Sábado 16/12/2017. Actualizado 11:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Desconfía de las intenciones del gobierno socialista de Francia

Moncloa teme que Hollande pida a España efectivos militares en vísperas del 20-D

Ese anuncio podría servir como pretexto para convocar manifestaciones de “No a la guerra” frente a Génova durante la jornada de reflexión

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pasan los días y Francia no ha realizado, todavía, ninguna petición oficial a España para que le apoye militarmente en su guerra contra el Estado Islámico. Desde Moncloa, sin embargo, se tiene cada vez más claro que ese anuncio se producirá justo antes de las elecciones, lo que puede provocar manifestaciones en contra del PP y una mayor movilización del voto de izquierdas.

Mariano Rajoy y François Hollande. Mariano Rajoy y François Hollande.

“Seguimos esperando una comunicación de París que no llega, y cada vez tenemos más claro que se producirá justo antes de las elecciones”. Con estas palabras explica un alto cargo del Gobierno, consultado por El Confidencial Digital, la gran preocupación que existe a día de hoy en Moncloa por los tiempos marcados por Francia para solicitar ayuda a España para su acción militar en Siria.

Esta misma fuente afirma que, dentro del gabinete de Mariano Rajoy, se empieza ya a trabajar en el que sería el peor escenario para el Gobierno: que Hollande pida oficialmente el apoyo del Ejército español la semana previa a las elecciones, o el mismo viernes 18 de diciembre, el día de cierre de campaña y a 48 horas de las generales.

Miedo a otro “pásalo” en la jornada de reflexión

Desde el Gobierno dan por hecho que ese anuncio, como ya pasó a principios de mes cuando se empezó a hablar del respaldo de España a Francia en su guerra contra el Estado Islámico, provocará una movilización de la guerra en contra de la guerra, que sería muy perjudicial para los intereses del PP de cara a las elecciones.

En concreto, desde Génova temen que, si la petición de Hollande llega el viernes 18 o los días previos, plataformas ciudadanas y de intelectuales, afines a PSOE y Podemos, monten manifestaciones contra el Gobierno durante el día de reflexión.

En ese sentido, las fuentes consultadas recuerdan que en 2004, y después de los atentados del 11-M, miles de personas se concentraron frente a la sede del PP, en la calle Génova, para pedir explicaciones al Ejecutivo y vincular esa masacre con la intervención de España en la guerra de Irak.

Una movilización que se gestó a través de una cadena de mensajes -“Manifestación en Génova 13. Pásalo”- impulsada, entre otros, por un entonces desconocido Pablo Iglesias. El líder de Podemos, que ya ha dejado clara su oposición a una intervención en Siria, “está como loco por que Francia nos pida ayuda militar para tomar las calles”, aseguran desde el Ejecutivo.

Una ayuda de Hollande al PSOE

Aunque Podemos, por la postura de su secretario general, se erigiría como el principal beneficiado de una petición formal de Francia para que España apoyara al Ejército galo en su guerra contra el ISIS, desde Moncloa recuerdan que el PSOE ha condicionado cualquier intervención a un gran acuerdo internacional que todavía no se ha cerrado, por lo que “también armarían ruido y movilizarían a su electorado”.

De esta forma, Hollande, del Partido Socialista de Francia, echaría un cable a su compañero de partido en España, Pedro Sánchez, que necesita, como Zapatero en 2004, un golpe de efecto para ganar más votos.

Desde el Ejecutivo, en este sentido, recuerdan que Francia ya ha actuado en otras ocasiones, durante esta legislatura, de forma partidista, y ponen como ejemplo el voto en contra de la candidatura de Luis de Guindos a presidente del Eurogrupo. Una decisión que se temía en Moncloa semanas antes de producirse esa votación, ante los movimientos en la sombra del PSOE.

El Gobierno ya tiene preparada la respuesta

En Moncloa se ha hecho ya un análisis de daños sobre las repercusiones que puede tener, para el Gobierno y para el PP, que Francia pida oficialmente apoyo militar a España. Y, para evitar que la opinión pública, tanto a nivel nacional como internacional se eche encima del Ejecutivo, ya se tiene una respuesta institucional preparada.

Así, la idea es que si Holande realiza esa solicitud formal, Rajoy realice una declaración institucional en el que deje claro la “buena predisposición de España para colaborar”, pero también que no se puede adoptar una decisión hasta que no se cumplan los siguientes parámetros:

–Que las instituciones internacionales aprueben la intervención militar.

--Que el gobierno en funciones se reúna tras los comicios en Consejo de Ministros para aprobar la colaboración de España en la guerra de Francia contra el Estado Islámico.

--Que el Congreso de los Diputados dé el visto bueno a la resolución del Ejecutivo.

De esta forma, explican las fuentes consultadas, el Gobierno se comprometería con Francia y, a la vez, aplazaría cualquier decisión en firme para después de las elecciones. Así las cosas, además, “las plataformas afines al No a la guerra tendrían menos argumentos para ir en contra del PP y del Ejecutivo”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·