Lunes 23/10/2017. Actualizado 14:03h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Así ha maniobrado La Moncloa para lograr la liberación del ‘Alakrana’: presión internacional, promesas al Gobierno de Somalia, información al PP y silencio total

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La liberación de los pescadores del ‘Alakrana’ ha significado para el Gobierno quitarse una gran peso de encima, sobre todo por la tensión popular que se había desatado en el país. Un desenlace negativo habría sido muy peligroso. El Ejecutivo se ha trabajado intensamente la solución, en varias direcciones.

“Cuando Zapatero pidió a todos discreción sobre el secuestro, es que el asunto estaba ya encauzado”. Así escucha El Confidencial Digital en fuentes del Gobierno, que añaden que la labor desarrollada para conseguirlo ha tenido muchos frentes. Estos son los detalles que se ofrecen sobre cómo se ha logrado la liberación:

-- Para empezar, se descartó una acción militar. La posibilidad de que algún pescador resultara muerto o herido lo desaconsejó desde el principio.

-- La vía diplomática ha sido decisiva.

-- La estrategia de Madrid ha sido ‘dar voz’ al Gobierno de Somalia. Es la baza principal que se ha jugado.

-- Para ello, España ha desarrollado una intensísima campaña a nivel internacional, sobre todo entre los países que tienen ahora barcos secuestrados, pero también con los restantes que tienen intereses en el Índico.

-- El Gobierno de Somalia pidió tener apoyos y respaldo internacional, y se le han dado garantías de amparo y ayuda. Habrá compensaciones por parte de los países interesados.

-- Para ello, España convenció a las naciones afectadas de que no se trataba sólo de solucionar el caso del ‘Alakrana’, y otros semejantes, sino de que estos hechos no vuelvan a pasar.

-- La única manera es fortalecer al Gobierno de Somalia para que sea capaz de establecer una legalidad en la zona. Eso requiere que haya estabilidad en el país, y ayudas concretas para esa actuación sobre el terreno.

-- Otras actuaciones, de terceros países, incluyendo las acciones militares, resultan inviables.

-- El Gobierno de Somalia ha actuado. (Se recuerda que Moratinos ya fue informado directamente de que los tres pescadores enviados a tierra habían vuelto al barco).

-- Otra gestión decisiva fue informar, de forma reservada, al Partido Popular de cómo estaba la situación. Aunque costó –se comenta en las citadas fuentes gubernamentales-, al final los ‘populares’ dejaron de hablar del asunto. “Rajoy entró en razón”.

-- Igualmente, se consiguió el silencio de las familias, que ha sido total después de que Zapatero les recibiera en La Moncloa.

-- Por supuesto, se ha pagado rescate. Pero los seguros del armador posiblemente cubran el precio.

-- Es cierto que en España el pago de rescates no es legal. Por eso, oficialmente no se va a “reconocer” que se ha pagado. Y tampoco se perseguirá a nadie por haberlo abonado: nunca se ha hecho.

El perfil desconocido del embajador en Kenia

Nicolás Martín Cinto, uno de los negociadores del ‘Alakrana’, es un hombre cercano al PSOE e investigado por Baltasar Garzón. En efecto, el embajador en Kenia, diplomático de carrera, figura clave en las gestiones para la liberación, es hombre de confianza del PSOE y fue denunciado por otro diplomático ante el tribunal de Baltasar Garzón.

Martín Cinto, que tiene buena reputación en la carrera diplomática por su discreción y afabilidad, así como por su eficacia como negociador y su valentía en tierras de Somalia, ha ocupado principalmente puestos consulares, siendo la de Kenia su primera embajada.

En uno de los consulados en los que ha trabajado, concretamente en el de la ciudad argentina de Rosario, fue denunciado, junto al canciller Gerardo Hernández Illanes, por un compañero diplomático, que le acusó de “falsedad en documento público y prevaricato por concesión ilegal de ciudadanía” por hechos ocurridos durante la etapa de Martín Cinto como cónsul en Rosario, entre 1998 y 2002.

La denuncia fue presentada en febrero de 2007 ante el tribunal de Baltasar Garzón en la Audiencia Nacional, y los hechos también llegaron al Parlamento, donde Miguel Arias Cañete preguntó al Gobierno a propósito de este caso, y el Grupo Popular pidió informes sobre el funcionamiento del consulado rosarino.

La cercanía de Martín Cinto al PSOE data de 1990, cuando, desde el ministerio del Interior, se le encargó negociar en Santo Domingo con el etarra Eugenio Etxebeste, ‘Antxón’.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·