupo figuran Antonio Hernando, César Luena y Óscar López, todos ellos, como el propio Pedro Sánchez, conocidos en su día en Ferraz como “los chicos de José Blanco”, al ser una apuesta del ex secretario de Organización, y ex ministro de Fomento, para liderar el partido a medio plazo.

Los tres eran amigos personales de Sánchez, y se mantuvieron a su lado hasta su cese y la formación de la gestora presidida por Javier Fernández. Desde entonces, decidieron marcar distancias y, en opinión del propio secretario general, “le traicionaron”.

Así, Hernando aceptó seguir siendo portavoz del PSOE en el Congreso con la gestora, mientras que Luena y López impulsaron la candidatura de Patxi López a las primarias socialistas. Unas decisiones que Sánchez no perdona, y que han provocado que los tres antiguos colaboradores de confianza hayan quedado relegados.

Los diputados más perjudicados

Antes de las elecciones de 2015, Ferraz y las diferentes ejecutivas regionales del partido pactaron rejuvenecer al grupo socialista en el Congreso de los Diputados, incluyendo en las listas a nuevos valores del partido que ya estaban o habían desempeñado cargos de responsabilidad en las respectivas federaciones.

Un buen número de nuevos parlamentarios llegaron a la Cámara con un gran futuro por delante. Sin embargo, su apuesta por Susana Díaz o Patxi López les ha perjudicado y han visto cortada su progresión dentro del partido.

Algunos de los integrantes de la “generación perdida” son, según dirigentes del PSOE consultados:

--Isabel Rodríguez. Pedro Sánchez la convirtió en portavoz adjunta del Grupo Socialista en el Congreso nada más ser elegido secretario general en 2014. Estuvo en el equipo negociador del PSOE para tratar de llegar a un acuerdo con Podemos y Ciudadanos de cara la una investidura, y estaba llamada a dar un salto más en su carrera política. No se descartaba que Susana Díaz, de haber ganado las primarias, la hubiera incluido en su ejecutiva. Tras la victoria de Sánchez, sigue en la dirección del grupo parlamentario, pero sus atribuciones se han visto reducidas drásticamente.

--Ignacio Urquizu. Sociólogo de cabecera de la ejecutiva del PSOE desde la etapa de Rubalcaba. Natural de Teruel, de 39 años de edad, se ganó la confianza de Pedro Sánchez y logró escaño en el Congreso tras las elecciones del 20 de diciembre de 2015. Antes de esos comicios, y también antes de las siguientes generales del 26 de junio de 2016, adelantó al secretario general la evolución demoscópica del partido. Altos cargos socialistas le veían como un líder del futuro para el PSOE, pero su apuesta por Susana Díaz ha tenido consecuencias: ha perdido la portavocía de Universidades en la Cámara Baja.

--María González Veracruz. Murciana, de 38 años, ocupó en las ejecutivas de Alfredo Pérez Rubalcaba, y la primera de Pedro Sánchez, la secretaría de Ciencia, Participación y Política en Red del PSOE. Estaba a llamada a convertirse en referente nacional del partido y, además, secretaria general de la federación murciana, sucediendo a su padre, Rafael González Tovar. En las primarias del PSOE optó por apoyar a Patxi López en detrimento de Pedro Sánchez, algo que no le ha perdonado el secretario general. En el congreso regional del partido en Murcia, Ferraz impulsó a Diego Conesa, que finalmente se acabó imponiendo.

--César Ramos. Inició su andadura política como secretario general de Juventudes Socialistas de Cáceres. Especialista en participación ciudadana, en el año 2008 entró a formar parte de la ejecutiva  regional del PSOE de Extremadura como Secretario de Innovación y Ciudadanos en Red, época en la que se produce una modernización y una extensión del uso de todas las herramientas de internet por toda la estructura de PSOE de Extremadura. Es una apuesta personal de Guillermo Fernández Vara, que ve en este político de 39 años un valor de futuro para el PSOE.

--Pablo Bellido. Fue alcalde de Azuqueca de Henares (Guadalajara) y cabeza de lista por la provincia en las últimas elecciones generales, ocupando el lugar que había tenido Luz Rodríguez, antigua colaboradora de Pedro Sánchez. El secretario general no le perdona que en las primarias apostara abiertamente por Susana Díaz.

--Óscar Galeano. Aragonés, de 39 años, es portavoz de Agenda Digital en la Comisión de Energía y Turismo en el Congreso de los Diputados. Su afinidad con Javier Lambán y Susana Díaz pone en juego su progresión dentro del partido.

Alcaldes y cargos orgánicos, en peligro

Además de estos diputados, han sido muchos los cargos orgánicos del partido, y jóvenes alcaldes, que han visto comprometido su futuro después de apostar por Susana Díaz o por Patxi López en las primarias socialistas. En este grupo destacan los siguientes nombres:

--Juan Segovia. Estrecho colaborador de Susana Díaz y amigo personal de Eduardo Madina, nunca ha escondido que Pedro Sánchez no era su apuesta para liderar el partido. Hace dos años aspiró a la secretaría general del PSOE de Madrid, pero fue derrotado por Sara Hernández, la candidata impulsada desde Ferraz. Pese a ello, muchos le veían dirigiendo la federación madrileña si Susana Díaz llegaba a la dirección del partido. Tras el fracaso de la andaluza en las primarias, decidió no presentar candidatura al congreso regional, aunque ha logrado mantener la secretaría de la agrupación de Fuencarral.

--Sara Hernández. La alcaldesa de Getafe fue una apuesta personal de Pedro Sánchez en el ya citado congreso extraordinario de Madrid de 2015. No obstante, su apoyo a Patxi López en las primarias ha provocado que deje de contar con el respaldo del secretario general. En el congreso regional del PSOE de Madrid retiró su candidatura, para integrarse en la nueva ejecutiva del sanchista José Manuel Franco.

--Nino Torre. Secretario general de Juventudes Socialistas hasta el pasado mes de junio, era una apuesta personal de Javier Fernández. Tanto el presidente del Principado como Susana Díaz veían en él al futuro líder del partido, e incluso se planeaba su incorporación a la ejecutiva nacional si la andaluza ganaba las primarias. Ahora, su futuro está más que comprometido.

--Patricia Hernández Gutiérrez. En 2014 apostó por Eduardo Madina en el congreso extraordinario del PSOE. Un año después, fue elegida en las primarias para ser la candidata socialista a la presidencia de Canarias, convirtiéndose después de las elecciones, y del pacto con Coalición Canaria, en vicepresidenta. Tras perder dicho cargo en diciembre, se movilizó a favor de Susana Díaz en las primarias y después cayó en el congreso regional del PSOE canario, celebrado en julio, frente al candidato afín a Sánchez: Ángel Víctor Torres.

--Tomás del Bien. Alcalde de Toro (Zamora), fue uno de los ediles que participó en los actos de apoyo a la candidatura de Susana Díaz que la andaluza realizó por toda España. Pese a no contar con el respaldo de la actual ejecutiva federal, se postuló como secretario provincial de los socialistas zamoranos en el congreso celebrado en otoño, pero fue derrotado por el candidato sanchista: Antidio Fagúndez.

--Luciano Huerga. Alcalde de Benavente, de 38 años de edad. Es considerado un valor de futuro dentro del PSOE de Castilla-León y también a nivel nacional, pero, como Tomás del Bien, formó parte del equipo de alcaldes que apoyó a Susana Díaz en las primarias. Un respaldo del que en Ferraz han tomado nota.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··